Menú Buscar
La excoordinadora general del PDeCAT Marta Pascal / EFE

Pascal deja el Senado por sus discrepancias con Puigdemont

La dirigente neoconvergente se había mostrado crítica en las últimas semanas sobre la deriva del PDeCAT y del independentismo del partido

5 min

La excoordinadora del PDeCAT Marta Pascal ha anunciado que abandonará el Senado tras las próximas dos sesiones previstas para esta semana. La dirigente se había mostrado crítica en las últimas semanas con la deriva del PDeCAT y del independentismo posconvergente y, en especial, del expresidente fugado Carles Puigdemont.

La todavía senadora reconoce, en una entrevista este lunes en TV3, que pese a que ella pensaba que sus diferencias de criterio con la deriva secesionista de la formación eran compatibles con su escaño en la Cámara Alta, ha decidido poner "punto final" a su trayectoria en Madrid. "He visto que se ve como una discrepancia y merma interna", lamenta, por lo que no puede dar voz al partido en el que va a seguir militando.

Reunión con Puigdemont

Pascal, que se reunió en Bruselas con Puigdemont el pasado jueves, evitó comunicárselo. Le dijo que "estaba dándole vueltas", sin confirmarle la decisión a la que ha llegado este fin de semana y que explicó el domingo al presidente del partido, David Bonvehí. Sí se lo ha anunciado por teléfono la mañana de este lunes al expresidente Artur Mas y posteriormente al líder fugado en Bruselas. 

La excoordinadora del PDeCAT asegura que se trata de una decisión que toma por voluntad propia tras las conversaciones que ha tenido con diferentes miembros de la formación una vez publicado su libro Perdre la por. Defiende que ha intentado servir a los catalanes desde sus principios y espera poder hacerlo como militante del partido, donde va a seguir "desde la base". 

Más críticas

La senadora espera que la formación, que ahora sigue la línea marcada por Puigdemont desde Bruselas, vire hacia la moderación para dirigirse a todos los catalanes y no sólo a los independentistas ya que hay gente en el partido que ve necesario "volver a la centralidad política". "Cuando veo que nuestros compañeros de viaje son la CUP, me preocupo; cuando veo que nuestros compañeros de viaje son aquellos que sólo piensan en subir impuestos, me preocupo", confiesa. Insiste en que "la política de la confrontación, del bloqueo institucional" es puro "simbolismo estéril" y espera que las voces del partido que piensan como ella puedan hacer presión para retomar una orientación "más centrada" de la tradición convergente. Si eso no sucede, reconoce, que recapacitará sobre si debe seguir en el PDeCAT.

Pascal sigue expresando sus discrepancias con JxCat y recuerda a sus compañeros que la idea independentista de "un solo pueblo no se dirige a los 7,5 millones de catalanes" y "empequeñece mucho". Critica la estrategia por centrarse demasiado en atraer el voto secesionista, "sirve para los convencidos", pero se queda corta desde el punto de vista electoral, subraya.

Pasado

La todavía senadora ha pasado de celebrar públicamente la declaración unilateral de independencia (DUI) de Cataluña de 2017 a renegar de ella diciendo que "no tenía ningún sentido", lo que ha molestado mucho a los sectores más radicales del PDeCAT. Ha llegado a asegurar que en el partido "no se puede discrepar con Puigdemont" y se ha mostrado partidaria de la moderación. 

La excoordinadora de la formación insiste en que su voluntad no es recuperar Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), porque no es tiempo de mirar al pasado. Un pasado en el que, como dejan registro las redes sociales, defendió la DUI, aunque ahora afirma que era partidaria de elecciones.