Menú Buscar
Dos operarios retiran la simbología independentista del Palau de la Generalitat. Emocionales / EFE

Quim Torra quita los lazos 'indepes' de la fachada de la Generalitat

El presidente presentará un recurso contencioso-administrativo contra la JEC para que se suspenda la decisión y denunciará al organismo estatal por "prevaricación"

22.03.2019 12:36 h.
4 min

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha retirado la pancarta con el lazo blanco del balcón del Palau de la Generalitat que había colocado para intentar burlar la obligación de quitar la simbología independentista de los edificios públicos. No ha hecho falta la intervención de los Mossos d'Esquadra para hacer cumplir la orden de la Junta Electoral Central (JEC), que marcaba como fecha límite las 15:00h de este viernes. 

La JEC había ordenado la retirada de los lazos amarillos durante el periodo electoral para mantener la neutralidad del espacio público. El independentismo había colocado en su lugar un lazo blanco con una línea roja por encima con el objetivo de sortear esa orden y denunciar la falta de "libertad de expresión". Se ha retirado también el famoso cartel de la máscara blanca con la boca tachada en rojo, que creó la compañía de teatro Els Joglars, ​que colgaba de una de las ventanas contiguas. 

Cruce judicial

Torra no está dispuesto a rendirse y ha anunciado que presentará un recurso contencioso-administrativo contra la JEC. Además, distintos medios aseguran que el titular de la plaza Sant Jaume demandará la semana que viene al organismo electoral por prevaricación, dada la "arbitrariedad" en la toma de sus decisiones. 

La JEC, por su parte, ya había recurrido el incumplimiento de Torra por si se hubiera podido cometer algún delito electoral, puesto que consideró que el presidente tenía "voluntad de desobedecer" el primer requerimiento que emitió este órgano estatal. Por ello, el Junta elevó el caso a la Fiscalía Superior del Estado el pasado jueves "por la responsabilidad penal en que haya podido incurrir". 

Los Mossos

El gobierno de la Generalitat había acordado que cada conselleria tenía vía libre para decidir cómo gestionaba los símbolos independentistas que colgaban de sus ventanas y fachadas. No obstante, ejecutivo catalán temía que la negativa de retirar los lazos diera imágenes de los Mossos d'Esquadra quitándolos, y más después del controvertido papel de la policía catalana durante el el referéndum ilegal del 1-O. Hasta la decisión de Quim Torra, solo el vicepresidente y consejero de Economía, Pere Aragonès, había acatado la decisión de la JEC

Fue Ciudadanos quien inició todo este proceso, puesto que presentó ante la JEC un recurso por considerar que la presencia de lazos amarillos, esteladas y demás simbología independentista (como las caras de políticos presos que son candidatos) podía romper "la neutralidad del espacio público". De la misma forma, el portavoz del PP en ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, hizo lo mismo en la Junta Electoral de Zona de Barcelona. En ese caso, el órgano regulador municipal dio 12 horas a Ada Colau para que quitase el cartel con el símbolo amarillo de los encarcelados que colgaba del balcón del consistorio. 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información