Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una imagen de un comedor escolar, los que Cambray quiere encarecer para pagar a los responsables de extraescolares / EP

Cambray encarece los comedores de los colegios para pagar más a los responsables de extraescolares

Los sindicatos consideran "sospechoso" este movimiento, pero creen que es la Generalitat la que debe mover ficha e impulsar una normativa para el sector del ocio educativo y sociocultural

4 min

Nuevo revés para las familias. El Departamento de Educación, liderado por Josep Gonzàlez-Cambray, estudia encarecer el precio de los comedores escolares. Y lo hace coincidiendo con un aumento del salario a los empleados del sector del ocio educativo y sociocultural de Cataluña. Un movimiento que los sindicatos consideran “sospechoso” y que se debería, según han explicado fuentes sindicales a Crónica Global, a "la presión que han ejercido las patronales".  

Sindicatos y patronales, aunque no coincidan en las formas, sí lo hacen en el fin. Y es que la Generalitat es quien debe mover ficha en este asunto impulsando una normativa que "establezca las bases para un comedor público, universal y gratuito", con tal de que no sean las familias las que paguen las consecuencias de los cambios salariales. En este sentido, reclaman que se les destine una partida de los Presupuestos autonómicos. Por su parte, desde la Consejería de Educación atribuyen el encarecimiento de los comedores al del IPC, que a su vez repercute en las materias primas. “El departamento está estudiando el impacto del incremento del IPC y del convenio laboral del sector para determinar el margen de decisión en una posible repercusión de la subida del precio máximo del comedor”.

Una monitora de comedor
Una monitora de comedor / EP

Mejoras laborales “a costa de las familias”

La mejora de las "condiciones laborales que llevan años congeladas" es una reivindicación histórica de la parte social. El pasado 21 de marzo lograron un acuerdo con la comisión negociadora del convenio colectivo del sector del ocio educativo y sociocultural que establece un aumento salarial para 2022, 2023 y 2024. Sin embargo, los sindicatos lamentan que esto se haga “a costa de las familias”.

A pesar de las diferencias existentes entre patronales y sindicatos, coinciden en la necesidad de que el Ejecutivo autonómico tome las riendas, pues consideran que el problema es que no existe un decreto actualizado --el último es de 1996-- que se adapte a sus necesidades actuales. Por ello, exigen ajustarlo a la actualidad porque “la realidad ha cambiado”. “El comedor se ha convertido en un servicio esencial para la conciliación familiar. Por tanto, se requiere una regulación que no dependa de lo que puedan pagar los padres”, dice Cristina Broto, de CCOO.

Alumnos en un comedor escolar / EP
Alumnos en un comedor escolar / EP

El ocio escolar, un derecho

Con todo, instan a los grupos parlamentarios a que presenten una moción que “declare el ocio escolar como un derecho del niño”. “Es muy injusto que los pequeños que viven en Sant Gervasi puedan hacer ocio durante el verano y los niños de Nou Barris, no”, lamenta el responsable de UGT en esta materia, Xavier Reboso.

El precio máximo actual del servicio de comedor es de 6,33 euros --para aquellos niños que son habituales-- y de 6,95 para los esporádicos. Un coste que podría aumentar pronto y al que las familias deberán hacer frente en una etapa difícil tras la crisis provocada por el Covid