Menú Buscar
Dispositivo para diagnosticar la fibrosis quística / CSIC

Una tirita podría facilitar el diagnóstico de la fibrosis quística

Este nuevo dispositivo contiene una batería de papel que mide unos pocos centímetros, que es fuente de energía y sensor al mismo tiempo

3 min

La fibrosis quística es la enfermedad rara menos rara en Occidente, pues en países como España afecta a más de 2.500 personas, según datos de la Federación Española de Fibrosis Quística. Se da en las zonas del cuerpo donde se producen secreciones, causando infecciones e inflamaciones en pulmones, hígado, páncreas o sistema reproductor. Se suele diagnosticar con un análisis de sudor, pues éste es más salado de lo normal en los pacientes que la padecen.

Para ayudar a su diagnóstico, un equipo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un nuevo dispositivo inteligente, basado en una pequeña batería de papel (ocho centímetros de largo por cuatro de ancho) que consiste en un parche para la piel, batería y sensor al mismo tiempo, capaz de generar más o menos potencia según la conductividad del líquido con el que se moja. Cuando entra en contacto con un líquido, esta tirita activa la reacción electroquímica de los electrodos y, si el líquido que se analiza es más conductor (y por tanto más salado), el dispositivo genera más potencia; si es menos conductor (menos salado), genera menos.

Asequible, económico y accesible para todos los centros de salud

El parche no depende de ninguna fuente de alimentación externa, lo que lo hace “muy fácil de usar, muy asequible económicamente y, por tanto, muy accesible para un mayor número de hospitales y centros de salud”, explica el investigador del CSIC Juan Pablo Esquivel, que trabaja en el Instituto de Microelectrónica de Barcelona.

El parche para detectar la fibrosis quística sobre la piel / CSIC

El parche para detectar la fibrosis quística sobre la piel / CSIC

Este trabajo pretende demostrar la capacidad de crear nuevos dispositivos de diagnóstico autoalimentados mediante la combinación las tecnologías de electrónica impresa, la microfluídica y las fuentes de energía electroquímica integradas en sustratos de papel. La investigación se enmarca en el proyecto ERC Consolidator Grant Supercell, que tiene como principal objetivo el desarrollar pilas de combustible y baterías de papel para diseñar nuevos dispositivos de diagnóstico autoalimentados.