Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una plantación de arroz del Delta de l'Ebre / CENTRO DE INVESTIGACIÓN EN AGRIGENÓMICA (CRAG)

La campaña del arroz del Delta de l'Ebre se nutre de la mano de obra irregular

La policía ha detectado a ocho personas sin permiso de residencia ni de trabajo en las nueve inspecciones efectuadas en fincas de la zona

3 min

La Policía Nacional, la policía local de Tortosa e Inspección de Trabajo han efectuado una operación conjunta para detectar posibles irregularidades o la trata de seres humanos durante la campaña del arroz en el Delte de l’Ebre (Tarragona).

La operación se inició el 28 de julio con la inspección de cinco fincas de Amposta, Camarles, Sant Jaume d’Enveja y Deltebre. De estas plantaciones, solo tres tenían de forma correcta la contratación de todos sus empleados mientras que en las otras dos se comprobó que cinco de los trabajadores eran ciudadanos extranjeros en situación irregular.

Trabajo manual

En agosto, se realizaron otras cuatro inspecciones en fincas de la localidad de Amposta. En una de ellas se comprobó que tres de los trabajadores no contaban ni con el correspondiente permiso de trabajo ni de residencia en el país.

En estos momentos, la campaña está en la fase de “birbar”, arrancar las malas hierbas que crecen en las plantaciones y que reducen la producción de arroz. Se trata de una de las pocas tareas que todavía se realizan de forma manual, por lo que se necesita de un elevado número de trabajadores. Los empleados se distribuyen por el arrozal y van seleccionando las plantas nocivas, que cortan con una hoz. Para ello, van descalzos, pero con pantalón largo y camiseta de manga larga para protegerse del sol y, sobre todo, de los insectos y el roce constante con las plantas de arroz.

Trabajadores en situación irregular

Para esta ardua tarea, los propietarios de las fincas emplean a un elevado número de trabajadores extranjeros. Con estas inspecciones lo que se pretende es detectar situaciones de riesgo para los trabajadores, así como la trata de seres humanos y delitos contra los derechos de los trabajadores.

En total, en estas nueve inspecciones efectuadas entre julio y agosto, los agentes identificaron a 38 personas, mayoritariamente de Paquistán, la India, Ecuador y Paraguay, de las cuales ocho se encontraban en situación irregular. Por este motivo, los agentes incoaron cuatro expedientes de expulsión del territorio y detuvieron a otras dos por infringir la ley de extranjería.