Menú Buscar
Chimenea de humos del Crematorio de Collserola, que ha sido cerrado por incumplir la ley / CG

Barcelona admite ahora que el crematorio de Collserola es ilegal

Cementiris reconoce 15 días después que el horno funerario situado en el parque natural está obsoleto y vulnera la normativa medioambiental

06.06.2019 19:33 h.
4 min

El Ayuntamiento de Barcelona ha admitido que el crematorio de Collserola es, con la normativa actual, ilegal. Cementiris de Barcelona (Cbsa), la empresa municipal de camposantos, ha confirmado que ha cerrado los tres hornos funerarios del cementerio de Collserola, abiertos en 1989, porque "están obsoletos y no cumplían la normativa medioambiental".

Lo ha reconocio el hasta ahora director general de Cbsa, Jordi Valmaña. En declaraciones a TV3, el directivo, que ha sido sustiuido por Miquel Trepat, exdirector del Zoo de Barcelona, ha señalado que los tres hornos dejaron de funcionar el pasado 23 de abril. La enseña municipal, no obstante, se ha encargado de todas las incineraciones previstas en la ciudad y no se registran retrasos en el servicio. Valmaña ha detallado también que ninguna familia se ha quejado hasta ahora por el hecho de que las cremaciones se hayan trasladado al crematorio de Montjuïc, que también incumple la legislación vigente en materia de emisiones, tal y como avanzó este medio.

Filtros que no cumplían

Según el directivo, ya jubilado y sustituido por Trepat, los filtros del crematorio de Collserola impiden que las partículas y los metales para evitar la polución medioambiental salgan a la atmosfera. Con esta base, la instalación operada por Cbsa no cumplía la normativa, lo que ha obligado a cerrarla.

Ha agregado Jordi Valmaña, a quien familiares del hundimiento del Cementerio de Montjuïc denunciaron por la vía penal --sin que el juzgado de Primera Instancia ni el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) estimaran la acción-- que el número de cremaciones en Barcelona ha aumentado en los últimos diez años. Actualmente suman más de 20 al día y ya copan el 51% del pastel funerario.

"Renovación"

Cualquiera que fuera el volumen de actividad comercial, lo cierto es que la admisión por parte de Jordi Valmaña de que el crematorio de Collserola incumple la normativa vigente es una versión distinta a la aportada por el Ayuntamiento de Barcelona el pasado 23 de mayo. Dos semanas atrás y antes de las elecciones municipales, un portavoz del Ejecutivo local aseguró que la instalación se cerró por la "renovación integral de las instalaciones, así como una adaptación y mejora de los equipamientos de recepción de las familias y de acompañamiento y despedida".

Según el mismo portavoz municipal, la derivación de las cremaciones que conllevó el cierre "no tiene afectación alguna en la continuidad o calidad de los servicios de cremación que presta Cbsa, ni en el funcionamiento habitual de la empresa, ya que se han llevado a cabo todas las actuaciones operativas necesarias con el fin de que se garantice plenamente la asunción de la demanda existente".