Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un camión con matrícula de junio de 2004 en los incendios del fin de semana en Cataluña / CG

Los bomberos afrontan los incendios de Cataluña con camiones de 2004

Los sindicatos denuncian "lentitud" del plan de inversiones pactado en 2019; el Govern responde que las cubas "llegan sobre calendario"

8 min

Los bomberos catalanes abordan la cadena de incendios que han tenido lugar en las últimas semanas con camiones que, en algunos casos, son de 2004 o incluso más antiguos. Es la denuncia de los sindicatos del cuerpo antiincendios, que alertan de que la Generalitat de Cataluña "cumple, pero con lentitud" un plan de inversiones pactado en 2019, queja a la que el Govern responde que las cubas llegan "sobre calendario". 

Lo pone negro sobre blanco, por ejemplo, Pere Hervàs, coordinador de Bomberos de Catac-Iac, uno de los cuatro sindicatos con representación entre los dos millares largos de funcionarios de la Administración regional. "Es evidente que este año las condiciones son muy malas y propicias para los fuegos forestales, pues ha llovido poco y el bosque está muy seco. Pero lo es también que hay otros factores a tener en cuenta, y es que las condiciones en las que trabajamos son mejorables, como que faltan efectivos y que no existe la gestión forestal", enumera el activista. 

"Conducimos camiones de 2004"

¿A qué se refiere? "Hay factores que no se pueden controlar. Si el bosque está muy seco, los fuegos se pueden abrir mucho o pueden surgir brotes secundarios después del primer frente. Las condiciones de baja humedad y alta temperatura, sumada al viento, como las que hemos tenido algunos de estos días, son propicias", admite. A ello se le une la "nula gestión forestal, pues nadie hace explotación de los bosques por falta de dinero. Ello hace ingobernables los incendios". ¿Qué se puede hacer? "Subvencionar al privado --la mayoría de terreno forestal es privado-- para comprarle leña. Es mejor comprarla que tenerla como combustible entre árboles". 

Hay un tercer elemento, y son las condiciones de trabajo. Aquí también puede intervenir la Administración. "Si hablamos de dispositivos, hay que preguntarse por qué seguimos saliendo en camiones que tienen 17 o 20 años --como el que ilustra esta noticia--. Quizá no influye tanto en el apagado del fuego, pero sí en nuestra seguridad". Hervás avanza también que "las Agrupaciones de Defensa Forestal (ADF), al ser voluntarios, pueden tener compromisos particulares y en un momento dado pueden tener que abandonar el fuego". . 

"Bomberos tiene un retraso de 20 años en tecnología"

Otras fuentes consultadas del cuerpo de Bomberos enumeran, también, diversos elementos como contextuales de los últimos fuegos forestales en Cataluña. "Hay factores aleatorios, como el cambio climático, que aumenta las probabilidades de que haya incendios forestales. Y Cataluña llevaba varios veranos sin incendios fuertes", explican. Como Hervás, estos efectivos lamentan la poca ambición del Acuerdo de Condiciones Laborales de 2019, que prometió, entre otros, 92 BRP (autobomba rural pesada), el vehículo más versátil del cuerpo. "Ese pacto preveía devolver el cuerpo a niveles de robustez y recursos de 2013 en 2025 pero, ¿es todo lo que podemos hacer? Revertir los recortes de Artur Mas en 12 años?", se preguntan. 

Una hidroavión lanzando agua sobre el incendio de la Cataluña central / EFE
Una hidroavión lanzando agua sobre el incendio de la Cataluña central / EFE

Otros funcionarios de a pie hacen hincapié en la tecnología. "Bomberos tiene un retraso de 20 años en tecnología. El cuerpo necesita un sprint en este campo", indican. ¿Por ejemplo? "Nadie piensa en poner repetidores en zonas rurales, despobladas. Y luego hay lagunas de cobertura", se quejan. A ello se le une la "poca coordinación" entre los efectivos antiincendios y las ADF, municipales, "escasamente coordinada, voluntaria y de la que no podemos garantizar la seguridad". Las fuentes insisten en un extremo: no se puede fiar todo al civismo de la ciudadanía. "Entre 7,5 millones de personas --población de la autonomía catalana-- siempre habrá pirómanos. Pensar que apelando a la buena voluntad de la comunidad se frenarán los fuegos es un razonamiento inválido", apostillan. 

Parques: "Apenas llegamos a todas las llamadas"

En el campo de la extinción, además, hay obstáculos desde los propios parques. En las instalaciones de Bomberos, los técnicos especialistas operadores de control (TEOC), el cerebro y la sangre del cuerpo, llevan meses de protestas para estabilizar sus empleos y aumentar la plantilla para dar respuesta a las necesidades operativas del cuerpo, como explicó este medio. En conversación con Crónica Global, Esther Amaro, de Catac-Iac, da un nuevo aldabonazo de alerta. "A duras penas llegamos a todas las llamadas. Y si lo hacemos es con fortísimos niveles de estrés que causan cadenas de bajas", avisa. 

Este colectivo de bomberos recuerda que "son la parte invisible" del cuerpo, pero que sufren una "altísima precariedad" con consecuencias operativas. ¿Cuáles? "Contestamos siempre a las alertas del 112, pero podemos llegar a tardar más. Y sufre también la comunicación en caso de emergencias. Si no garantizamos la fluidez, los bomberos están ciegos sobre el terreno", avisa Amaro. La activista subraya que "los servicios aumentan, pero la plantilla no", y ahora se encuentran "con un 50% de compañeros en fraude de ley y bajo un convenio administrativo". 

Govern: "Entregas sobre calendario"

Preguntada por la cuestión, una portavoz del cuerpo de Bomberos ha señalado que los 92 vehículos BRP que prometió la Dirección General de Prevención en 2019 se entregaron en época del exconsejero de Interior Miquel Sàmper. "Van llegando sobre calendario". La fuente oficial enfatiza el hecho de que se trata de vehículos "de fabricación no convencional", pero que pese a ello, la licitación tal y como la planteó Interior "se cumple según estaba previsto, con una primera entrega inicial y otras de dos en dos, cada 15 días, con arreglo al calendario". A este respecto, la fuente oficial insiste en que "es material que se fabrica ex profeso". 

El cruce de impresiones sobre la dotación de personal y material de Bomberos tiene lugar cuando los efectivos antiincendio dieron ayer por estabilizado el fuego más grave de la campaña de verano hasta este momento. Las llamas devoraron unas 1.700 hectáreas en Santa Coloma de Queralt (Tarragona) antes de que los funcionarios lograran cercarlo pese a que el perímetro se extendía por unos 40 kilómetros. Participaron en las tareas de extinción el cuerpo autonómico, ADF, Agentes Rurales, Mossos d'Esquadra, SEM, Policía Local y la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ejército, que ayer se retiró al quedar controladas las llamas.