Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Libro de Marcas de 1722 de Casa de Ganaderos

La empresa más antigua de España también sobrevive a esta crisis: "Estamos acostumbrados"

Casa de Ganaderos, fundada en 1218, trata de llevar el ternasco aragonés a Hong Kong en su apuesta de futuro

9 min

Fundada en 1218, la aragonesa Casa de Ganaderos es la empresa más antigua de España que se mantiene en pie. A lo largo de su existencia ha pasado por crisis económicas, guerras y epidemias como la actual, que no han sido obstáculo para su superviviencia. A día de hoy cuenta con 250 ganaderos asociados y presencia en los mercados de Zaragoza, Madrid, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana Francia, Italia y Grecia. Asimismo, cuenta con clientes en Emiratos Árabes y busca posicionarse en Hong Kong en cuanto el coronavirus lo permita.

La institución aglutina dos vertientes, la cultural, centrada en dar lustro y difundir su archivo histórico, y la económica, ahora transformada en cooperativa comercializadora de carne de cordero. La empresa cerró 2019 con una facturación de 10 millones de euros y sus 802 años de historia suponen un aval para el futuro: "Lo bonito es que tenemos desde pergaminos de los reyes de Aragón hasta las facturas de El Corte Inglés de la semana pasada", explica el director de Casa de Ganderos, Armando Serrano.

Pregunta: ¿Cómo empieza Casa de Ganaderos?

Respuesta: Nace en 1218 con un privilegio dado por el rey aragonés Jaime I, como reconocimiento a un grupo muy importante que en esos momentos están controlando la ciudad de Zaragoza, que son los ganaderos de ovino. Ocurre 55 años antes de la creación de la Mesta en Castilla. A veces, la Historia tiene relaciones humanas muy importantes y el monarca que creó la Mesta, Alfonso X El Sabio, estaba casado con doña Violante de Aragón, hija del monarca que había creado la Casa de Ganaderos.

El objetivo era dar forma y controlar, no a unos pastores, sino a un verdadero lobby de poder que eran los ganaderos de ovino en ese momento. Eran un lobby económico, social e incluso político. Además, Jaime I en ese momento es casi un rey sin reino y necesita apoyos. Los busca en las grandes ciudades del momento, como Lleida o Zaragoza, y aunque nos resulte raro, la ganadería en ese momento era una actividad económica urbana.

P: Y ahora cuentan con un archivo que supone un manual de Historia de España

R: Desde el documento de la creación de la Casa el 18 de mayo 1218, hasta las facturas de las grandes superficies que emitieron los carniceros la semana pasada, tenemos absolutamente todo. En nuestro archivo no solo se puede ver una proyección de un sector como el de la ganadería en Aragón, sino que estás viendo unas imágenes de la Historia de Aragón y de España.

P: En todo ese tiempo habrán pasado por momentos críticos para la supervivencia de la institución

R: Lo importante no es el nacimiento tan antiguo, lo importante es que no se ha parado de funcionar económicamente desde ese momento. En estos 800 años hemos sufrido guerras, cambios de dinastías, repúblicas, guerras civiles, invasiones napoleónicas. Y esta gente ha sabido sobrevivir y conservar su archivo.

P: ¿Cómo se logra eso?

R: La pervivencia de la actividad económica es por su vinculación al sector primario y el comer es absolutamente necesario. La existencia del archivo es porque se dieron cuenta, con una visión muy adelantada a su época porque no eran nobles o estudiosos, sino ganaderos, de la importancia y el valor que tenía. Así como los castellanos se dedicaron a acaparar propiedades, que a la larga supuso su muerte con la disolución de la Mesta, en Aragón se funcionó de otra manera: se sentaban delante del poder y obtenían privilegios en forma de documentos. Por ejemplo, no pagaban en los abrevaderos reales o por cruzar el Puente de Piedra de Zaragoza. Se dieron cuenta de que si se perdían los papeles, se perdían los privilegios y por eso guardaron con celo el archivo.

Documento fundacional de Casa de Ganaderos emitido por Jaime I
Documento fundacional de Casa de Ganaderos emitido por Jaime I

P: Hasta que poco a poco van perdiendo sus privilegios

R: Entonces esta gente se reinventó y trató de abastecer de carne la ciudad de Zaragoza, que era una de las grandes urbes de la Península, y crean una red con los territorios limítrofes y el Levante. También entraron en el mundo de la lana, aunque la de esta zona siempre ha sido muy mala, y ya en los años 80 se propuso crear una cooperativa de carne y se cierra el lavadero de lana.

P: Ustedes, a lo largo de su historia, ya han pasado por epidemias como la actual

R: Epidemias de ganado ha habido siempre. Cuando el rebaño cogía una enfermedad se llevaba a unos terrenos y se apartaba con los pastores, lo ponían en cuarentena. En el siglo XV Zaragoza tenía 20.000 habitantes y 400.000 cabezas de ganado. Si comparamos el producto interior bruto, era más elevado que el que proporciona hoy día la Opel en la ciudad. Había muchas profesiones que empezaron a surgir alrededor, como los carniceros, peleteros, curtidores o violeros.

P: ¿Cómo encaran este coronavirus con su experiencia?

R: Hoy en día estamos asustados, pero la peste podía acabar con el 40% de la población de una ciudad. Naturalmente, pastores y ganaderos caían y se producía una concentración de rebaños. Además, había menos gente para comer. Pero, sin duda, una de las primeras actividades que se reponían era la ganadería y la agricultura porque tenían en sus manos las proteínas de la ciudad. Estamos acostumbrados a sobrevivir a una crisis, llevamos muchas. De hecho, durante estas semanas hemos mantenido la oficina abierta, llevamos 802 años funcionando, un virus no nos va a parar.

Detalle de la carta de Fernando II “el Católico” permitiendo a los ganaderos de Zaragoza pastar en Albarracín
Detalle de la carta de Fernando II “el Católico” permitiendo a los ganaderos de Zaragoza pastar en Albarracín

P: ¿Cómo funcionan ahora como cooperativa?

R: En el año 1947 nos constituimos como cooperativa y somos una de las más antiguas de España, y en 1986 nos transformamos en cooperativa comercializadora. Se juntan los corderos de todos los socios, se buscan clientes y se venden.

P: ¿Cómo se están comportando las ventas durante la pandemia?

R: La primera semana fue salvaje de ventas, a niveles cercanos a los de Navidad. Luego estuvimos dos semanas en las que no se vendió nada y fueron momentos duros. Hicimos un par de operaciones con Italia que ayudaron a quitar presión y se reactivó el sur de Francia. Luego tanto la ciudad de Zaragoza como Barcelona se reactivaron y empezaron a consumir. Pero nos dimos cuenta de que la forma de consumir había cambiado: la gente va al supermercado con una lista y lo que no está apuntado, no se compra. Teníamos que conseguir que la población pusiera en la lista el ternasco e hicimos varias campañas y parece que ahora se está consumiendo.

P: ¿Cómo se presenta el futuro?

R: Ahora se ha parado con este follón, pero estamos intentando abrir en Hong Kong, con lo cual lo bonito de esto es que no es un dinosaurio histórico que refleja el pasado glorioso de Aragón, sino que es una empresa viva. Lo bonito de Casa de Ganaderos es que puedes poner desde pergaminos de los reyes de Aragón hasta las facturas de El Corte Inglés de la semana pasada.