Menú Buscar
El informe de Foessa presentado por Cáritas de Cataluña revela cifras de pobreza estremecedoras para los catalanes

La exclusión social afecta al 20% de los catalanes, según Cáritas

Un 10 % de los habitantes de Cataluña han dejado de comprar medicamentos por falta de recursos

03.07.2019 17:56 h.
5 min

La pobreza, la desigualdad y la exclusión social continúan siendo tres de los más graves problemas que sufre la sociedad catalana. Las cifras hablan por sí solas. La pobreza severa no ha parado de crecer en Cataluña desde 2013, y es muy superior a la media española. Uno de cada cinco habitantes (el 20%) es víctima de exclusión social. Así lo asegura el informe Exclusión y desarrollo social en Catalunya, realizado por la Fundación Foessa y presentado este miércoles por Càritas en una rueda de prensa con la presencia del cardenal arzobispo de Barcelona, Joan Josep Omella.

El presidente de Càritas Catalunya, Francesc Roig, ha hecho un llamamiento a las administraciones para que "apliquen medidas urgentes" y "hagan frente" a esta alarmante situación. No hay para menos, dado que Cataluña "supera la media de España" y se sitúa "en la quinta peor posición", con un 9,8% de la población en exclusión moderada y un 9,6% en exclusión severa, según ha explicado Raúl Flores, líder del Equipo de Estudios de Cáritas Española.

Según sus datos, 400.000 personas han abandonado la situación de exclusión social desde el año 2013, aunque dicha mejora "no ha alcanzado la exclusión social más severa", que ha incrementando en 26.000 personas subiendo del 9,3% al 9,6% del total de la población (727.000 personas).

Vivienda y precariedad laboral

La representante de la comisión de acción social de de Càritas Catalunya, Míriam Feu, ha destacado la precarización laboral, la exclusión residencial, el acceso a la salud y el aislamiento social como las cuatro principales problemáticas de la exclusión social en Cataluña.

En relación a la vivienda, ha afirmado que la exclusión residencial afecta a tres de cada diez personas. Así, los elevados gastos de la vivienda han condenado a 994.000 catalanes a sufrir condiciones de pobreza severa. Mientras que un 4% de la población (alrededor de 300.000 personas) viven con la inseguridad de no saber si serán desahuciados de sus casas.

En materia laboral, la tasa de paro, del 11,5% en el primer trimestre del año, contrasta con el 6,7% de 2007. Según Feu, el mayor problema del empleo en Cataluña es la denominada "parcialidad involuntaria", que afecta a todas aquellas personas que se ven obligadas a aceptar una jornada reducida porque no encuentran un trabajo a jornada completa. Junto a esto, ha añadido, la temporalidad también supone un grave problema, ya que el 26 % de las personas que tienen un contrato temporal atraviesan una situación de exclusión social.

Sectores más vulnerables

Algunos otros datos, aportados por Feu, detallan que un 22% de menores viven en exclusión, las familias numerosas o monoparentales son más vulnerables ante esta situación y "cerca de un 4% de las personas viven en hogares sin acceso a una alimentación básica".

"Ante esta realidad, en la que pedimos un aumento del gasto social, también es importante su redistribución para que realmente puede llegar a las personas en situación de más vulnerabilidad", ha declarado.

Un 10 % dejaron de comprar medicamentos

Por otra parte, un 10 % de catalanes --780.000-- dejaron de comprar medicamentos y de seguir tratamientos en 2018 debido a los problemas económicos. 

El Informe, que se publica cada cinco años, ha contado con el trabajo de 125 investigadores de 30 universidades y 13 organizaciones, que han tenido en cuenta 35 indicadores diferentes.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información