Menú Buscar
Imagen de la manifestación de esta semana, cuya división ha propiciado dos candidaturas independentistas a la Cámara de Comercio de Barcelona / EFE

Las elecciones a la Cámara de Comercio de Barcelona, otro frente de la división ‘indepe’

La ANC tilda de “neoconvergente” la candidatura de Crous que ha molestado a algunos empresarios de Femcat

23.02.2019 00:00 h.
5 min

La división entre las diversas fuerzas del independentismo catalán también tiene efecto en las elecciones a la Cámara de Comercio de Barcelona, unos comicios disputados por cuatro candidaturas con dos representantes secesionistas. Enric Crous, que esta semana ha presentado su candidatura, y la ANC, que ha conseguido dar forma a una lista de 40 candidatos a través del Cercle Català de Negocis (CCN).

Estos empresarios, los más radicales, han cargado contra la propuesta del exdirector de Fira Barcelona, de Damm y exCEO de Cacaolat. Le acusan de ser “neoconvergente” y de no apoyar con tanta firmeza como ellos los compromisos “de país”. Desde el entorno de Crous se explica que la iniciativa del CCN les ayuda a centrar su candidatura, hecho que consideran clave para poder ganar votos en la campaña que se iniciará de forma oficial la próxima semana.

Canadell y Joel Joan

En cuanto a la lista promovida por la ANC, sus responsables han reclamado que deben contar con cuota propia en las organizaciones de dinamización empresarial local. Su cara pública es la de Joan Canadell, fundador de la empresa Petróleos Independentistas, que ha fichado para su iniciativa al actor Joel Joan, cuyas posiciones políticas son del todo conocidas. El resto de representantes que aspiran a entrar en el pleno de Barcelona son ejecutivos de pymes y micropymes poco conocidos más allá de los círculos de la ANC.

El CCN hace semanas que presentó su programa político, centrado en convertir a las cámaras catalanas en una correa de transmisión de los postulados de la organización presidida por Elisenda Paluzie. Reiteran que las cámaras, de forma especial la de la capital catalana, se debe alejar de las grandes compañías que retiraron la sede social de Cataluña en el momento de mayor incertidumbre del procés y deben huir de la “sumisión a los intereses de oligopolios”, tal y como indican incluso en su página web.

‘Mosqueo’ entre empresarios de Femcat

¿Tienen posibilidades reales de ganar? Consideran que pueden arañar representantes en los plenos que les permitan defender sus tesis políticas. Para la otra propuesta independentista, la de Crous, le implica que perderá los votos más radicales. ¿Le interesaban? Los mismos interlocutores lo ponen en duda. Señalan, asimismo, que la propuesta ha generado mosqueo entre algunos empresarios de Femcat.

Enric Crous, candidato a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona por la agencia de comunicación Interprofit / CG

Enric Crous, candidato a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona / CG

La organización nacionalista impulsó la candidatura y los principales empresarios que la conforman pelearán por un lugar en el pleno de la Cámara de Barcelona, pero este paso supone hacer saltar por los aires su decisión de no implicarse de forma directa en ninguna organización empresarial.

‘Lobby’ catalanista

Femcat aspira a ejercer de lobby catalanista. Sus asociados aseguran que trabajan para tener voz y voto en los procesos que afectan a la economía catalana y que quieren “hacer cosas para Cataluña”, pero sin llevar sus siglas de forma clara en ningún proceso electoral. Remarcan la diferencia que supone apoyar a un empresario que “sale” de la organización, como el presidente de Fira Barcelona, Pau Relat, y “trabajar” para dar forma a una candidatura.

Para ciertas voces, la propuesta que encabeza Crous supera esta línea divisoria. Otros empresarios de la patronal nacionalista destacan que no se puede hablar de división interna porque los “grandes popes de Femcat” concurrirán a los comicios camerales. Nombres “muy respetados” como el del presidente de Bon Preu, Joan Font, el propietario de Moventia, Miquel Martí, o el primer ejecutivo de DKV en Cataluña, Josep Santacreu.

Intento de tomar Foment del Treball

También recuerdan la única ocasión en que hubo acuerdo interno para saltarse esta especie de norma no escrita, cuando Joaquim Boixareu (Irestal) disputó la presidencia de Foment del Treball a Juan Rosell en 2010. Perdieron, pero consideran que fue una buena experiencia en clave de la renovación institucional.

Las fuentes consultadas señalan que si Crous no consigue ser presidente de la Cámara de Barcelona habrá promovido igualmente una iniciativa que se debe valorar de forma positiva. Con todo, esperan a los resultados de las elecciones que por ahora están convocadas entre el 2 y el 8 de mayo.  

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información