Menú Buscar
Imagen de una visita del servicio de atención domiciliaria (SAD) en Barcelona, cuyo ayuntamiento dirige Ada Colau / CG

Ada Colau cederá el 50% de la dependencia a dos fondos de inversión

La alcaldesa de Barcelona entregará la mitad de la atención domiciliaria a DomusVi, grupo con matriz en el paraíso fiscal de Jersey

6 min

El gobierno municipal de Barcelona, que comanda Ada Colau, cederá la mitad del macrocontrato de atención municipal a la dependencia a una empresa que controlan dos fondos de inversión. El Ejecutivo local de Barcelona en Comú y PSC ultima la adjudicación del 50% del Servicio de Atención a Domicilio (SAD) a Servisar, filial del grupo DomusVi, cuya matriz se encuentra en el paraíso fiscal de la isla de Jersey, en el Canal de la Mancha.

Este es el resultado provisional del nuevo concurso público de la atención de los servicios sociales municipales a la dependencia [consultar expediente aquí], la segunda mayor licitación del Ayuntamiento de Barcelona tras el concurso de recogida de residuos urbanos. Este procedimiento, parado desde febrero por la pandemia, habría encumbrado temporalmente a dos empresas vencedoras: Suara Cooperativa, que ganará las zonas 1 y 3 de la Ciudad Condal, y Servisar-DomusVi, que cazará los lotes 2 y 4. El resultado reviste de importancia política, pues está presupuestado en 200 millones de euros a dos años. Su valor es de más de 500 millones.

Un paraíso fiscal

De este modo, Servisar, ganador provisional del 50% del concurso del SAD, descabalgará salvo sorpresa a Sacyr-Valoriza y a Clece-Accent Social, que actualmente retienen un lote del SAD cada una de ellas. Lo hará la filial de DomusVi a pesar de estar radicada de forma última en un paraíso fiscal --y el 16º enclave menos transparente del mundo, según Tax Justice Network--, la isla de Jersey (vinculada al Reino Unido), en el Canal de la Mancha. Ello no excluye a esta filial, ni al resto del grupo, de las adjudicaciones del Ayuntamiento de Barcelona. Pero sí supone una contradicción flagrante con el código de compra ética aprobado por el gobierno municipal en 2016 [consultar aquí]. En virtud de este documento, BComú y PSC se comprometían a "no tener relaciones jurídicas" con empresas que tuvieran sedes o subsedes en territorios con fiscalidad favorable.

ada colau sad externalizacion
El gobierno local de Ada Colau en Barcelona aprobó un código de compra ética en 2016 / EP

Ello es exactamente lo que incumplirá el ayuntamiento si acaba entregando el 50% del Servicio de Atención Domiciliaria a Servisar. Esta empresa radicada en el número 185 de la calle Aribau --comparte sede con DomusVi-- es una filial de SARquavitae. Esta empresa catalana se fusionó con Geriatros en 2017, creando el gigante de las residencias en España. En paralelo, mantuvo operativas varias filiales, incluida Servisar. Entre bambalinas, no obstante, no hay ninguna compañía patria: todo el grupo es parte del fondo británico Intermediate Capital Group (ICG) y del francés SRS. La estructura societaria del grupo, tal y como avanzó Infolibre, culmina en Jersey, donde se ubica ICG Europe Fund IV, matriz última. En esta isla del Canal, DomusVi --y por lo tanto Servisar-- no pagan impuesto de sociedades, por ejemplo. Tampoco hay IVA.

Otro incumplimiento de Barcelona en Comú

¿Pero está el concurso cerrado? Preguntado por la cuestión, el ayuntamiento no ha contestado a los requerimientos informativos de este medio. Servisar-DomusVi ha admitido que se ha anotado una concesión en un procedimiento aún abierto. Fuentes internas del SAD también lo dan por hecho, señalando que al menos una de las ganadoras de la nueva licitación, Suara, ya ha comunicado a sus trabajadoras que continuará operando dos lotes del lucrativo concurso. Falta que Servisar, filial de DomusVi, confirme internamente si se lleva los otros dos lotes, desplazando a Clece y Sacyr. Internamente y en el mercado se da por hecho el resultado, aunque en el portal de contratación no esté publicado aún el resultado [ver aquí].

Ello podría tener dos explicaciones. Una, porque la crisis sanitaria ha retrasado todos los trámites administrativos. O dos, porque la privatización del SAD constituye el enésimo incumplimiento de Barcelona en Comú. El partido de Ada Colau concurrió a las elecciones municipales de 2015 con la promesa de remunicipalizar la atención municipal a las personas mayores y dependientes a domicilio (SAD). Incumplió y lo entregó a dos cotizadas. En diciembre de 2019 BComú sentó las bases de un concurso más social. Ahora, entregará salvo sorpresa el 50% del servicio a dos fondos de inversión con matriz en un paraíso fiscal. Incuplirá de nuevo su promesa y también el protocolo municipal antiblanqueo. Lo hará adjudicando la mitad de la contrata a un operador, además, que forma parte de un grupo, DomusVi, señalado por presuntas malas prácticas en residencias de mayores durante la pandemia del SARS-CoV-2.