Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Las grandes empresas del Ibex 35 se han lanzado en masa a comprar acciones propias en el mercado / EP

Las grandes del Ibex invertirán cerca de 15.000 millones… en sí mismas

Los programas de compra de acciones propias se abren camino en el mercado español como forma de remunerar al accionista en un contexto de precios atractivamente baratos

8 min

“Si no encontramos una oportunidad clara fuera, lo mejor que podemos hacer en invertir en nosotros mismos”. La frase, pronunciada por Francisco Reynés, por entonces recién elegido presidente de Naturgy, en presencia de un centenar de analistas e inversores en Londres, define perfectamente la situación en la que se encuentran algunas de las grandes del Ibex 35, que han coincidido en el tiempo a la hora de poner en marcha destacados programas de recompra de títulos, con un volumen conjunto aproximado cercano a 15.000 millones de euros.

En el momento referido, Reynés daba detalle del plan a cinco años de la energética, que incluía la posibilidad de completar una ya de por sí ambiciosa remuneración al accionista (con un pay-out superior al 100%) con la adquisición y posterior amortización de títulos, siempre y cuando la compañía no tuviera en el objetivo una opción clara para llevar a cabo una operación corporativa.

La gran banca, a bloque

En virtud de aquella estrategia, Naturgy recompró y después amortizó aproximadamente un 3% de su capital y si no fue más allá se debió a la irrupción de la pandemia y no a encontrar una oportunidad irrenunciable en el mercado.

A diferencia del planteamiento de la anteriormente denominada Gas Natural Fenosa, las tres mayores entidades financieras del país (Santander, BBVA y Caixabank, por orden de capitalización bursátil) no han condicionado los respectivos programas de recompra de acciones que han iniciado o bien están pendientes de someter a aprobación de los socios (en el caso del tercero) a futuras adquisiciones.

Exceso de capital

De hecho, BBVA tuvo claro desde el primer momento el destino de parte del exceso de capital acumulado como consecuencia de la venta de la mayor parte de su negocio en EEUU al norteamericano PNC, por la que ingresó en torno a 9.000 millones de euros.

Mucho se habló entonces (finales de 2020) de una fusión con Banco Sabadell, que intentó pero no culminó; de un refuerzo de su participación en el turco Garanti (que, finalmente, ha sido la alternativa elegida), pero en aquellos momentos sólo eran cábalas de los mercados porque el único plan que el banco hizo explícito fue recomprar hasta el 10% de su capital (el máximo que permite la Ley).

La primera vez de Santander

Una operación que ya está en marcha y a la que la entidad que preside Carlos Torres prevé destinar nada menos que 3.500 millones de euros. No tuvo que pasar mucho tiempo hasta que Santander le acompañara a la hora de recorrer este camino. Tras el verano de 2021, aprovechando la presentación de resultados del tercer trimestre, el banco anunciaba una iniciativa inédita en sus casi 165 años de historia.

“Es una oportunidad inmejorable y el mejor destino para invertir”, aseguró la presidenta de Santander, Ana Botín, en su comparecencia ante los medios de comunicación tras presentar al mercado las cuentas del conjunto de 2021. En su caso, Santander se ha desmarcado desde el primer momento de forma explícita del proceso de consolidación en el sector y ha dejado claro que sus inversiones se centrarán en negocios relacionados con áreas tecnológicas u otros como la gestión de pagos.

En busca del equilibrio

“No vamos a comprar bancos aquí ni fuera tampoco. Pero no por ello renunciamos a crecer y para eso tenemos que emplear capital, lo que otros prefieren destinar a remunerar al accionista; nosotros tenemos que encontrar el equilibrio entre ambos objetivos”, explicó la ejecutiva.

Para lograrlo parece haber encontrado la pieza en la adquisición de títulos propios, que por sus palabras parece haber llegado para quedarse. Apenas una semana antes de que pronunciase estas palabras, Caixabank había anunciado al mercado que su consejo de administración valoraba proponer a la junta de accionistas la aprobación de una programa de recompra de acciones, elemento que, en efecto, formará parte del orden del día de la asamblea que el primer banco de España por activos celebrará en los primeros días del próximo mes de abril.

Precios atractivos

“Cada vez son más las grandes empresas que deciden dar el paso en España pero en el mundo anglosajón sucede casi lo opuesto: la excepción es aquella compañía de un cierto tamaño que no engorda su autocartera de forma recurrente”, apuntan desde una de las principales consultoras.

“Además de ser un complemento para el dividendo, también dinamiza a la acción en bolsa. En este contexto tan particular que se da ahora tras la pandemia, en el que los valores no terminan de arrancar en el parqué ante las numerosas incertidumbres, la oportunidad de adquirir títulos propios a precios atractivos es de manual. No deja de ser un modo de asegurarse plusvalías a no muy largo plazo”.

Planes y operaciones "tácticas"

En el caso de Repsol, la compra de títulos propios se inició después de pasar lo peor de la pandemia y en coincidencia con la presentación de su plan estratégico a cinco años, que hubo de posponer en su día por la irrupción del Covid-19. No parece haberle dado mal resultado, a tenor de que su consejero delegado, Josu Jon Imaz, anunció recientemente que prolongarán la estrategia con la compra de otros 50 millones de títulos, para redondear una cifra de 125 millones.

Otras como Telefónica no cuentan con un programa definido de recompra pero no descartan “operaciones tácticas”, como las ha denominado su presidente, José María Álvarez-Pallete.

Lo cierto es que los últimos días han sido muy complicados en los mercados de renta variable por el efecto del escenario de la invasión rusa de Ucrania, que ha hecho que el Ibex 35 haya vivido su semana más negativa en dos años y se sitúe en sus cotas más bajas desde noviembre de 2020. Cuando la situación se calme un poco es muy posible que los precios alimenten nuevas operaciones de este tipo entre las grandes cotizadas.