Menú Buscar
Ana Patricia Botín, presidenta del Banco Santander, durante la junta general de accionistas de 2018

El Banco Santander admite que el 'procés' podría afectar a su negocio

La entitad también podría verse afectada por el Brexit, por la inestabilidad en Latinoamérica y por la llegada de Donald Trump a la presidencia de EEUU

01.07.2018 13:22 h.
5 min

El Banco Santander ha alertado que la situación financiera y el resultado de la entidad podrían verse afectados a nivel corporativo por las tensiones políticas en Cataluña, según reconoce el propio banco en su último folleto de actividad continuada remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Santander indica que los movimientos sociales y políticos que están teniendo lugar en Cataluña reclamando su independencia del resto de España todavía tienen un desenlace "incierto".

Esto podría afectar a los negocios, las condiciones de financiación o el entorno en que el grupo opera en esta Comunidad Autónoma y el resto de España, desencadenando "un efecto adverso material en los negocios, situación financiera y resultados del grupo". Actualmente, España representa el 27% de la cartera de créditos del grupo Santander.

Afectación del Brexit

La entidad también podría verse afectada por el Brexit, debido a la "gran incertidumbre" respecto al proceso, los plazos de negociación de la salida de Reino Unido de la UE y su relación futura con Europa y el resto del mundo.

En este sentido, indica que es "difícil" predecir los efectos a largo plazo, pero que es "probable" que se produzca una mayor inestabilidad financiera, un crecimiento económico más lento y un aumento del desempleo y la inflación en el país.

29% de la cartera crediticia

Al cierre de 2017, Reino Unido representaba el 29% de la cartera crediticia del grupo, y Santander UK tenía un peso del 25% sobre los activos totales del grupo.

"Es posible que las filiales del grupo en el Reino Unido ya no puedan apoyarse en el marco transfronterizo para los servicios financieros y se les exija solicitar autorización en varias jurisdicciones de la UE, cuyos costes, plazos y viabilidad son inciertos, lo que podría tener repercusiones significativas en las operaciones, rentabilidad y negocio del grupo", advierte la entidad.

Volatilidad en Latinoamérica

Otras zonas geográficas que cuentan con un peso considerable en la actividad de Santander son Latinoamérica, que representa el 17% de la cartera de créditos del grupo y el 20% de sus activos totales, y Estados Unidos, con un 8% de los créditos y el 4% de los activos.

Según indica el documento, la economía de algunos países de Latinoamérica en los que el grupo opera ha experimentado una volatilidad "significativa" en las últimas décadas, que se ha traducido en "fluctuaciones en los niveles de depósitos" y en una "merma de la solidez económica" de los segmentos a los que el grupo financia.

Así, unas condiciones económicas negativas y volátiles tienen un impacto en la rentabilidad de Santander, al hacer que los márgenes de financiación desciendan, que la calidad crediticia disminuya y que la demanda de productos y servicios con mayor margen se reduzca.

Preocupación por Donald Trump

Santander apunta que el ascenso de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos también ha generado volatilidad en los mercados financieros globales y ha creado incertidumbre en las relaciones con México, un país que tiene un peso del 4% sobre los activos totales del grupo. "Una volatilidad continuada del peso mexicano o cambios en la política comercial y de inmigración de EE.UU. respecto a México u otros países de Latinoamérica pueden tener un efecto adverso material en las economías de dichos países y afectar, de forma material, a los negocios, situación financiera y resultados del grupo", señala.

Si las economías de España, Reino Unido, algunos países de Latinoamérica donde el grupo opera o Estados Unidos volviesen a entrar en recesión, el banco cántabro ha advertido de que es "probable" que se produjese un efecto adverso material en la cartera de créditos del grupo y, en consecuencia, en su posición financiera, flujos de caja y resultados de explotación.