Menú Buscar
Manuel Varela, socio del bufete jurídico estadounidense Lewis Baach que lleva la defensa de la familia Cierco en ese país.

El abogado de los Cierco en EEUU carga contra el Gobierno de Andorra

Manuel Varela, del bufete Lewis Baach, critica la falta de transparencia del Ejecutivo en la gestión del ‘caso BPA’

Redacción
2 min

El abogado Manuel Varela, defensor de los intereses de los accionistas mayoritarios de Banca Privada d’Andorra (BPA), la familia Cierco, en EEUU ha cargado este jueves desde el Principado contra la “falta de transparencia” del Gobierno de Antoni Martí por la forma en que tiene intervenido el banco desde hace más de un año.

“Si el Ejecutivo dejara ir la información que tiene, todo sería mucho más claro”, ha manifestado el socio del prestigioso bufete Lewis Baach. Critica que aún no se hayan publicado la auditoría que PwC ha realizado sobre los activos del banco andorrano “Sólo conocemos lo que la Agència Estatal de Resolució d’Entitats Bancàries (AREB) asegura que PwC dice. Todo esto genera dudas”, ha manifestado.

Negativa a una solución pactada

Asimismo, se ha mostrado sorprendido de que la administración andorrana no quiera negociar una solución que permita cerrar la crisis beneficiosa, de alguna forma, para todas las partes. “Continuar con el litigio no es bueno para nadie”, ha sentenciado.

Varela, de origen español como indica su apellido, se ha mostrado sorprendido por las explicaciones de varios diputados del partido de Martí sobre el papel de EEUU en el caso BPA

El papel de EEUU

Los parlamentarios relataron que el secretario de Estado adjunto del Departamento de Exteriores estadounidense en Europa y Eurasia, Conrad Tribble, había asegurado a las autoridades andorranas que nadie de su gobierno se había puesto en contacto con sus homólogos en el Principado sobre BPA entre la alarma verbal de agosto de 2014 sobre el funcionamiento de todo el sistema financiero del país y el informe del organismo del Tesoro que persigue el blanqueo internacional, el Fincen, publicó el 10 de marzo de 2015 e hizo caer la entidad.

“No es esta la manera de funcionar de EEUU”, ha indicado el letrado. Según ha defendido, si Tribble o algún otro alto cargo de la administración lo hubiera querido hacer público el camino era emitir una “nota del consolado o lo hubiera dicho directamente el Gobierno americano, no era necesario hacerlo a través de tres o cuatro parlamentarios andorranos”.

Otro dardo para el Gobierno de Martí.