Menú Buscar
Primeras planas

La soledad de Sánchez y el dilema de Casado

Moncloa cree que el líder del PP no se cargará el estado de alarma y busca el consuelo más estético que decisivo del PNV. Una encuesta de La Razón predice que el PSOE pierde 800.000 votos

16 min

Semana de alta tensión política. Los socios nacionalistas de Pedro Sánchez ya han anunciado que no darán sustento a una nueva prórroga del estado de alarma y que salta el sol por Antequera. La perspectiva de un desconfinamiento masivo a partir del 11 de mayo provoca sudores fríos en Moncloa. Queda el PP del joven Casado, pero el líder de la formación conservadora está sujeto a fuertes presiones para que se abstenga o incluso vote que no a la propuesta de Sánchez.

La delicada situación no es óbice para que Sánchez se mantenga en sus trece, reacio a negociar. Hoy está prevista una llamada del presidente al jefe de la oposición, pero no se espera gran cosa de unas conversaciones que tienen menos sustancia que los intercambios de palabras en un ascensor. Para Sánchez, no hay más salida que la del estado de alarma mientras que Casado exige un plan B y los nacionalistas, el retorno de las competencias que dicen que les han quitado. Y en caso catalán, cuatro mil millones de euros a fondo perdido, libres de polvo y paja.

Noticia de 'El Confidencial' del 4 de mayo del 2020
Noticia de 'El Confidencial' del 4 de mayo del 2020

La situación es algo más que compleja, según constata Fernando Garea en El Confidencial: "El PP tiene casi en sus manos al Gobierno, porque tiene la posibilidad de rechazar el mismo miércoles en el pleno del Congreso el decreto de prórroga del estado de alarma. Pedro Sánchez podría perder esa votación y quedar en una situación muy complicada, de debilidad extrema. Casado tiene la opción de sucumbir a la tentación de darle el enorme bofetón político a Sánchez que tanto ansía desde hace tiempo. El problema es que esa circunstancia conduciría, a su vez, a una crisis institucional en plena lucha contra la pandemia y en el inicio de una tragedia económica y social. No sería bueno ni para Casado".

En cuanto al presidente del Gobierno, Garea escribe párrafos después que "Sánchez es más dado a la táctica que a la estrategia, busca salidas de corto plazo que le permitan ponerse delante unos días y luego las va abandonando sucesivamente una vez las ha utilizado. Lo hizo con el gran acuerdo de reconstrucción, lo hizo con el lenguaje bélico, lo hace con la nueva normalidad y ahora con esa especie de trampa que viene a ser: o me apoyan la prórroga del estado de alarma o serán responsables de que no se pueda combatir la pandemia, de que miles de ciudadanos se queden sin ingresos y de que no haya créditos ICO. Esas medidas pueden ligarse a plazos concretos y no al estado de alarma, pero Sánchez lo ha lanzado como movimiento táctico cuatro días antes de la votación del Congreso y sirve para atrapar al PP y también a PNV y ERC, con el añadido para estos dos partidos de decirles de forma implícita: elegid, la alternativa es Casado y Abascal. El famoso “no hay plan B” consiste en eso, en una especie de “asumid las consecuencias si no me apoyáis”. Cada votación para el presidente del Gobierno es vital, casi una cuestión de confianza".

Precisamente una cuestión de confianza es lo que estaría barajando José Luis Ábalos, según apunta Casimiro García Abadillo en El Independiente: "Fue el secretario de Organización el que planteó un nuevo escenario para romper esa sensación de aislamiento. Ábalos dijo en esa reunión de la permanente de la Comisión Ejecutiva del PSOE que había que plantearse muy en serio la posibilidad de plantear una cuestión de confianza. Lo que serviría para poner a los socios del gobierno entre la espada y la pared. Sería una forma de reafirmar que la mayoría parlamentaria que sustenta al Gobierno sigue siendo sólida. (...) La cuestión de confianza es una herramienta para reforzar al Gobierno y estaría justificada ante una situación como esta, imprevista y grave. A Sánchez le bastaría tener los votos de la moción de censura, ya que la confianza se gana por mayoría simple".

Sigue la nota: "Si pierde, el presidente estaría forzado a dimitir (artículo 114 de la Constitución) y sería necesario nombrar un presidente en funciones. Ese es realmente el plan B que Sánchez tiene en mente y que negó tener en su comparecencia televisada del pasado sábado. Si el PP no vota la prórroga del estado de alarma y los nacionalistas remolonean, el presidente tiene en su mano un arma secreta, una herramienta constitucional que ya utilizaron Adolfo Suárez (1980) y Felipe González (1990). Ambos ganaron".

En medio de este carajal que en El País se define como una "tormenta perfecta", al Gobierno le quedaría el comodín del PNV, apunta Carlos E. Cué en dicho diario: "Si el Gobierno se quedara solo en la votación del miércoles, aunque saliera el decreto gracias a las abstenciones, el Ejecutivo se mostraría muy débil ante el mundo político y económico. La oposición trata de sacar partido de lo que el PSOE admite como una tormenta perfecta. La política española es un juego complejo en el que desde hace muchos años todos los caminos conducen al mismo lugar: Sabin Etxea, un edificio imponente en el centro de Bilbao, moderno, con amplias cristaleras oscuras, donde toma sus grandes decisiones el Euskadi Buru Batzar, la dirección del PNV".

Continúa el texto líneas después: "Los contactos en los últimos días han sido intensos, admiten fuentes del Ejecutivo y del PNV. Sobre todo entre Carmen Calvo y Andoni Ortuzar, presidente del EBB. También Aitor Esteban, portavoz del PNV, y Adriana Lastra, del PSOE, están haciendo su habitual trabajo discreto de tender puentes. Se negocia en estas horas alrededor de una fórmula de 'cogobernanza' que dé más autonomía a las comunidades para el desconfinamiento. El voto del PNV no tiene por qué ser decisivo numéricamente —el Ejecutivo está convencido de que el PP no se atreverá a votar en contra de un decreto de alarma porque eso supondría aceptar que la gente pueda salir libremente de sus casas y moverse por todo el país, señalan en La Moncloa— pero sí políticamente".

Portada de 'La Razón' del 4 de mayo de 2020
Portada de 'La Razón' del 4 de mayo de 2020

 

En este contexto, La Razón sirve una encuesta en la que se asegura que "Sánchez pierde casi 800.000 votos en la crisis del Covid-19" y que "el PP es el partido que más crece a costa de CS y Vox pero la derecha sigue sin sumar. Podemos no sufre el desgaste de la gestión de Gobierno que solo pasa factura al PSOE". Los resultados del sondeo son los siguientes: PSOE, 112-114, 26,3% (120); PP, 92-94, 23,2% (89); Vox, 51-53, 15,4% (52); Unidas Podemos, 33-35, 13% (35); Ciudadanos, 8-9, 6,2% (10); ERC, 12-13, 3,5% (13); JxCat, 9-10, 2.7% (8); PNV, 6, 16% (6); Bildu, 5, 1,1% (5); Otros, 9-11, 4.6% (12).

Carmen Morodo firma el análisis: "El partido de Pablo Casado mejora en 2,4 puntos, y la base de ese crecimiento es el voto que recibe de los otros dos partidos con los que comparte espacio electoral, de Ciudadanos (Cs) y de Vox. Parece que la crisis sanitaria de primer nivel está siendo mucho más eficaz que la amenaza para la unidad de España y demás advertencias con las que el PP ha intentado activar el voto útil a su favor en los últimos años".

Continúa el texto: "El Gobierno de Sánchez podría ser el segundo Gobierno socialista arrasado por una gran recesión. Y la economía, como ya ocurrió en 2008, ser el factor que desencadene un cambio de gobierno. Según la última fotografía electoral de NC Report, los partidos del centro derecha sumarían hoy, de haber elecciones, el 45 por ciento de los votos, y entre 158 y 163 escaños, mientras que el bloque del centro izquierda representa el 41 por ciento y entre 147 y 149 escaños. Con respecto a las últimas elecciones generales, la izquierda retrocede 2,2 puntos y entre 9 y 11 escaños. Mientras que la derecha sube 2,1 puntos y entre 5 y 10 escaños".

Pandemia. Continúan las cifras de mortalidad a la baja. Las perspectivas de los epidemiólogos son positivas. Consideran que el rebrote será inevitable, pero de menor intensidad. De la pieza de Carlos Novo en La Vanguardia: "Ahora que la pandemia de la Covid -19 comienza a estar en España claramente a la baja, los expertos ponen ya la mirada en el horizonte inmediato y en cómo evitar que un posible rebrote en octubre vuelva a poner al sistema sanitario al borde del colapso. Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ve dicho rebrote poco menos que inevitable. 'Hay muchas probabilidades de sufrirlo el próximo otoño y tenemos que estar preparados para que en esa segunda onda el impacto sea mucho menor. Los mecanismos de control y riesgo van a hacer que nuestro sistema resista, yo así lo espero', aseguró ayer en su comparecencia".

Mientras tanto crecen las voces que sustentan la teoría de que el virus nació en un laboratorio y no en el mercado húmedo de Wuhan. Sea como fuere, las autoridades de la dictadura china han decidido poner coto a la venta de animales vivos en los mercados. Lo cuenta el corresponsal del ABC Pablo M. Díez: "En China, cuya imagen ha quedado muy dañada por la catástrofe global que está provocando la pandemia, las autoridades han prohibido ya el comercio y consumo de especies salvajes, cerrando 20.000 granjas donde se criaban puercoespines, avestruces y pavos reales y deteniendo a 2.000 personas. Fronteriza con Hong Kong, la ciudad de Shenzhen también ilegalizó el mes pasado la carne de perro y gato, que se come tanto en este país como en otros de Asia. Debido a su arraigo en la cultura popular, no será fácil aplicar dichas restricciones en China, donde incluso se celebra un festival gastronómico canino en Yulin, Vietnam y las dos Coreas. De hecho, este corresponsal probó la carne de perro en una de sus primeras visitas a Pyongyang, allá por 2007, y también en Chongqing, megalópolis al suroeste de China ribereña del Yangtsé".

Sigue la nota: "Con estas nuevas normas, y tras el control de la epidemia, en Wuhan ya vuelve a funcionar su mayor 'mercado húmedo': Baishazhou. Con más de 3.600 puestos, en su gigantesco recinto se vende de todo para alimentar a esta ciudad de once millones de habitantes. Pero lo único que se encuentra vivo son los peces del Yangtsé y los populares cangrejos de río, que hacen las delicias de los locales". 

Cataluña. Gran conmoción porque Cristina Puig comparó la Generalitat con una gestoría en la entrevista a Torra del último FAQS Preguntes Freqüents  de TV3. En El Nacional, Jokin Buesa aborda el sacrosanto expediente y escribe: "La conductora feia èmfasi en el menyspreu del gabinet de Pedro Sánchez envers totes les propostes, precs i idees que sorgeixen des de la Generalitat de Catalunya, rebutjades sistemàticament només pel seu origen. (...) Sota aquesta premissa, Puig li demanava al MHP: 'sense competències, sense poder de decisió, President: vostè està presidint una gestoria? Catalunya s'ha convertit en això?'".

Continúa: "El terme 'gestoria' no ha agradat gens ni mica. I el primer sorprès va ser el mateix Torra, que lamentava la paraula: 'em sap greu que utilitzi aquesta expressió. Jo m'estimo les institucions del país'. Puig intentava reconduir la situació: 'no, no, jo també. Ho poso entre cometes'. El mal, però, ja estava fet, i les xarxes treien fum. I una de les que van demostrar públicament la seva indignació va ser Betona Comín, germana del Conseller exiliat i activista pels dret civils: "és una falta de respecte vergonyosa tant al president com a la Generalitat de Catalunya." L'estirada d'orelles va fer mal a la presentadora, que li responia ofesa: 'No mereixo aquest tuit i ho saps'. L'enrenou ha estat notable".

4 de mayo, santoral: Antonina de Nicea, Curcódomo diácono, Godofredo de Hildesheim, Florián y Pelagia, virgen y mártir.