Menú Buscar
Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, en una imagen de archivo / EFE

Barcelona vuelve a cerrar el año con un superávit de casi 100 millones

Ada Colau registra un grado de ejecución del 97,6%, de los más altos de los últimos 20 años

01.03.2017 13:40 h.
2 min

El equipo de gobierno de Ada Colau ha cerrado las cuentas del Ayuntamiento de Barcelona de 2016 con un superávit de 97 millones de euros, muy cercanos a los 100 que arrojó el ejercicio de 2015, casi enteramente gobernado por Barcelona en Comú; y muy lejos de los 25 con que acabó 2014. Gran parte de ese excedente se destinará a reforzar la liquidez municipal y a inversiones financieras sostenibles, tal y como ha explicado el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello.

El consistorio ha atribuido a una mayor recaudación del impuesto de plusvalía municipal este superávit. La tasa supone el 6% de los ingresos fiscales totales de las arcas de la capital catalana. Pero ahora está pendiente de revisión tras la sentencia del Tribunal Constitucional, que puede desencadenar en el cambio de los baremos utilizados para calcular el importe del incremento de valor de los terrenos cuando se produce una trasmisión.

En concreto, el ayuntamiento ha obtenido 36 millones más de lo previsto a través de este concepto. La ley Montoro, que limita la capacidad de gasto del consistorio, es otro de los motivos a los que ha hecho referencia Pisarello para explicar el superávit.

Gasto de 2.702 millones

La vivienda protegida y la red de autobuses son las principales inversiones previstas, junto con los proyectos de transformación urbana, puntos verdes y la digitalización del consistorio.

El grado de ejecución de proyectos se situó en el 97,6%, una de las cifras más altas de los últimos 20 años, y el gasto total fue de 2.702 millones. Al cierre de 2016, el remanente de tesorería era de 156 millones, mientras que el pago a proveedores se mantuvo en 29,8 días.