Jaque al Rey en el Parlament

JxCat y CUP instan al Parlament a reprobar a Felipe VI y pedir la abolición de la monarquía en una propuesta de resolución, hecha a la medida de los CDR y ANC, que debe ser votada hoy

El rey Felipe VI, junto a Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, en la manifestación del año pasado contra los atentados yihadistas en Cataluña / EFE
09.10.2018 00:00 h.
8 min

Felipe VI se ha convertido en el “enemigo” a combatir por el independentismo más irredento. Tras la marcha de Mariano Rajoy y la estrategia pactista de Pedro Sánchez, el secesionismo ha buscado uno nuevo referente del “Estado opresor” que mantenga vivo el activismo político y social.

Ese jaque al Rey se visualizará hoy en la reanudación del Pleno del Debate de Política General (DPG). Junts per Catalunya y la CUP han negociado una propuesta para votar la abolición de la monarquía y la reprobación del Rey. La iniciativa no cuenta, de entrada, con el apoyo de ERC, que cuestiona el papel del monarca, pero no de forma tan explícita. De nuevo, dos socios de gobierno y dos estrategias diferentes.

Tras el parón del DPG provocado por la pugna entre Junts per Catalunya y ERC a cuenta de los diputados suspendidos, mañana está previsto que se reanude la sesión plenaria. Ambas formaciones independentistas cerraron el falso su enésima crisis, por lo que no se descarta una nueva escenificación de esas diferencias. Porque las hay como demuestran las propuestas de resolución presentadas. Algunas están consensuadas entre los socios de gobierno, como la que hace referencia a la consecución del derecho a la autodeterminación por la vía del diálogo y sin ultimátums.

En contra de los letrados del Parlament

A pesar de las amenazadas lanzadas por Quim Torra contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en esa iniciativa no se ponen límites temporales. Tampoco la carta enviada por el president al mandatario español en la que le insta a concretar una reunión. Se trata de una propuesta de resolución que bien podrían apoyar los comunes, aunque salieron escaldados del último guiño a los independentistas. Catalunya en Comú-Podem votó en un pleno específico a favor la sustitución de los diputados procesados y suspendidos por el juez Pablo Llarena. ERC cumplió con su parte del acuerdo, no así JxCat, partidaria de dejar constancia por escrito que sus cuatro diputados procesados por el 1-O --Carles Puigdemont, Jordi Turull, Jordi Sànchez y Josep Rull-- no se consideran suspendidos. Fue entonces cuando se desencadenaron las hostilidades. Finalmente, la Mesa ha aceptado la fórmula de los neoconvergentes, en contra del criterio de los letrados del Parlament.

En cambio, JxCat y ERC parten con posiciones diferenciadas respecto a la figura del Rey, convertido en el símbolo del “Estado opresor” tras la marcha de Rajoy. Así, los neoconvergentes han transaccionado con un texto con la CUP titulado “Contra la violencia, la represión y la falta de garantías judiciales”, con el que pretende hacer las delicias de los comités de defensa de la república (CDR) y de la Assemblea Nacional Catalana (ANC). A los primeros jaleó Torra --“empujad”, dijo--, para luego enviarles a los Mossos.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, saludado por un agente de los Mossos d'Esquadra / EFE

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, saludado por un agente de los Mossos d'Esquadra / EFE

"Desobediencia o dimisión"

Ellos respondieron con gritos de “Desobediencia o dimisión” durante el intento de asalto al Parlament. Por su parte, la ANC se ha mostrado su crítica con la falta de nervio del Govern en la implementación de la república catalana. Para congraciarse con estas dos organizaciones, JxCat ha pactado con la CUP “reprobar la actuación del rey Felipe VI y, en particular, su posicionamiento contra las instituciones catalanas y sus representantes legítimas en su discurso del día 3 de octubre de 2017 en relación con el referéndum de autodeterminación del primero de octubre”. Condenan ambas formaciones el “aval y la arenga que, en aquel discurso” ofreció el monarca “a la violencia policial contra los catalanes y las catalanas que querían ejercer su derecho de voto y que fueron víctimas de aquella violencia intolerable”.

Asimismo, JxCat y CUP se conjuran para “recordar la existencia de una mayoría amplia de catalanes y catalanas contrarios a la monarquía” y “exigir su abolición”.

De entrada, ERC no ha firmado esa propuesta. Presenta un escrito el que cuestiona el papel de las instituciones del Estado, pero no propone reprobar al Rey o votar a favor de la abolición de la monarquía”. Así, la propuesta de los republicanos denuncia “la causa general contra el independentismo con el objetivo de eliminar un movimiento social, democrático, cívico y pacífico y, por tanto, dejar sin expresión política una parte importante de la sociedad catalana. Una causa general amparada acríticamente por todos los poderes del Estado, desde el CGPJ (Consejo General del Poder Judicial) hasta el Rey Felipe VI, tal como manifestó su discurso del 3 de Octubre de 2017”.

No coincidir con el Rey

Que el Rey está ahora en la diana de los independentistas también es evidente en otras iniciativas que, de entrada, no tienen un carácter identitario. Así, JxCat y ERC presentan un paquete de medidas dirigidas a potenciar la tecnología 5G. Proponen potenciar la capitalidad mundial del móvil impulsando "nuevos programas de innovación, talento, transformación digital y conocimiento" en el marco del Mobile World Congress (MWC). Asimismo, abogan por proyectos relacionados con la tecnología 5G en el marco de la fundación de la Mobile World Capital Barcelona para transformar Cataluña en un laboratorio abierto de 5G”.

El Rey, Felipe VI, con el presidente catalán, Quim Torra / EFE

El Rey, Felipe VI, con el presidente catalán, Quim Torra / EFE

Estas iniciativas fueron negociadas con el PSC, cuyo diputado, Pol Gibert, sugirió introducir un punto en el que se asegure la apuesta por “consolidar el Mobile garantizando la presencia de las máximas autoridades del Govern en sus actos principales”. Sin embargo, el consejero de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró, no aceptó es enmienda ya que el Govern independentista se comprometió a no acudir a ningún acto donde estén presentes miembros de la Familia Real.

Puigneró no acudió el pasado mes de febrero a la inauguración del MWC por la presencia del Rey. Entonces era secretario de Telecomunicaciones de la Generalitat.

¿Quiere hacer un comentario?