Menú Buscar
Fotograma de uno de los vídeos sobre 'sextorsión' de Pantalla Amiga.

Los menores, el colectivo más vulnerable al chantaje en internet

Con motivo del Día Internacional de la Internet Segura, varias entidades advierten de que las denuncias por algún tipo de extorsión en la red no paran de crecer

08.02.2016 21:23 h.
5 min

La irrupción de internet ha hecho que el mundo esté cada vez más conectado, no obstante, no lo ha hecho más seguro. Existe aún un largo recorrido para que la protección en internet esté garantizada en muchos ámbitos, como por ejemplo, el relativo a los menores de edad.

Con motivo de la celebración este martes del Día Internacional de la Internet Segura --una iniciativa promovida por la Comisión Europea y organizada por INSAFE--, varias entidades advierten de los principales riesgos a los que están expuestos los menores en un ámbito donde la legislación va muy por detrás de la realidad y las costumbres sociales.

Los riesgos más comunes

La asociación Pantallas Amigas, una entidad sin ánimo de lucro, es una de las asociaciones más activas y que más esfuerzo ha hecho para denunciar unos delitos que, la mayoría de la población, ni siquiera sabe cómo definir. Aunque són prácticas que existen desde siempre, internet les ha dado una nueva dimensión, un nuevo nombre y un nuevo medio para delinquir. 

El grooming, la sextorsión, el ciberbullying y el sexting son algunas de estas prácticas que se están extendiendo por internet. La buena noticia, sin embargo, es que cada vez se denuncian más. Según datos de 2015 que ofreció la misma entidad a EFEfuturo, las denuncias por algun tipo de chantaje virtual "se triplicaron" en cuestión de un año.

El 'grooming'

El grooming es una de las formas en que se manifiesta el acoso sexual en la red hacia los menores. “Se puede hablar de ello cuando se produce un acecho sexual donde previamente ha habido una estrategia de acercamiento, de engatusamiento, con el fin de ganarse la confianza del menor por parte del depredador sexual”, explica la entidad en su página web.

La webcam es uno de los instrumentos tecnológicos que juega un papel más relevante en la extorsión, puesto que es el “elemento” con el que la víctima puede llegar “hacer concesiones” al agresor. De hecho, el buen uso de las tecnologías es uno de los temas fundamentales con el que se quiere insistir en el Día Internacional de la Internet Segura para evitar eventuales ataques a nuestra privacidad como es, por ejemplo, el sexting.

El 'sexting'

El sexting es una práctica que consiste en enviar contenidos de tipo sexual --principalmente fotografías y vídeos-- producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles.

“Si te sacas una fotografía erótica y se la envías a alguien mediante un móvil o internet, pierdes inmediatamente el control sobre dónde podrá acabar algún día”, advierten desde Pantallas Amigas.

La 'sextorsión'

Uno de los principales riesgos de compartir --libremente-- material de naturaleza íntima es que es muy fácil acabar siendo víctima de un chantaje. Y, muy a menudo, son los más jóvenes las víctimas. Su poca experiencia y su ingenuidad pueden jugar a la contra, porque comparten una imagen sin pensar en las consecuencias futuras.

“La finalidad de este chantaje suele ser la obtención de dinero, el dominio de la voluntad de la víctima o la victimización sexual de la misma”, algo que, añaden, podría derivar en un tipo virtual “de violencia de género”.

Las redes sociales

Desde la escuela de negocios The Valley Digital Business School recuerdan que es importante “salvaguardar a los niños de Internet” y que esto se puede conseguir mediante “opciones de control parental en los navegadores que ayudan a evitar que accedan a contenidos inapropiados y que autorizan sólo páginas determinadas”.

Asimismo, las redes sociales se han convertido en la principal plataforma en la que se producen los primeros contactos entre chantajista y víctima. En este escenario, explican desde la escuela de negocios, es importante “atender a las condiciones de privacidad en redes sociales” para “proteger lo máximo posible a los menores de las amenazas de internet”.

Por todo ello, desde las distintas entidades se pide que esta efeméride, que se celebra cada febrero desde 2004, sirva para concienciar sobre el uso de las tecnologías y para prevenir de unos riesgos en el que todos podemos ser víctimas, especialmente los más pequeños.