Menú Buscar
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie (c), junto a los representantes de Eines de País. Roser Xalabarder (i), Jesús Serra (2i), María Català (2d) y Jordi Roset (d) / CG

La ANC pondrá el servicio de estudios de la Cámara de Barcelona a trabajar por la república

Eines de País abre un proceso interno para elegir al nuevo presidente de la institución durante los dos próximos años y anuncia un consejo ejecutivo ‘monocolor’

17.05.2019 13:07 h.
8 min

La ANC y el Cercle Català de Negocis, que concurrieron a las elecciones camerales en la candidatura Eines de País, han dado pistas este viernes de algunas prioridades del nuevo mandato en la organización de dinamización empresarial de Barcelona que se iniciará en aproximadamente un mes. La presidenta de los independentistas, Elisenda Paluzie, ha manifestado en un encuentro con la prensa que consideran crucial el trabajo que se realiza desde el servicio de estudios económicos de la institución.

“Es prestigioso y cuenta con técnicos muy preparados”, ha manifestado tras señalar que “la dirección marca las prioridades” y que la máxima de la nueva etapa en la Cámara de Barcelona será trabajar a favor de la república. Promover informes para “demostrar si existió boicot o no” en la fuga de empresas que se inició a finales de 2017 se enmarca en este objetivo.

Fuga de empresas y viabilidad de la secesión

Paluzie ha avanzado que el servicio de estudios de la organización empresarial deberá demostrar “si existieron campañas de presión política o qué ocurrió con la fuga de depósitos bancarios”. Ha incidido en la teoría de que “fueron las instituciones españolas las que retiraron los depósitos de Caixabank y Banco Sabadell”, el motivo por el que Cataluña se quedó sin entidades financieras en su territorio.

Las elecciones en las cámaras de comercio, como la de Barcelona, acaban este miércoles / CG

Edificio de la Cámara de Comercio de Barcelona / CG

“Queremos estudios con rigor y objetividad” que incidan en estas cuestiones y ahora cuentan con una herramienta para obtenerlos, tal y como ha aplaudido. Además de apuntar a otros documentos como la revisión del déficit fiscal o la “viabilidad económica de la independencia”.

Críticas a las grandes empresas

La presidenta de la ANC no ha escondido que la movilización que lanzaron para entrar en las cámaras de comercio del territorio parte de la conclusión de que la independencia catalana no se proclamó tras el 1-O en parte por el papel de las grandes empresas del territorio. Grupos de “carácter oligopolístico ligados al poder español que contribuyeron a la campaña del miedo”, en palabras de la activista.

Como controlan la mayoría del pleno de Barcelona tras unas elecciones empresariales caóticas, ahora disponen de una institución como la Cámara de Comercio de la ciudad para usarla de altavoz para sus objetivos políticos. Según Paluzie, los resultados económicos del cuarto trimestre de 2017 demuestran que los indicadores catalanes son “de los más altos de la zona euro y superan la media de España”.

Control de un lobby

Desde su punto de vista, estas cifras “desmienten la campaña de miedo económico” sobre las consecuencias de la inestabilidad política. Algo que los mismos responsables de estudios a los que hace referencia pusieron en duda en su último informe de coyuntura, cuando alertaron de un cambio de tendencia en la evolución del PIB catalán que ya se dio a finales de 2018. Aseguraron que la economía catalana crecerá menos que la española al verse afectada de forma destacada por la desaceleración mundial, que lastra las exportaciones industriales.

Eines de País tiene ahora a su favor una “voz poderosa, un lobby al que se escucha”, tal y como ha recordado Paluzie. Durante la campaña electoral prometieron que impulsarían consultas entre los empresarios como su apoyo a la corona, aunque ahora recuerdan que cuentan con cuatro años para impulsar estos referéndums sectoriales.

Elección del presidente

Joan Canadell (d), uno de los candidatos a presidir la Cámara de Comercio de Barcelona / CG

Joan Canadell (d), uno de los candidatos a presidir la Cámara de Comercio de Barcelona / CG

Los independentistas se han dado una semana para elegir al presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona. El representante de Ràpid i Seguir Assistència de la Llar, Jesús Serra, uno de los vencedores de su epígrafe, ha explicado que hay cuatro candidatos para asumir el cargo en la primera parte del mandato y que los 40 miembros de la candidatura (han conseguido silla 31 personas) elegirán al vencedor el próximo miércoles. En la segunda parte del mandato será una mujer la que presida la Cámara de Comercio, probablemente Mònica Roca, portavoz de la candidatura.

Aunque los estatutos no contemplan la posibilidad de partir el mandato en dos, Serra ha asegurado que es un “compromiso” y que lo “cumplirán”. “No hay dificultad, esté o no en los estatutos”, ha apostillado.

Consejo ejecutivo ‘monocolor’

También han confirmado que la ANC y el Cercle Català de Negocis se quedarán las 12 sillas del consejo ejecutivo de la Cámara de Comercio de Barcelona y que ya existen 17 candidatos que aspiran a entrar en el órgano directivo. No dejarán ninguna silla para el otro tercio de representantes del plenario que no están en la órbita de su propuesta independentista, aunque colaborarán con los empresarios que compartan sus ideales políticos.

El representante de Eines de País ha confirmado que nadie cederá su empresa para incorporar a miembros de otras candidaturas, una declaración que cierra la puerta a los rumores de una posible entrada de Enric Crous, el candidato de la patronal nacionalista Femcat, por esta vía a la organización empresarial. “Hemos ganado con mayoría absoluta a pesar de tener en contra muchos elementos, como las 14 sillas reservadas a las grandes empresas y las seis de las patronales”, ha manifestado Serra.

Financiación

En cuanto a la presencia de grandes corporaciones, Serra ha aplaudido las palabras de la consejera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón, de que la futura ley catalana de cámaras de comercio intentará reducir a la mínima expresión la presencia de grandes corporaciones en los plenarios mediante aportaciones económicas. “La democracia de este país no se puede vender por un plato de lentejas”, ha sentenciado.

Los futuros dirigentes de la Cámara de Comercio de Barcelona esperan obtener la mayor parte de los ingresos de la institución mediante la prestación de servicios. Aseguran que así se cerraría las dudas actuales sobre su financiación.