Menú Buscar
pasajeros-aeropuerto-huelga

Aterriza como puedas: un sinfín de huelgas amenazan con colapsar el verano

Los aeropuertos españoles volverán a sufrir largas colas y retrasos en plenas vacaciones tras los anunciados paros que además se expanden por Europa

7 min

Después de varios veranos tormentosos en los aeropuertos españoles, especialmente en El Prat de Barcelona, la tranquilidad vacacional ha vuelto a saltar por los aires tras la convocatoria de varias huelgas que se prevé que afecten a millones de pasajeros. 

La que más repercusión ha tenido en territorio español ha sido la que han convocado los trabajadores de Ryanair para el 25 y 26 de julio. Una huelga que afectará a todos los vuelos con salida desde España, Portugal, Italia y Bélgica. Todos ellos han quedado cancelados después de que empresa y trabajadores no hayan llegado a un acuerdo. Los sindicatos registraron la huelga oficialmente la semana pasada y las negociaciones han sido infructuosas. Las primeras previsiones apuntan que 230.000 pasajeros se quedarán en tierra, de los cuales 114.000 tenían previsto salir de aeropuertos españoles.

Cola de pasajeros tras la primera huelga de auxiliares de vuelo de Ryanair / EFE

Cola de pasajeros tras una huelga de auxiliares de vuelo de Ryanair / EFE

Huelga de pilotos y personal de cabina

La huelga de Ryanair será un terremoto en todos los aeropuertos españoles en los que opera. En total 28 hubs --Madrid, Barcelona, A Coruña, Alicante, Almería, Bilbao, Castellón, Fuerteventura, Girona, Gran Canaria, Ibiza, Jerez, Lanzarote, Menorca, Murcia, Málaga, Palma, Reus, Santander, Santiago, Sevilla, Tenerife Norte y Sur, Valencia, Valladolid, Vigo, Vitoria y Zaragoza-- se quedarán sin vuelos de la operadora irlandesa durante 48 horas.

A esta huelga convocada por el personal de cabina de la compañía, se han sumado un centenar de pilotos pertenecientes a la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas de Irlanda (IALPA) que harán un parón de 24 horas los días 20 y 24 de julio. 

Huelga de personal de tierra

Lejos de suavizarse la situación, las tensiones entre los trabajadores y las distintas compañías crecen, especialmente en la época estival donde el volumen de trabajo aumenta hasta alcanzar picos máximos, un incremento que no se produce en paralelo en las dotaciones de plantilla para responder a la demanda. 

Con la previa de Ryanair, el comité de empresa de Iberia Barcelona ha convocado huelga para los días 27 y 28 de julio y 3 y 4 de agosto con el objetivo de denunciar la situación de "sobrecarga de trabajo" que sufre la plantilla, formada por unas 2.000 personas, y los "incumplimientos sistemáticos" de los acuerdos alcanzados con los sindicatos. Una huelga que, de hacerse efectiva, de nuevo afectará a uno de los aeropuertos con más tráfico de Europa. Aun así, fuentes del sector apuntan que este parón podría evitarse si la compañía y los trabajadores llegan a un acuerdo. De producirse, no se daría lugar a cancelaciones de vuelos, pero si retrasos en la atención al pasajero, como facturación y embarque. 

Unos 8.000 empleados de Iberia concentrados en Barajas contra el plan de la empresa / EFE

Unos 8.000 empleados de Iberia concentrados en Barajas contra el plan de la empresa / EFE

Asimismo, el 29 de julio los trabajadores de tierra de Aena también están convocados a la huelga. Otro parón del que todavía no hay una confirmación ni registro formal y en el que se espera llegar a un acuerdo.

Este verano parece ser que los controladores aéreos franceses no acabarán con las vacaciones de millones de pasajeros. De momento, no han alzado la voz reclamando mejoras en las condiciones laborales. 

¿Cómo llegar a tu destino?

El verano será un capítulo más de una larga película que completará la trilogía de dos veranos para olvidar. La posibilidad de ser víctima de un colapso aeroportuario en fechas próximas es más que evidente, poe lo que hay que estar atentos a cómo defender derechos de los pasajeros y cómo se debe actuar ante estos casos.

Pasajeros ante un mostrador de facturación de Vueling en el aeropuerto de El Prat / EFE

Pasajeros ante un mostrador de facturación de Vueling en el aeropuerto de El Prat / EFE

En estos momentos, muchos pasajeros de Ryanair ya han acudido a otras operadoras para llegar a su destino a tiempo. Ante la cancelación de los vuelos, la compañía ofrece la reubicación en otras aerolíneas antes o después de la fecha afectada, o el reembolso del importe del billete.  

Indemnizaciones y derechos

La compañía, sea cual sea, debe llevar al pasajero hasta el destino final en condiciones de transportes comparables, lo más rápido posible. Comida y refrescos suficientes, en función del tiempo que sea necesario esperar y dos llamadas telefónicas, télex o mensajes de fax o correo electrónico.

En cuanto a la compensación económica, 250€ para vuelos de hasta 1.500 km, 400€ para todos los vuelos intracomunitarios de más de 1.500 km y para los todos los demás vuelos de entre 1.500 km y 3.500 km. Para el resto de vuelos, 600€. Además, deberán ofrecer alojamiento a aquellos pasajeros que tengan que pernoctar por el parón. 

Estas reclamaciones pueden prolongarse durante meses, pero tarde o temprano la compañía deberá hacer frente. Es importante guardar la información y documentación que faciliten las empresas durante las horas de espera ya que será documentación que se tendrá que presentar posteriormente para formalizar la denuncia. Visto el panorama, el verano puede salirle muy caro a varias compañías.