Menú Buscar
Imagen de archivo de Antonio Asensio Mosbah, expropietario del Grupo Zeta, empresa adquirida por Javier Moll / EFE

El juez cita al presidente del Grupo Zeta por el robo del móvil a la asesora de Podemos

La Audiencia Nacional investiga una presunta trama para desacreditar a Pablo Iglesias en el marco del 'caso Villarejo'

01.04.2019 14:15 h.
3 min

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha citado mañana como testigo al presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio Mosbah, en relación con el robo del móvil a una asesora de Podemos y cuyos datos acabaron en poder del excomisario José Manuel Villarejo, en prisión provisional.

La citación de Asensio se produce después de que la pasada semana declarara como perjudicado el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, que señaló que Asensio le entregó la tarjeta de móvil que le fue sustraída a la asesora del partido en 2016.

'Interviú'

Por estos hechos, también ha declarado como investigado el propio Villarejo, que explicó que una copia con los datos del teléfono en un pendrive llegó a la redacción de la revista Interviú, del Grupo Zeta, que consideró que el contenido no era publicable y su entonces director, Alberto Pozas (aunque no citó su nombre), se lo hizo llegar al excomisario.

Con el contenido del pendrive, según su declaración, elaboró un informe que elevó a sus superiores en el que señalaba que no tenía "interés policial" y lo archivó, como hacía con todos sus trabajos. Sin embargo, parte del contenido del móvil salió a la luz en julio de 2016 en el digital OkDiario.

Iglesias y Sáenz de Santamaría

Villarejo se desvinculó también de la autoría del informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) sobre la presunta financiación iraní de Podemos, y que aparentaba haber sido elaborado por la UDEF, pero no llevaba firma ni sello, por lo que fue rechazado en todos los tribunales.

Apuntó a que la exvicepresidenta del Gobierno de Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, conocía de la elaboración de ese informe con el que, según el excomisario, se trataba de frenar el ascenso de Podemos en detrimento del PSOE. Durante el interrogatorio se le preguntó quién había sido el autor del informe y Villarejo dio el nombre de un policía.

Villarejo se desmarca

El informe PISA fue elaborado en 2016, poco después de las elecciones generales y de que unos meses antes a una colaboradora de Podemos, Dina Bousselham --asistente de Iglesias cuando era eurodiputado-- le sustrajeran el móvil con datos que afectaban al partido.

Un robo en el que, según la versión de Villarejo, él no tuvo nada que ver sino que se debió a un acto de venganza o despecho hacía esa trabajadora de Podemos.​