Menú Buscar
Santiago Abascal (Vox), Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (Cs) en la manifestación de Colón. Los tres competirán en las elecciones del 28A por el voto de la derecha / EFE

El pinchazo de Cs deja en el aire la mayoría de derechas en España

ERC ganaría las elecciones en Cataluña y el PDeCAT sacaría los peores resultados de su historia en unas generales

24.02.2019 10:17 h.
4 min

Las elecciones del 28A se perfilan como una convocatoria histórica para nuestra todavía joven democracia. Consolidada la desaparición del bipartidismo en España, aparece en tablero la irrupción de la extrema derecha de Vox. Se presentan dos bloques difusos que competirán por hacerse con el control del Palacio de la Moncloa: Uno de izquierdas con el PSOE y Podemos (con apoyo de nacionalistas e independentistas), y otro de derechas con PP, Cs y Vox. Esta última alianza tiene un problema, y es que los naranjas pinchan y evitan que Casado o Rivera puedan ser los futuros presidentes de España.

El partido más votado sería el PSOE, según la encuesta de Sigma Dos para El Mundo. Los socialistas conseguirían el 27,3% de las papeletas después de la convocatoria de los comicios. En escaños, eso se traduce en una horquilla que iría entre 110 y 114: entre 25 y 30 más que los que logró  Pedro Sánchez en 2016. Estos resultados superarían a los conseguidos por Alfredo Pérez Rubalcaba en 2011, cuando todavía existía el bipartidismo. Sánchez, además, se ha convertido en el líder mejor valorado y le ha quitado esta posición en el podio a Albert Rivera.

Segunda posición

El PP parece que aguanta, aunque con una desventaja del PSOE de 8 puntos porcentuales. Solo el 33% de los votos obtenidos en 2016 en Rajoy al frente se quedarían ahora con Pablo Casado. Los populares conseguirían en el Congreso 71-75 escaños, frente a los 137 que consiguió el expresidente cesado por la moción de censura. Además, parece ser tendencia consolidada puesto que cosecha resultados similares en otras encuestas publicadas por El Mundo

Ciudadanos le pisaría los talones a los de Pablo Casado. La formación naranja se quedaría con una horquilla entre 54 y 58 diputados. Crecen, pero menos de lo que esperaría Albert Rivera, de ahí la necesidad de apuntalar su candidatura con Inés Arrimadas. La líder del partido en Cataluña abandonará el Parlament para ir como número 2 por Barcelona

Efecto Vox

Vox se ha consolidado como opción política en el tablero. De hecho, si ahora se celebraran elecciones, los de Santiago Abascal serían cuarta fuerza con una horquilla de diputados de entre 44 a 46. Este partido ha sabido consolidar el voto de rechazo a la izquierda y a los independentistas, acusados por este perfil de votante de "cómplices". 

Podemos se hunde y quedaría por detrás de Vox. El Partido de Pablo Iglesias se quedaría con un resultado de entre 37 y 39 diputados. Sería el quinto grupo del Congreso y su bajada puede impedir que Pedro Sánchez pueda pactar con ellos para reeditar una mayoría entre socialistas, podemos y nacionalistas. 

PDeCAT se hunde

Esquerra Republicana ganaría las elecciones en Cataluña. Los republicanos conseguirían entre 12 y 14 diputados en el Congreso. Los del PDeCAT, sumidos en una sopa de siglas, pasarían a un paupérrimo resultado de entre 2 y 4 diputados. El PNV se mantendría e incluso conseguiría subir un diputado, con lo que pasaría de 5 a 6 representantes en la Cámara. 

La encuesta la ha realizado Sigma Dos para El Mundo. Se han entrevistado a mayores de 18 años en diferentes puntos de España. Se han realizado un total de 1200 entrevistas telefónicas con un márgen de error del +2,88% y con un nivel de confianza del 95,5%. Los datos se recogieron del 19 al 22 de febrero.