Menú Buscar
Ramon Tremosa (i) toma posesión como consejero de Empresa del Govern ante el expresidente Quim Torra (d) ante la mirada de Pere Aragonès / EFE

La estrategia trumpista de Puigdemont: caos para que ERC pague el precio

Las filtraciones de información sensible sobre el Covid, atribuidas a Tremosa, responden a un plan calculado de Waterloo; ayuntamientos, patronales y sindicatos, al límite

6 min

Lejos de ser una filtración casual, y mucho menos un fallo en la cadena de control de la información, la publicación prematura de las medidas anti-Covid responde a una estrategia calculada de Carles Puigdemont. “En Waterloo llegaron a la conclusión de que si se genera caos y sensación de descontrol, quien paga un precio mayor es ERC y Pere Aragonès”, explican a Crónica Global fuentes soberanistas.

Dicho de otra manera, la decisión de los consejeros republicanos de plantar la reunión del Govern donde se tenían que aprobar las nuevas medidas es el resultado de una filtración, atribuible a la consejería de Empresa, cuyo titular es Ramon Tremosa (JxCat), forma parte de la estrategia partidista del fugado. Consistente en utilizar la Generalitat con fines preelectorales. Esto es, poner contra las cuerdas la gestión del presidente en funciones, Aragonès.

 

 

Filtraciones sobre las medidas antiCovid responderían a una estrategia de Puigdemont / CG

Espiral de desconcierto

“Quieren filtrarlo todo de forma continua para generar una espiral de desconcierto y desconfianza, buscan generar una mala imagen del Govern", indican los mismos interlocutores: "Es una estrategia trumpista”. 

Ramón Tremosa, consejero de Empresa del Govern de la Generalitat / EP
Ramon Tremosa, consejero de Empresa del Govern de la Generalitat / EP

La semana pasada, Tremosa ya hizo llegar a la prensa un plan favorable a reabrir las terrazas de los bares al 50% para servir comidas, a sabiendas de que era contrario a la posición de la consejería de Salud, dirigida por ERC. Ya entonces, Aragonès advirtió de que "el Govern comunica las decisiones adoptadas tras consensuarlas en el seno del Consejo Ejecutivo y habiendo evaluado el impacto sanitario, económico y social. Abrir debates a través de los medios sobre qué hará o dejará de hacer el Govern solo genera confusión". Aunque parece que su mensaje cayó en saco roto. 

Baile de datos

ERC era muy consciente de que, tras la inhabilitación de Quim Torra y a la espera de las elecciones del 14 de febrero, JxCat no facilitaría las cosas a los republicanos, quienes consideran que utilizar la lucha contra el Covid supone un vuelta de tuerca en esa rivalidad. Una irresponsabilidad.

De hecho, ese baile de datos no confirmados sobre la desescalada ha colocado a ayuntamientos, agentes económicos y sociales al límite. Los consistorios, que son la administración que debe ejecutar esas medidas, no esconden su malestar ante los bandazos del Govern que “ni siquiera se atreve a dar la cara y manda a técnicos”, aseguran fuentes municipalistas.

Malestar en patronales y sindicatos

Un malestar extensivo a patronales y sindicatos, que ya han criticado en diversas ocasiones la toma de decisiones del Ejecutivo catalán de forma unilateral, sin consultar a los sectores afectados. No entienden que, en la Comunidad de Madrid, los bares y restaurantes hayan permanecido abiertos y tanto la curva de contagios como la presión de los hospitales hayan descendido a niveles similares que en Cataluña. Este martes, Pimec y Foment del Treball pidieron al Govern que tenga en cuenta los sectores más afectados por el cerrojazo a la hora de consensuar un plan de reapertura

El consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias del Govern, Chakir El Homrani / EP
El consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias del Govern, Chakir El Homrani / EP

Todavía está demasiado reciente, y así se ha demostrado en la sesión de control celebrada este miércoles en el Parlament, la caótica gestión de las ayudas a los autónomos, que ha provocado el cese de la cúpula del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, que también dirigen los republicanos. Un borrón en el historial de gestión de ERC. Precisamente, lo que quería evitar el partido.

Tensión entre socios

Todo ello tiene lugar a tres meses de la fecha electoral. Aunque, tras el enésimo enfrentamiento entre ERC y JxCat, hay quien duda de que la coalición se mantenga hasta el 14F. El día a día en Palau, explican altos funcionarios, es cada vez más tenso.

“En Palau no se ven preparativos para las elecciones, o al menos por parte de los afines de ERC", señalan fuentes próximas al Ejecutivo catalán. "Los de Junts siguen a la greña, creen que cuanto más divididos estén, mejor para ellos, aunque también tienen miedo de que también el Covid les pase factura”, sentencian. Todo ello, a poco más de tres meses para la celebración de los comicios autonómicos.

Destacadas en Crónica Política

Destacadas en Política