Menú Buscar
La CUP pide "poner el foco" en la actuación de las policías contra el 1-O

La policía interrumpe un acto ilegal de la CUP en Vitoria

Los agentes suspenden el acto 40 minutos después del inicio en cumplimiento de una orden judicial

5 min

La policía ha interrumpido un acto ilegal de la CUP en Vitoria relacionado con el referéndum del 1 de octubre, en cumplimiento de una orden judicial. Los agentes se han personado en el centro cívico Aldabe —que depende del ayuntamiento— para cancelar la conferencia, en la que participaba la portavoz cupera Anna Gabriel, invitada por la plataforma vasca Ascatasunera, creada para apoyar el 1-O.

La organización ha comenzado el acto porque no tenía ninguna notificación judicial. Pero, 40 minutos después del inicio, la policía se ha persona en el lugar para comunicar la suspensión y ha dado diez minutos a los asistentes para que saliesen de las instalaciones municipales, poco después de que un juez decretase la cancelación del evento a instancias de la Delegación del Gobierno en el País Vasco.

Desalojo sin incidentes

El desalojo de la sala, abarrotada de personas, se ha producido sin incidentes. Pero entre gritos de independencia. Los asistentes, con Gabriel a la cabeza acompañada de parlamentarios y cargos públicos de EH Bildu, se han concentrado en una plaza cercana en la que han exhibido papeletas del referéndum ilegal del 1 de octubre.

La Delegación del Gobierno solicitó el jueves una “medida cautelarísima” para suspender la cesión del local municipal para “un acto de campaña electoral de promoción del referéndum ilegal del 1 de octubre.

La respuesta de Gabriel

El auto recuerda que el Tribunal Constitucional​ ha ordenado en una resolución “impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir” la suspensión de esa consulta independentista como a su juicio ocurre con la charla la diputada de la CUP. “Pueden ilegalizar un acto pero no van ilegalizar a todo un pueblo. El 1 de octubre votaremos”, ha exclamado Gabriel tras tachar de vergonzosa la suspensión de su conferencia.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV), ha explicado que el ayuntamiento ha tenido conocimiento de la resolución judicial una vez que el acto había comenzado y ha decidido entonces enviar a la Policía Local para hacer efectivo el auto. Pero el presidente del PP de Álava, Iñaki Oyarzábal, ha acusado al alcalde de “mirar para otro lado” al permitir la celebración porque podría haber actuado antes.

Prohibición "represiva"

Por su parte, la portavoz de EH Bildu en el consistorio, Miren Larrion, ha tachado de “represiva” la prohibición del acto y ha emplazado al PNV a aclarar si apuesta por “apoyar sin sonrojo” este tipo de actuaciones promovidas por el Gobierno central, recoge Efe.

También el concejal de Podemos Jorge Hinojal ha denunciado la “escalada de intolerancia, censuras y amenazas de sanciones que alcanzan la esencia de la democracia”, mientras que el coordinador de Ezker Anitza-IU en Álava, José Damián García-Moreno, ha denunciado que la suspensión es un hecho “muy grave” y ha acusado al PP de crear un “estado de excepción”.

Manifestación

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha afeado a los independentistas que se quejen de las decisiones de los tribunales al tiempo que ellos “silencian” a la oposición en la Cámara catalana.

Entre tanto, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, ha dicho tras la anulación del acto de la CUP que no va a solicitar la suspensión de la manifestación convocada para mañana en Bilbao por Gure Esku Dago al tratarse de un acto distinto al de Vitoria, donde había una cesión de un centro municipal para su celebración.