Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un grupo de niños en el patio del colegio, donde podría decaer el uso de la mascarilla / EUROPA PRESS

Los alumnos catalanes dejarán de usar mascarilla el 19 de abril

El Govern avanza que ultima una resolución especial para permitir que los niños no tengan que llevar el tapabocas desde el martes, aunque sea el miércoles el día elegido de forma oficial

4 min

El próximo 19 de abril, el primer día lectivo tras las vacaciones de Semana Santa, los alumnos no tendrán que llevar la mascarilla en el colegio. Así lo ha anunciado el conseller de Salut, Josep Maria Argimon, quien ha asegurado que, a pesar de que el día 20 es el día elegido de forma oficial para retirar el tapabocas, los niños podrán acudir a clase sin él desde el mismo momento en el que el Consejo de Ministros formalice una decisión que ya ha sido anunciada. De forma legal, la norma no entrará en vigor hasta que no se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE), y esto no sucederá hasta el miércoles 20 de abril. 

Para acortar el plazo burocráctico, el Govern prepara un decreto donde conste que el martes "ya no será necesario llevar la mascarilla" en los colegios catalanes. Se trata de una normativa que todavía "se tiene que discutir". El titular de Salut señala que el debate jurídico, ya que el reto es blindar la decisión dentro de las competencias de la Generalitat, tendrá lugar "en los próximos días". "Estudiaremos hacer una resolución especial, no tiene demasiado sentido este decalaje", ha avanzado en una entrevista en la rádio pública. 

Un grupo de niños entra en su colegio con mochilas y mascarillas / EP
Un grupo de niños entra en su colegio con mochilas y mascarillas / EP

Las empresas podrán decidir

Argimon ha celebrado que "por fin" se haya concretado una fecha para retirar este complemento que permitirá "normalizar" el Covid. También apoya que se mantenga la prevención en espacios donde existe un mayor riesgo de contagio y donde se mantendrá el uso de la mascarilla. Es decir, en el transporte público, los hospitales y centros sociosanitarios y las residencias. Retirarla en esos entornos será el siguiente paso, aunque el conseller advierte de que "no será sencillo". "Dos años de pandemia pasarán factura", reconoce. 

Asimismo, pide a los ciudadanos que sean responsables y decidan en cada momento --y en función de las circunstancias-- si deben o no ponerse el tapabocas más allá de la legalidad vigente. Lo mismo sucederá en las empresas, que tendrán libertad para decidir si retiran o no su obligatoriedad. Esto dependerá de cada compañía: "Cada sitio de trabajo es un mundo, depende de la capacidad de ventilación o de cuántas personas trabajan en determinados metros cuadrados". 

Igual que el resto de expertos santiarios, el facultativo apuesta por mantener la mascarilla cuando exista una concentración de personas en espacios que no estén bien ventilados. Es decir, donde puede haber más contagios. 

Varias lectoras en puesto de libros habilitado por Sant Jordi - CAMBRA DEL LLIBRE
Varias lectoras en puesto de libros habilitado por Sant Jordi - CAMBRA DEL LLIBRE

Un Sant Jordi prepandemia

La retirada de la mascarilla después de la Semana Santa es una de las decisiones más esperadas por los ciudadanos. Llega días antes de una de las fiestas más relevantes de Cataluña, Sant Jordi, que se prevé "sin restricciones, como la de 2019", ha puntualizado Argimon.

Este año se prevé más movimiento en las calles catalanas. Por este motivo, el consejero recomienda usar la mascarilla en el caso de personas mayores o vulnerables. Es decir, las que en caso de contagio pueden sufrir más para superar un Covid que aún está presente.