Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un hombre toma una tapa cerca de La Rambla / ELENA CUEVAS

Las Ramblas se reinventan para recuperar a los barceloneses

Los comercios y restaurantes de esta emblemática calle promueven desde ofertas hasta rutas 'gastroculturales' para animar a los residentes a visitar el centro de Barcelona

8 min

La Rambla de Barcelona apuesta por la vía de la reinvención para atraer a los vecinos de toda la ciudad hacia el centro. Los comercios y restaurantes de esta simbólica calle de la ciudad, que divide su casco histórico en dos mitades, hacen frente a la adversidad económica derivada del coronavirus con nuevas iniciativas en busca del visitante local. Hay de todo: desde ofertas y reducciones de precio hasta espectáculos e iniciativas que unen gastronomía y visitas culturales.

La pandemia ha causado grandes pérdidas en Barcelona y el centro es fiel reflejo de ello. La caída del turismo ha convertido la Rambla en un lugar mucho más tranquilo y paseable, sí, pero también con menos vida económica, ya que muchos locales de sus cercanías aún se encuentran cerrados por la carencia de clientela. Ante ello, algunos empresarios y comerciantes han decidido pasar a la acción e iniciar propuestas para recordar a los barceloneses que el centro de la ciudad tiene mucho que ofrecerles.

Comprar y aprender en La Boquería

La Asociación de Comerciantes de La Boquería quiere llevar la experiencia de mercado más allá de la compra. Òscar Uribe, gerente de la organización, asegura que "el cliente de barrio ha sido fiel" durante la pandemia pero que la masa vecinal no es suficiente para sostener el modelo de negocio actual del mercado. Una de las charcuteras de este espacio secunda sus palabras al asegurar que "la gente del barrio sigue viniendo a comprar, pero el problema es que no hay barrio". También desde el puesto de frutas Jaime y Montse, echan en falta la clientela: "Solo compra gente que viene de paso"; "Hemos ampliado los tipos de frutas y ahora también vendemos vegetales y hortalizas, que antes no teníamos, pero tampoco funciona".

Mercado de La Boquería, en La Rambla de Barcelona / ELENA CUEVAS

 

Un puesto de frutas abierto frente a otro cerrado en La Boquería / ELENA CUEVAS

¿Cómo pretenden, entonces, aumentar el número de visitantes? A través de la divulgación enfocada a la alimentación. La Boquería pondrá en marcha en octubre --previsiblemente-- un nuevo espacio donde se realizarán conferencias, tertulias y talleres relacionados con el consumo y la gastronomía: desde visitas de cocineros de renombre hasta explicaciones para "aprender a comprar en el mercado de la mejor manera" para conservar la frescura de los productos. El formato es eminentemente presencial, pero cada sesión será grabada y colgada en el canal de vídeos de la web del mercado, lo que esperan que favorezca su conocimiento y la participación futura, cuando las restricciones del coronavirus desaparezcan.

Ruta histórica con menú 

El restaurante Núria, que da la bienvenida a los que visitan el centro de Barcelona desde lo más alto de la Rambla, apuesta por desvelar a los residentes detalles y hechos históricos que quizá no conozcan de la ciudad que les acoge. Ha puesto en marcha dos "rutas gastroculturales" que se celebrarán durante las mañanas y las tardes de los sábados 26 de septiembre y 3; 17 y 24 de octubre, previa inscripción a través de la web. Los participantes, en grupos de 10 como máximo, podrán degustar antes o después --según el horario-- un menú de tapas y/o platos "típico de Barcelona, pero adaptado a las tendencias del mercado".

El restaurante Nuria, en La Rambla / ELENA CUEVAS

 

El restaurante Nuria, en la Rambla / ELENA CUEVAS

Marcel Cortadellas, copropietario del negocio familiar --pertenece a la tercera generación que lo regenta--, hace un llamamiento a la ciudadanía para que se desprendan de la idea de que el centro de Barcelona es sólo para turistas. Con estas rutas "queremos incentivar a la gente de aquí", comenta, "apelamos a recuperar la Rambla de cuando éramos pequeños, la de los vecinos y las paradas", señala. Una de las visitas guiadas está enfocada a destacar el peso de las mujeres en el desarrollo de la ciudad; la otra, a "redescubrir" los edificios, monumentos y hechos históricos del tramo de esta calle que une el Núria con la plaza Reial. 

Cambio de precios

Quien haya visitado esta céntrica plaza de Barcelona antes de 2020 la recordará abarrotada de turistas, tanto en las terrazas de sus bares como de paseo y haciendo miles de fotos en su fuente. Ahora, es común ver muchos de los negocios cerrados y casi vacía, por lo que los locales que han optado por levantar sus persianas se las ingenian para despertar la curiosidad de los residentes y animarles a consumir.

Ibra, trabajador del bar, club y coctelería Ocaña, destaca que la ciudadanía continúa visitando las terrazas de la plaza Reial, pero "ya no gasta lo que gastaba antes". "La gente ya no toma cócteles, que son más de noche. Viene a tomar lo mínimo para disfrutar de la plaza, una caña, unas bravas y poco más", a pesar de que este local ha reducido los precios de su carta "casi un 30%".

La plaza Reial, cerca de La Rambla de Barcelona, vacía / ELENA CUEVAS

 

La plaza Reial vacía / ELENA CUEVAS

Conciertos en directo

Para "animar los fines de semana", han comenzado a ofrecer conciertos de viernes a domingo, siempre previo registro para cumplir con las restricciones de aforo impuestas por la situación sanitaria. El Ocaña ha cambiado su gran actividad nocturna, ahora vetada por la obligatoriedad de cerrar a la una de la madrugada como máximo, por potenciar las opciones de la tarde y las primeras horas de la noche, que se ha convertido en la franja horaria con más afluencia de consumidores.

La música también ha sido la opción elegida por el club Jamboree, un clásico de las fiestas en la plaza Reial que se mantiene cerrado por la restricción a los locales de ocio nocturno. El local cumple este 2020 sus 60 años abierto y los gestores no han querido dejar de festejar su efeméride. Desde el 17 de agosto, han celebrado varios conciertos gratuitos al aire libre, que se extenderán hasta el 6 de septiembre.