Menú Buscar
Jaume Giró (La Caixa) visita una de las zonas del nuevo centro para estudiar la migraña

El Vall d'Hebron inaugura un centro pionero para paliar la migraña

El objetivo es identificar y predecir los ataques para modularlos y controlar su aparición

03.10.2019 14:43 h.
3 min

Estudiar el cerebro de pacientes con migraña. El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona ha impulsado un espacio pionero para investigar esta enfermedad genética hereditaria que se manifiesta en ataques de dolor y otros síntomas --como hipersensibilidad a la luz, el ruido y el movimiento, náuseas y alteración de la cognición--, que duran entre cuatro y 72 horas y son incapacitantes. 

Cerca de 8.000 personas pasarán por este espacio cada año. La intención es mejorar la situación de los que sufren esta dolencia. Así, los especialistas estudiarán las redes cognitivas adaptativas y sensoriales en el cerebro. También incluye un centro de día con capacidad para cinco pacientes, donde se tratarán enfermos que necesitan cuidados especializados, tanto procedentes de la zona de atención primaria, como de otras partes de Cataluña y de las mismas Urgencias.

Estímulos externos

El cerebro capta estímulos externos con el objetivo de la supervivencia: si bien responderá al oír a alguien gritando 'fuego', tratará de ignorar un ruido molesto de los vecinos, pero el cerebro con migraña tiene afectada esta capacidad adaptativa y no logra minimizar el ruido.

El director de la Fundación Bancaria "la Caixa", Jaume Giró, junto a los especialistas del nuevo centro para investigar la migraña / EUROPA PRESS
El director de la Fundación Bancaria "la Caixa", Jaume Giró, junto a los especialistas del nuevo centro para investigar la migraña / EUROPA PRESS

En el territorio hay 900.000 personas afectadas de migraña, y en toda España tiene una prevalencia del 12% de la población, que asciende al 18% en mujeres, frente al 8% en hombres, y ronda el 6% en la población infantil; puede debutar en la infancia, aunque es más frecuente alrededor de los 20 años, desde la adolescencia.

Frecuencia e instensidad

La paciente Eva Farré, que empezó a tener migrañas cuando era joven y desde hace unos años vio aumentar su frecuencia e intensidad. Con el tiempo, tras pasar por la consulta de un especialista, comenzó a comprender que era una enfermedad y que debía hacer cambios en su vida para minimizar su impacto. Entre ellos, respetar los horarios de descanso y controlar la intensidad de algunas actividades. 

La investigación, que cuenta con la aportación de 660.000 euros de La Caixa para los equipamientos, tiene objetivos a corto y medio plazo, como "identificar la migraña de forma no solo clínica, así como predecir ataques para poder modularos y controlar su aparición, con el reto de lograr evitar que se llegue a estados graves", ha dicho la neuróloga del centro Patricia Pozo-Rosich.