Menú Buscar
Imagen de la calle Aragón, que Ada Colau quiere cortar al tráfico una vez al mes en fin de semana / CG

Rebelión de los comerciantes contra el corte de Aragó de Colau

Los 'botiguers' alertan de fuertes pérdidas de caja por el bloqueo mensual de la arteria de Barcelona, que la alcaldesa justifica por la "contaminación"

7 min

Los botiguers, en guerra contra Ada Colau. Comerciantes de Barcelona se oponen de pleno al corte mensual de la calle Aragó que propone el ayuntamiento para "reducir la contaminación". Las asociaciones de tenderos alertan de "fuertes pérdidas" si el ejecutivo de Barcelona en Comú y PSC bloquea el tráfico de vía desde la avenida Meridiana a la calle Tarragona, como pretende.

La gerente de la asociación de comerciantes de Encants Nous, Natalia Mas, deja claro que el eje comercial que representa no ha recibido precisamente con los brazos abiertos la medida. "De entrada, ya te digo que no gusta", señala en conversación de este medio, "a falta de conocer los detalles, todo lo que sea cortar calles no beneficia al comercio". ¿Por qué? "En esta zona del Eixample ya sufrimos los efectos en la circulación de las obras de las salidas de seguridad del AVE en las calles Mallorca e Independència". La primera ya ha reabierto, pero los trabajos en la segunda se prolongan desde hace meses. "El resultado ha sido una caída de caja muy dolorosa", alerta.

"Abandonados"

Según Mas, los pequeños empresarios de esta zona "se sienten abandonados" tanto por el ayuntamiento como por Adif, el gestor de infraestructuras ferroviarias. "Las obras acumulan más de un año de retraso y todo esto es tiempo en el que perdemos dinero", lamenta. "Hemos acudido al pleno del distrito, hablado con los representantes políticos... nos prometieron ayudas que no han llegado", insiste. Ante ello se imponen, cree la comerciante, "bonificaciones del IBI u otros impuestos", pues los comercios "están en riesgo si la interrupción de tráfico no se levanta de una vez".

Tampoco ven claro el plan contra la contaminación de Colau desde el eje Eixample Nord. "Seremos afectados directa o indirectamente. Si cortan desde Meridiana hasta la calle Tarragona, nos quedaremos sin los compradores que aparcan, compran y se van", ha explicado Mercè Díaz, gerente y dinamizadora de los comerciantes de esta zona. "Si solo tocan hasta la Diagonal, interrumpen un flujo de entrada a la ciudad", añade. 

"La gente no tiene tiempo para pasear"

Bajo el punto de vista de esta comerciante, la idea de "recuperar el espacio público" del Ayuntamiento de Barcelona es errónea. "Es triste, pero es así. La gente no tiene tiempo de pasear mientras compra ya que vivimos demasiado deprisa para ello. Así que el comercio funciona con coches que entran, aparcan, compran y se marchan. Gente que baja por la Diagonal hasta nuestros establecimientos", ilustra. Según ella, si se prohíbe el tráfico por la calle Aragó un fin de semana al mes "quien se beneficiará será la restauración, pero no el resto de establecimientos". 

Más positiva ven la medida desde Cor Eixample. "Estamos de acuerdo con ello, pero con matices. La idea de reducir la polución es buena, pues es más importante la salud que el comercio", ha señalado Xavier Llobet, presidente de la entidad. Según él, "lo ideal es que no entren tantos coches a la ciudad". Pero para llegar a este objetivo se debería "fomentar el transporte público con lanzaderas gratis que vayan de la periferia al centro y con sistemas park and ride con el tren", ha enfatizado. Por ello, desde esta histórica entidad avalan la idea de cortar la calle Aragó --que quedará sin tráfico junto a la Via Laietana una vez al mes a partir de marzo--, aunque no como una iniciativa aislada. Reclaman que el ayuntamiento "llegue hasta el final", y esto pasa por "incentivar el uso de otros transportes".

En la Meridiana la facturación cayó un 40%

Llobet recalca que si bien Cor Eixample compra la idea de interrumpir el tráfico rodado en la calle Aragó una vez al mes, no lo hace con otras medidas. Destaca entre ellas el encarecimiento de la zona verde y azul y el incremento de impuestos a los vehículos, que se incluyen en las ordenanzas fiscales aprobadas por el ejecutivo local en diciembre. "Lo ideal sería trabajar hacia una ciudad con menos coches. Dejar sin vehículos Aragó y Via Laietana está bien como punto de partida, pues son las dos vías más contaminadas de Barcelona. Es como airear tu habitación. Pero repito: es preciso llegar al objetivo final de recortar el volumen de tráfico", ha insistido. Y para ello se requiere brindar alternativas reales a los ciudadanos. 

El malestar o las dudas de los comerciantes han llegado un día después de que Ada Colau anunciara personalmente las dos medidas, además de cortes de tráfico mensuales en las calles de Sants y Creu Coberta. Lo hizo durante el acto #AlcaldessaRespon celebrado el jueves en la sede del Colegio de Periodistas de Cataluña. El anuncio de la alcaldesa se hizo tras informar este medio de que la facturación de los comerciantes del Eje Fabra i Puig ha caído hasta un 40% por el corte diario de la avenida Meridiana que llevan a cabo los autodenominados comités de defensa de la república (CDR).