Menú Buscar
Cama vacía en una habitación de un hospital. Camas sanitarias / EFE

Catorce mil camas sanitarias, de vacaciones

Sindicatos y pacientes denuncian el cerrojazo para ahorrar en Sanidad por parte de administraciones de todos los colores

07.07.2019 00:00 h.
6 min

Un año más, casi 14.000 camas hospitalarias públicas (el 13%) y la mitad de los quirófanos tomarán vacaciones estivales en toda España. La controvertida planificación, que no entiende del color de los ejecutivos, subleva a organizaciones sindicales del ramo, asociaciones de pacientes y ciudadanas ¿Motivo?: las enfermedades no se toman vacaciones y se engordan las injustas y costosas listas de espera.

Madrid y Barcelona, con más de 2.000 camas menos, Andalucía con 1.800, y la Comunidad Valenciana, Galicia y Euskadi con otras 1.000, lideran estos cierres “para optimizar servicios” o ahorrar costes. El resto de las autonomías siguen la misma pauta, de acuerdo a su tamaño poblacional, para retirar camas a disposición de los pacientes.

"Insulto a la inteligencia"

Los datos oficiales salen a cuentagotas. Las cifras vienen de la mano del sindicato de enfermería Satse, mayoritario entre estos profesionales, y de la Asociación El Defensor del Paciente. Los enfermeros denuncian que este “cerrado por vacaciones” durante tres meses, junto a la disminución del número de profesionales y de servicios, supone un “notable deterioro” en la atención que se presta a los ciudadanos.

Stand de Satse en las calles / TWITTER
Parada de Satse en las calles / TWITTER

Para la organización sindical, las administraciones sanitarias aprovechan el verano para ahorrarse dinero, en mantenimiento y en contratación de personal de sustitución. “Es un insulto a la inteligencia utilizar como chivo expiatorio el argumento de que la gente se va de vacaciones, cuando por ejemplo en todo el Levante vendrá el triple de gente de la que se va”, reprochan.

Las comunidades también tratan de justificar el cerrojazo asegurando que es provechoso para hacer reformas. De paso, se clausuran el 50% de los quirófanos con los que cuenta la Sanidad pública. “Qué casualidad que en este sector, al contrario que en la mayoría, las reformas siempre van mejor con el calor”, ironiza una portavoz de la Federación de Sanidad de COO en Castilla-La Mancha. En esta comunidad, muy deficitaria en camas, el ejecutivo de Page cerrará más de 500.

Bronca en Valencia y Andalucía

Los recortes en la Comunidad de Valencia y Andalucía lideran las críticas. La primera, gobernada por el tripartito PSOE, Compromís y Podemos, recibirá este verano, según las previsiones, cuatro millones de turistas. Pero de un total de 7.164 camas en 20 hospitales, echarán el cierre 691 en julio, 981 en agosto y 605 en septiembre.

Los sindicatos UGT y CCOO recuerdan que el actual presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno (PP), hacía casus belli sobre el tema cuando su antecesora Susana Díaz dirigía estos cierres veraniegos. El año pasado fueron 2.400 las clausuradas. En este período estival de julio a septiembre su ejecutivo, de la mano de Ciudadanos y con el apoyo de Vox, reducirá el recorte hasta 1.800. “Podía cumplir su demanda en la oposición de cierres cero”, piden.

El presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno
El presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno

Engordar listas de espera

Las asociaciones de pacientes pelean porque se mantengan los mismos servicios sanitarios en verano, sobre todo en un país turístico con casi 600.000 en espera quirúrgica con 93 días de media. Esta cifra es la suma de las listas maquilladas de las comunidades autónomas. El nuevo ejecutivo andaluz asegura haber destapado medio millón de pacientes ocultos.

Además del agravamiento de problemas de salud, las demoras acarrean un coste a las arcas públicas. No está cuantificado, pero el Instituto Nacional de la Seguridad Social reconoció en 2014 que el 12,61% de las bajas por contingencia se prolongaban por estar el trabajador incluido en una lista de espera médica para pruebas, cirugía o rehabilitación.

Concentración convocada por los sindicatos de la sanidad para denunciar el anuncio cierre de camas en A Coruña / EFE
Concentración convocada por los sindicatos de la Sanidad para denunciar el anuncio de cierre de camas en A Coruña / EFE

Peligro, olas de calor

Para Carmen Flores, presidenta de la Asociación el Defensor del Paciente, “cerrar 14.000 camas al año en verano es demencial”. Si no se hacen intervenciones, aumentan las listas de espera. Y los colapsos están garantizados en urgencias, por ejemplo en la típica ola de calor cuando ancianos, niños y enfermos crónicos tienen que ser ingresados. “¿Qué van a hacer en urgencias cuando no haya personal para atender esas camas?”, plantea Flores.

“La enfermedad no se va de vacaciones. La gente sigue enfermando. La Sanidad debe seguir funcionando al 100% en comunidades costeras, y en el resto al menos al 90%”, defienden los sindicatos. A ver si el verano que viene.