Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Quim Torra, expresidente de la Generalitat / EP

Torra critica la condena a Vivet, al que su Govern acusó de atentado contra la autoridad

El 'expresident' muestra su "frustración" por el fallo de cinco años de cárcel para el joven independentista

4 min

El expresidente catalán Quim Torra ha expresado este domingo su "frustración" y "decepción" por la condena a cinco años de cárcel al joven independentista Marcel Vivet, en una causa en la que el Govern que él lideraba mantuvo su acusación por atentado a la autoridad.

En un escrito en su página web, Torra comienza diciendo: "Me he abstenido de mostrar mi solidaridad hacia Marcel Vivet a través de un tuit, básicamente, por respeto a él".

Torra critica la condena a Vivet

Tras admitir su "frustración" y "decepción" por este caso, sentenciado con Pere Aragonès ya como jefe del Ejecutivo, pero que comenzó cuando era él quien presidía la Generalitat, Torra explica que la condena "es resultado de este compromiso de ofrecer cobertura y asistencia legal a cualquier trabajador que crea que ha sido afectado en el ejercicio de su trabajo".

"Esta situación fue una de las preocupaciones más grandes y dolorosas mientras fui presidente. Y así lo hice saber a los responsables de gestionar esta asistencia jurídica con el objetivo de ser muy, muy estrictos en los casos que se produjeran", relata.

Agresión a un mosso

Así, Torra defiende que "solo se preste esa asistencia legal cuando se puedan demostrar los hechos denunciados con una agresión física a un agente de los Mossos, un bombero, un sanitario, un maestro o cualquier trabajador de la Generalitat". No "casos de acusaciones sin base ni de persecuciones colectivas por el simple ejercicio del derecho de manifestación o de protesta", añade.

Señala que así lo expresó cuando fue president, y ataca a la fiscalía y a los tribunales por el "uso" que hacen de estos casos, según él. Acto seguido aprovecha para reinvindicar la independencia: "Mientras dependamos de la arquitectura legal e institucional de España, los independentistas y los demócratas estamos condenados a vivir en una contradicción frustrante", lamenta.

La independencia como excusa

El expresident aprovecha la misiva para defender que "tan solo un gesto de desobediencia colectiva y sostenida evitará que se vayan produciendo desobediencias individuales con altos sacrificios personales".

Y alerta: "Pronto tendremos nuevas pruebas que nos plantan en los morros la represión que no se detiene mientras aquí nos tragamos una mesa de diálogo que no resolverá nada y bailamos al son del establishment que quiere 'normalizar' la situación, es decir, que nos quedemos mudos y obedientes en la jaula constitucional".

Acusación contra detenidos en manifestaciones violentas

El caso de Vivet ya levantó la polémica hace meses porque la Generalitat decidió mantener sus cargos a pesar de que el entonces conseller de Interior, Miquel Sàmper (JxCat), había anunciado que ultimaba un acuerdo para dejar de ejercer la acusación contra detenidos en manifestaciones violentas, un compromiso aún no concretado.

Sin embargo, esta reciente condena ha llevado a los grupos parlamentarios de ERC y JxCat, además de a los comunes, a suscribir una declaración en el Parlament, impulsada por la CUP, en la que se insta al Govern a "retirarse como acusación particular de todas las causas abiertas por el ejercicio del derecho a la libre manifestación" como las que se derivan del procés.