Menú Buscar
Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sánchez (JxCat), en el Congreso. Imagen del artículo 'Cuidado con la buena gente' / EFE

Jordi Sànchez (JxCat) acusa a ERC de tener "ansias" de poder

El diputado postconvergente, en prisión provisional por el 'procés', rechaza adelantar las elecciones en Cataluña y pide a los republicanos no hacer "política de partido" con la sentencia

21.08.2019 17:59 h.
5 min

Jordi Sànchez, diputado de JxCat en prisión preventiva por el procés independentista, ha rechazado adelantar las elecciones en Cataluña si hay una sentencia condenatoria contra él y el resto de dirigentes encausados, y ha reclamado a ERC que no haga "política de partido" con esta cuestión.

"Pido que no se utilice la respuesta a la sentencia para hacer política de partido. Mezclar anticipadamente la respuesta a la sentencia con elecciones son ganas de hacernos comulgar con ruedas de molino", ha lamentado Sànchez en una entrevista a Europa Press desde la cárcel de Lledoners.

'Dardos' a Junqueras

El exlíder de la ANC se ha pronunciado en estos términos después de que el también diputado encarcelado de ERC, Oriol Junqueras, y el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, hayan contemplado en los últimos días la posibilidad de un adelanto electoral como reacción a un fallo condenatorio del Tribunal Supremo.

Según Sànchez, los que quieren o los que insinúan elecciones anticipadas deben concretar "qué harían el día después de las elecciones que no puedan hacer ahora".

Ataque a los republicanos

El diputado de JxCat no ve necesarios los comicios al tener ya ambos partidos y la CUP mayoría en el Parlamento catalán. En su opinión, el adelanto que insinúa ERC puede evidenciar que actúan "empujados por los vientos electorales favorables y actúan con la expectativa de ocupar más poder, especialmente la Presidencia de la Generalitat", ocupada ahora por el postconvergente Quim Torra.

"Un avance electoral cuando no se ha llegado a la mitad de la legislatura debe estar justificado por algo más que por las legítimas ansias de llegar cuanto antes a la Presidencia de la Generalitat", defiende el también exlíder de la ANC.

Imagen de archivo de Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. Imagen del artículo "La familia va al notario: compren palomitas" / EFE
Imagen de archivo de Oriol Junqueras y Carles Puigdemont / EFE

"A alguien le va bien que no haya unidad"

A su juicio, las diferencias actuales entre JxCat y ERC son "daños colaterales ante la ausencia de unidad", alegando que la rivalidad electoral en tiempos de tensión política y de reiteradas convocatorias electorales obliga a marcar constantemente diferencias, y que esto contamina cualquier espacio de relación.

"Si no existe unidad independentista es por incompetencia de los dirigentes o bien porque a alguien ya le va bien que no la haya; y, sin descartar la primera, creo que la clave está en la segunda".

"La competencia lo contamina todo"

A su juicio, desde el momento en que algunos apuestan por reforzar el partido y confrontarse con la competencia del mismo espacio soberanista, se hace difícil definir la unidad estratégica, más allá de acuerdos puntuales.

"No veo, por poner un ejemplo, Coca-Cola y Pepsi Cola actuando bajo una unidad estratégica. La competencia electoral entre independentistas lo contamina todo y puede convertirse en la causa de grandes ineficiencias e ineficacias del soberanismo", advierte.

Guiños a los 'comuns'

El dirigente político ve futuro a la legislatura en el Parlament siempre que Aragonès recurra a sus "habilidades negociadoras" para aprobar los Presupuestos de la Generalitat de 2020, y constata que los comuns y la CUP se han abierto a hablar de las cuentas.

"Si ERC se ve liderando un gobierno de concentración con comuns, CUP y JxCat, como Aragonès y Joan Tardà proponen, el vicepresidente tendrá capacidad de acordar con ellos los Presupuestos en nombre de ERC y JxCat", ha recalcado.

Pactos postelectorales

Pese a todo, admite que le incomoda la "incapacidad" que JxCat y ERC han tenido para pactar antes y después del último ciclo electoral. Lo cual, a su juicio, les ha llevado a perder el Ayuntamiento de Barcelona --donde gobierna Barcelona En Comú y el PSC-- y la hegemonía en otros consistorios y en la Diputación de Barcelona. Y admite que todo ello les ha llevado a tejer pactos con los socialistas.

"Lo que me incomoda no son los pactos que se han hecho, sino los que se han dejado de hacer", ha dicho Sànchez.