Menú Buscar
Primeras planas

Meses duros, confinamiento nocturno y bronca política

Todo dispuesto para el toque de queda, previa declaración del estado de alarma. Sánchez augura unos "meses duros". Gobierno y PP, una partida de ajedrez con el coronavirus

19 min

En Cataluña el toque de queda será entre las 23:00 y las 06:00. En Madrid, de 00:00 a 06:00. Si prospera la medida, el consejero de Empresa, Ramon Tremosa, tiene previsto permitir la reapertura de bares y restaurantes. ¿Razones? Las mismas que condujeron a la bajada de persianas, los dídimos administrativos. El virus avanza descontrolado. Todo lo ocurrido desde febrero a mayo no ha servido de nada. Ni rastreadores ni pruebas suficientes. Y el sistema sanitario, prendido con alfileres y al albur de la buena voluntad y la humanidad de médicos, enfermeras, auxiliares y personal subalterno (administrativos, cocineros, lavandería...).

Afrontamos la ola con cifras de récord. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reconoció ayer que se han producido más de tres millones de contagios desde que comenzó la epidemia. El cálculo sobre los muertos está ya más cerca de los sesenta que de los cincuenta mil. En ese contexto, Sánchez recurre de nuevo al cañón Berta, sus comparecencias televisivas "sangre, sudor y lágrimas" style. "Vienen meses muy duros", anunció a la nación. En un alarde de vivacidad les ha dicho a sus ministros que estén localizables el fin de semana por si hay que declarar el estado de alarma que faculte los toques de queda que solicitan las comunidades.

De la pieza de Iván Gil e Isabel Morillo en El Confidencial: "Todo está preparado para que Pedro Sánchez convoque de forma extraordinaria el Consejo de Ministros, probablemente el domingo, para volver a decretar un estado de alarma limitado, de momento, a restringir los movimientos en todo el país. Un 'toque de queda' que ya existe en Francia, Bélgica, Italia o Reino Unido, con cifras menos graves que en España. Hay prisa ahora, explican desde el Gobierno, para evitar más "desconcierto" entre los ciudadanos e impedir la entrada en vigor el lunes de las restricciones de movilidad aprobadas en Madrid".

Sigue el texto: "Así al menos lo espera la mayor parte de su gabinete, después de que hayan recibido aviso de que estén disponibles el fin de semana. El lunes, Sánchez preside la Conferencia de Presidentes en el Senado, con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen como invitada. El Gobierno cuenta con el apoyo de las comunidades gobernadas por el PSOE, que han pedido el estado de alarma, y con Euskadi y Cataluña, además de Cs. Este rosario de peticiones forzado por el presidente refuerza sus posiciones. Sánchez tiene ya garantizados los votos para prorrogar la alarma dentro de quince días en el Congreso pero tendrá al PP de nuevo enfrente, si nada cambia en las próximas horas ante la gravedad de los datos de la pandemia. Los barones 'populares', incluso aquellos que sí habían expresado públicamente su respaldo a un estado de alarma igual para todo el país, siguen sin dar el paso de pedir a Sánchez que actúe. Aseguran que es el presidente el que debe de tomar el mando y cumplir con sus funciones. Todo apunta a que hay una estrategia coordinada por Génova y Pablo Casado, que acusan a Sánchez de ponerse de perfil y exigen una reforma legal, que va tarde, para dar cobertura sin esa fórmula excepcional de la alarma. Madrid marca, sin duda, el paso del PP".

Es decir, la política como palo en la rueda. En El Mundo no pierden ocasión de atizar a Sánchez y reprocharle la improvisación. Escribe Marisa Cruz: "El modelo alemán. Eso es lo que reclaman las comunidades autónomas, cuando la segunda ola de la pandemia inunda España. Un modelo en el que el Gobierno central abre un paraguas jurídico general que ampara las medidas restrictivas que adopta cada territorio en función de su situación sanitaria. En España, ni paraguas ni hoja de ruta ni leyes ordinarias capaces de allanar el camino a la toma de decisiones difíciles pero necesarias. Sólo caos y confusión mientras Pedro Sánchez carga sobre los ciudadanos, sobre su «espíritu de equipo», su «disciplina y moral de victoria», y sobre cada una de las autonomías, la responsabilidad de frenar el avance del virus. No hay mecanismo que coordine, no hay un plan marco frente a la pandemia más allá de los indicadores, hasta ahora cambiantes, del ministro de Sanidad, Salvador Illa, y... el estado de alarma. Los ciudadanos viven al son de las normas que cada día les depara y que, al siguiente, previsiblemente serán distintas. Y el virus avanza en su ecosistema favorito: el descontrol".

Portada de 'El Mundo' del sábado 24 de octubre de 2020 / KIOSKO.NET

 

Portada de 'El Mundo' del sábado 24 de octubre de 2020 / KIOSKO.NET

En Abc apuntan que los confinamientos nocturos podrían reducir el 30% de los brotes. Es una pieza de Isabel Miranda y Anna Cabeza: "«Te prometo que a unas copas con 18 personas no vuelvo nunca». Lo dice Pedro, 18 años, madrileño y en cuarentena por dar positivo en Covid. El sábado 10 de octubre, recién estrenado el segundo estado de alarma en la capital, el grupo de amigos aprovechó una casa sin padres para reunirse. Allí se apiñaron, en un pequeño salón, los 18 jóvenes, desde las 22.30 horas hasta las 5 de la madrugada, sin guardar ninguna medida de seguridad: ni mascarillas, ni distancia, ni ventilación, ni horarios. Sí hubo alcohol y un breve espejismo de lo que debía ser la mayoría de edad antes de la pandemia. La diferencia está en que hoy 7 están infectados. «En ese salón era todo Covid», reconoce Pedro. En realidad, no se llama Pedro, pero el joven pide cambiar su nombre: sus padres no sospechan ni cómo ni dónde se infectó. Igual que los del resto de sus compañeros".

Continúa la pieza: "No son los únicos en España en esta situación. Aunque el Ministerio de Sanidad no publica datos de cuántos contagios son «nocturnos», sí se sabe que el ámbito en el que se ha producido esta semana el mayor número de brotes continúa siendo el social. En concreto, suponen el 29,8% de los brotes y el 26,9% de los casos de todos los registrados. Y solo en reuniones familiares y de amigos, esta semana se han detectado 338 brotes con 2.060 contagiados, por encima de los 193 brotes y 1.263 casos de hace tan solo una semana. Por ello, en palabras del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón: «Limitar la movilidad nocturna podría favorecer mucho el control de la transmisión porque ahí están los focos más importantes»".

Portada de 'Abc' del sábado 24 de octubre de 2020 / KIOSKO.NET

 

Portada de 'Abc' del sábado 24 de octubre de 2020 / KIOSKO.NET

Mientras tanto y en Cataluña, Josep Maria Argimon, el rostro científico contra la pandemia, ha sido ingresado por coronavirs y el médico Oriol Mitjà se ha convertido en el azote de Alba Vergès, a quien vapulea siempre que lo ponen un micrófono por delante. Del e-notícies: "La consellera de Salut, Alba Vergés, no ha desmentit la denúncia que va fer ahir l'infectòleg de l'Hospital Germans Trias i Pujol, Oriol Mitjà, sobre la gestió de les residències en una entrevista a El matí de Catalunya Ràdio. Mitjà va assegurar que "es va endarrerir quasi catorze dies una mesura urgent per testejar els avis. Si vostè compta 100 avis morts per dia, catorze dies d'endarreriment no és justificable"."La ciutadania no es mereix això i crec que no hem d'entrar en polèmiques en aquests temes", ha contestat Vergés".

Otras noticias. El proceso y los Mossos. Gemma Liñán entrevista a Olga Tubau, la abogada de Trapero, en El Nacional. Sostiene la letrada que la sentencia es prácticamente irrevocable, aunque quepa recurso. Ahí van las preguntas y respuestas de mayor fuste:

Pregunta: La absolución es lo que queríais, sin embargo, ¿es lo que esperabais?
Respuesta: Me planteé desde que asumí esta defensa, a finales de octubre del 2017, que la única sentencia que se podía dictar era absolutoria y, después de analizar la realidad de los hechos, siempre he pensado que esta sentencia absolutoria la podía dictar la Audiencia Nacional. Sí, me lo esperaba.
P: ¿A pesar del contexto político y viendo lo que ha pasado con el resto de procesos judiciales relacionados con el procés?
R: Yo confiaba y sigo confiando en los tribunales, y respecto a este he confiado porque nos dejaron realmente defendernos con la plenitud del ejercicio del derecho a defensa, aceptando toda la prueba propuesta, siendo muy tolerantes y muy respetuosos en los interrogatorios, el contenido de los informes sin ninguna limitación temporal... Esto también te pone en una situación de un cierto confort y, como mínimo, si este tribunal también quiere escuchar la prueba de la defensa, piensas que, si hace una valoración razonable, tienes muchas probabilidades de que haya una sentencia absolutoria. Llegar a juicio y decir "no hay nada que hacer", yo no lo he sentido nunca. Creo que no podría ir a un juicio pensando que el trabajo y el esfuerzo de todos los testigos no servirá de nada.

P: ¿Puede prosperar el recurso de la Fiscalía si lo llega a presentar?
R: Aquí la Fiscalía estará estudiando la sentencia para finalmente decidir si puede articular un recurso que tenga alguna prosperabilidad. No sé si finalmente tomará la decisión de recurrir o no. Si recurre, con la ley de enjuiciamiento criminal en la mano, que recoge una doctrina del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos en materia de recursos contra sentencias absolutorias, el filtro para poder poner un recurso de apelación en estos casos es muy estrecho. Aquí sólo podrá revocarse una sentencia absolutoria si la valoración de la prueba que ha hecho el tribunal que ha absuelto es absolutamente irracional, irrazonable, caprichosa y arbitraria. O bien, si ha dejado de valorar alguna prueba que podría ser incriminatoria y que por sí sola desvirtuaría la valoración final que lo ha llevado a la sentencia absolutoria. A la vista del contenido de la sentencia, que es una sentencia extraordinariamente minuciosa, precisa, motivada. Y a la vista de la exposición que hace de lo que ha sido el ejercicio intelectual de valoración de la prueba, yo sinceramente creo que esta sentencia es irrevocable.

Más entrevistas. El consejero de Interior, Miquel Sàmper, comparece en Vilaweb interrogado por Assumpció Maresma y Vicent Partal. El consejero cuestiona la existencia de los antidisturbios del cuerpo. Ahí van las cuestiones y contestaciones alusivas:

—Però tots hem vist la Brimo no respectar aquests drets fonamentals dels que parleu fa poc: control de fotògrafs en situacions en què no es posava en perill la seguretat i que tenien actituds clarament provocatives. Això ha passat i tots en tenim testimonis. S’han propiciat situacions de tensió que no calien.
—Fa dues setmanes hi va haver un incident a Terrassa, al meu municipi. Hi va haver una fotoperiodista que va fer pública una actuació que podia ser arbitrària i, en aquest cas, no era la Brimo. Quan ho vaig saber vaig demanar que es fes una investigació interna. Quan tingui el resultat procedirem en conseqüència. Per tant, qualsevol actuació que se’n vagi de la forma correcta d’actuar, mentre jo sigui conseller d’Interior, us asseguro que intentarem corregir-la.
—Com?
—Internament, per descomptat, sense cap mena de por de fer-ho públic i mostrant-ho de manera transparent. Això ja es fa. No podem créixer en qualitat si no som capaços de detectar quins són els errors i els modifiquem. Per exemple, en la fase inicial, els Mossos d’Esquadra van a l’Escola de Seguretat Pública de Catalunya. Hi són nou mesos i fan una formació concreta. Jo tinc molt clar que encara que ara ja hi ha assignatures de drets humans, això s’ha d’incrementar. Si una cosa tinc clara, amb aquest mes i mig que fa que sóc conseller, és que la qüestió de l’ordre públic a Catalunya és molt diferent a Catalunya de la resta de l’estat. Això és un axioma. Aquí, per la nostra història particular, hem rebut físicament, hem rebut jurídicament. Som un poble que no interpreta l’ordre públic com l’interpreten en altres llocs de l’estat espanyol. Els que tenim una certa edat quan es parla d’ordre públic ens vénen al cap els grisos i el que feien. El nostre cervell està lesionat per una història que no ens agrada. Per tant, tinc molt clar que la millora va per aquí. Hi ha gent que diu s’ha de resoldre la Brimo...
—Us heu avançat. Era la pregunta següent. S’ha de dissoldre la Brimo?
—Com que ja veig per on aneu m’anticipo. A qualsevol país modern l’ordre públic és un servei, i Catalunya l’ha de prestar com qualsevol altre país. Que la Brimo pot millorar? Segur que sí, però també els ARRO, els mossos de mediació, que és un dels serveis més valorats i també els hem d’ampliar. En mediació tenim poquíssims efectius i s’han de duplicar o triplicar. I s’ha de fer una bona feina terapèutica prèvia per a evitar l’aldarull. Vull pensar que tothom vol manifestar-se en pau i llibertat i això vol dir que ho hem de poder fer tots. L’Onze de Setembre d’enguany, a l’Arc de Triomf, hi va haver un judici molt dur contra la monarquia. No passa res, llibertat d’expressió. Cremen la figura del rei i no passa res, llibertat d’expressió. Però a mi, a aquesta manifestació, m’agradaria anar-hi amb les meves filles petites.
—Què voleu dir?
—Doncs que prèviament, al migdia, hi va haver identificacions preventives, que tampoc agraden a la gent perquè hi ha un marge d’error. Aquell dia, però, es va aconseguir treure de les motxilles més d’onze ganivets, material incendiari (aquelles pastilles d’encendre les barbacoes i esperit de vi). Vam evitar que la capçalera violenta impedís que jo hi fos amb les meves filles. Aquest és el dret de manifestació tal com jo l’interpreto. Que el límit el posi el Tribunal de Drets Humans. I que a la capçalera diguin el que vulguin, o insultin o cridin, però no fent coses que puguin malmetre que la gran majoria pugui fer el que vol. De les 610 manifestacions d’aquell dia, nosaltres sabíem que només deu persones eren capaces d’exercir violència. Hem preservat el dret a la manifestació dels 600. Ara, de teràpia de millora, n’hi ha molta a fer, com a tot arreu.

24 de octubre, santoral: Antonio Maria Claret, Aretas y compañeros, Fromundo de Coutances, José Baldo, Martín de Vertou, Proclo de Constantinopla y Senoco de Tours.