Menú Buscar
Envejecer en casa beneficia la salud y el bienestar de los mayores / LA CAIXA

El 20% de los ancianos españoles habita en viviendas en condiciones muy deficientes

Los problemas de vivienda más frecuentes son la accesibilidad, la falta de calefacción, no disponer de ascensor y el hacinamiento

21.08.2018 17:34 h.
4 min

Los ancianos que residen en ciudades medianas son los que sufren una mayor vulnerabilidad residencial en España. Esta es la principal conclusión del estudio Envejecer en casa. ¿Mejor en el pueblo o en la ciudad?, en el que se analizan las diferencias entre envejecer en un pueblo pequeño o en una macrociudad a efectos de calidad de la vivienda.

Concretamente, el informe publicado por el Observatorio Social de La Caixa apunta que el 20’1% de las personas mayores de 65 años en España (1.596.675 personas) reside en viviendas que sufren una vulnerabilidad residencial extrema, un porcentaje más elevado en las ciudades de entre 10.000 y 100.000 habitantes, pudiendo alcanzar el 23’5% del total de la población mayor en aquellos municipios de entre 20.000 y 50.000 habitantes.

Calidad de vida

La autora del estudio, la doctora en Sociología Irene Lebrusán, explica que la vulnerabilidad residencial extrema surge “de la acumulación de problemas en una vivienda, que va mermando la calidad de vida de quienes residen en ella”.

Es necesario cubrir las necesidades básicas en las viviendas de los ancianos para garantizarles una vejez autónoma y de calidad / LA CAIXA

Es necesario cubrir las necesidades básicas en las viviendas de los ancianos para garantizarles una vejez autónoma y de calidad / LA CAIXA

El informe apunta cómo los extremos (vivir en un pueblo de menos de 10.000 habitantes, pero especialmente en aquellos más pequeños o en una ciudad de más de 500.000 habitantes) ofrecen una mayor protección a las personas mayores. Por un lado, las ciudades de gran tamaño se han visto beneficiadas por medidas de control y recursos públicos para luchar contra la infravivienda. Mientras que los municipios rurales más pequeños se valen de un mayor rango de formas solidarias de acceso a la vivienda y de un ahorro en los precios de los terrenos que redunda en una mejor calidad de las construcciones.

Accesibilidad, calefacción, hacinamiento

Los problemas más frecuentes, en tanto en cuanto inciden sobre un mayor número de ancianos, son los de accesibilidad (5.289.113 personas afectadas), la falta de calefacción o de aparatos para calentar su vivienda (3.355.129), edificio de más de tres plantas sin ascensor (1.740.376) y hacinamiento (959.936).

Otra carencia detectada es la falta de acceso a agua corriente, que si bien afecta a 431.818 personas mayores se considera problema grave, ya que el agua es un bien necesario, imprescindible para obtener la cédula de habitabilidad de la vivienda y, además, casi la totalidad de la población española dispone de él, lo que indica su importancia relativa en la sociedad.

Envejecer en casa es bueno para la salud

La autora pone el foco en la necesidad de corregir estos problemas para garantizar una vejez autónoma y de calidad, así como integrada en la sociedad, lo cual pasa por cubrir las necesidades básicas en las viviendas.

Como señala el informe, el 96’4% de las personas mayores decide permanecer en su vivienda durante la vejez, frente al 3’6% que vive en residencias o instituciones de otro tipo. La evidencia disponible, recuerda el artículo, muestra que envejecer en casa beneficia la salud y el bienestar de los mayores, siempre que la vivienda favorezca un envejecimiento de calidad y no exponga a los mayores a situaciones de vulnerabilidad.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información