Menú Buscar
Manifestantes constitucionalistas en Barcelona durante una marcha el 12 de octubre / EFE

'Antiindepes' irán a Perpiñán a 'recibir' a Puigdemont

Activistas catalanes pro unidad de España se desplazarán a la ciudad francesa en una contraprotesta al acto del expresidente prófugo el 29 de febrero

6 min

Antiindependentistas están fletando los primeros buses para recibir a Carles Puigdemont en Peripiñán (Francia) el 29 de febrero. Activistas catalanes por la unidad de España se han empezado a organizar para protestar contra el acto del expresidente catalán prófugo de la Justicia en la ciudad gala. Ya están en contacto con la Gendarmería para organizar una contraprotesta al acto del autodenominado Consejo por la República en el Parque de las Exposiciones de la capital del departamento de Pirineos Orientales.

Así lo han explicado fuentes cercanas a la organización. "Se está moviendo gente de toda Cataluña. Del entorno de la Plataforma por Tabarnia --no ellos oficialmente--, de Catalanes por España, Timbaler del Bruc, de las brigadas quitalazos, partidos políticos y la llamada resistencia al nacionalismo catalán", han indicado. ¿Qué pretenden? "Subir a Perpiñán el 29 de febrero para darle caliu ("arropar", en catalán, en tono irónico) al huido, para que vea que aún nos acordamos de lo que hizo en 2017 pese a que ahora se cobije en Bélgica", explican. Dicho y hecho. Las voces consultadas señalan que "la voluntad es que todo sea legal y se produzca sin ningún tipo de incidente. Pero que no copen ellos, como siempre, el espacio público", han señalado.

"Autobuses de gente mayor"

De momento, los preparativos se llevan con suma discreción para evitar el boicot de los independentistas y los enfrentamientos con éstos, ya que el acto secesionista con Puigdemont en Perpiñán se prevé concurrido. "Ellos irán muchos, quizá miles, sí. Pero eso no nos debe asustar, ya que contaremos con permiso de la Gendarmería para expresar nuestras ideas en el espacio común, de todos", insisten. Los voluntarios se van apuntando poco a poco, pero con entusiasmo como es el caso del autocar fletado en una población metropolitana que lo llenará gente mayor. "Al estar jubilados, tienen más tiempo, les es más fácil", dicen.

¿No tienen miedo de enfrentamientos en la calle con independentistas o que haya algaradas? "Es que no es el objetivo. Lo que se persigue es participar en una jornada de protesta con las banderas de España, mostrando nuestras ideas de forma pacífica. En la calle, que es de todos, con permisos y con servicio de orden. Si esto no es posible en un país amigo y aliado como Francia, y el acto independentista sí, apaga y vámonos", se quejan. No debería haber problema para encontrar el espacio idóneo. El Parque de las Exposiciones, donde se congregarán Puigdemont y sus fieles, se encuentra a pocos centenares de metros del centro de esta ciudad del mediodía francés. Relativamente cerca del recinto ferial se ubica, por ejemplo, la Esplanade des Platanes, un parque público como el que buscan los antiindependentistas para su recibimiento.

El prófugo busca un baño de masas

La protesta antinacionalista trata de poner una nota de disenso en el baño de masas que busca darse el exjefe del Ejecutivo autonómico en Perpiñán. Puigdemont, flanqueado por los euroelectos también huidos Toni Comín y Clara Ponsatí, intervendrán ante las cerca de 50.000 personas que espera reunir el autodenominado Consejo por la República en la ciudad francesa. Para asegurar el lleno y evitar el pinchazo, la plataforma independentista de pago se está apoyando en la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que organiza autobuses desde distintos puntos de la región, tal y como han hecho los secesionistas anteriormente para organizar marchas en Bruselas (Bélgica), Madrid o Estrasburgo (Francia).

En este caso, además, se suman dos elementos que animan el imaginario nacionalista. Por un lado, el hecho de que Perpiñán sea la capital de lo que el soberanismo llama la Cataluña Norte, la parte sur del departamento de los Pirineos Orientales que parte del independentismo reclama como suya. Además de por el tic expansionista, el secesionismo llegará recalentado al macroevento de Francia por la proximidad del pleno de presupuestos en el Parlamento catalán. Tras esta sesión en la Cámara autonómica, el president Quim Torra anunciará la fecha exacta de las elecciones anticipadas, según prometió el pasado miércoles, 29 de enero. En estos comicios se librarán varias batallas. Los independentistas medirán sus fuerzas con el constitucionalismo, y entre sí en el postprocés, mientras que otras fuerzas de izquierda como el PSC y En Comú aspiran a desalojar a derecha de Junts per Catalunya del Govern.