Menú Buscar
Imagen tomada de la señal institucional de Tribunal Supremo con la declaración del eurodiputado esloveno Ivo Vajgl (i) / EFE

Expertos invitados por la CUP y noches de hotel pagadas, testigos de las defensas

Uno de los testimonios, miembro del Bundestag alemán, afirma que recibió una invitación del Diplocat para asistir al 1-O y desconoce quién sufragó su alojamiento en Barcelona

29.04.2019 19:29 h.
7 min

Las defensas continúan buscando la manera de allanar el terreno hacia varios de sus objetivos más preciados en el marco del juicio del procés: poner en tela de juicio el comportamiento de los cuerpos de seguridad que actuaron durante la celebración del referéndum ilegal del 1-O, refutar que la Generalitat pagase con fondos públicos la contratación de observadores internacionales y persistir en el derecho a la autodeterminación. Para ello, se han apoyado este lunes en la declaración de varios eurodiputados y activistas políticos canadienses y alemanes que han desfilado por el salón de plenos del Tribunal Supremo para echar un capote a los procesados, pese al desconcierto provocado por algunas de sus afirmaciones.

Ha sido una jornada de resaca electoral en un juicio que presenta nueva cara: hasta siete candidatos, entre los procesados y la acusación popular ejercida por Vox, han obtenido escaño tanto en el Congreso como en el Senado. La sesión, la trigésimo séptima de la vista oral, ha arrancado así marcada por el desenlace electoral aunque éste no ha afectado al desarrollo de la misma. Sí han expresado las defensas, una vez fuera del Supremo, la satisfacción de sus patrocinados. Los abogados contemplan la solicitud de la suspensión de la jornada del día 21 de mayo, coincidente con la constitución del Congreso y el Senado, para que aquellos puedan tomar posesión de su cargo. Será una decisión que deberá adoptar la sala una vez la petición sea formulada.

“No sé quién pagó mis noches de hotel”

Al margen de los comicios, el Supremo ha continuado recibiendo la visita de nuevos testigos propuestos por las defensas en una sesión centrada principalmente en el modo en que se internacionalizó el conflicto y si se destinaron fondos del erario para ello. Uno de los testigos, Andrej Hunko, miembro del Bundestag alemán, ha manifestado que en septiembre de 2017, un mes antes de la consulta, recibió una invitación del Diplocat para presenciar la celebración del referéndum del 1 de octubre, lo que ha definido como una visita y “en ningún caso de un programa de observación oficial”.

Sin embargo, la estupefacción durante su comparecencia, principalmente para las defensas, se ha producido cuando ha reconocido que las dos primeras noches de hotel no fueron sufragadas por él y que no recuerda quién las abonó. “En el hotel se me indicó que no debía pagar esos costes”, ha recordado el testigo quien, para minimizar este hecho, ha justificado que se trata de un procedimiento “frecuente”: “Cuando se hacen este tipo de invitaciones suele ocurrir que se acuerde que una parte pague los viajes y otra el alojamiento”.

Supremo juicio

Imagen tomada de la señal institucional de Tribunal Supremo con la declaración de la eurodiputada socialista portuguesa Ana Gomes / EFE

Su respuesta, ofrecida a Francesc Homs, uno de los letrados de los exconsejeros Jordi Turull y Josep Rull y del expresidente de la ANC Jordi Sànchez, ha llevado a la fiscal Consuelo Madrigal a la acción. En su intento por querer profundizar acerca de quién le agasajó, Madrigal se ha topado con la misma respuesta: Hunko ha insistido en su desconocimiento e incluso ha añadido que se hallaba en plena campaña electoral en Alemania, lo que le impidió conocer todos los detalles del viaje. Sí ha apuntado que pagó él los costes del desplazamiento: “Viajar de Colonia a Barcelona no resulta muy costoso”.

“La secretaria se encargaba de todo”

No sólo eso. El testigo ha manifestado que era su secretaria quien se encargaba de la mayor parte de las gestiones, motivo por el que, ha asegurado, apenas tuvo contacto “con representantes de la Administración catalana”. Por el contrario, ha aseverado que sí se preocupó de cerciorarse de que el resto de visitantes que viajaran a Cataluña “procedieran de fuerzas democráticas: era una condición absoluta”.

Por su parte, la integrante de Québec Solidaire, Manon Massé, quien ha comenzado su comparecencia subrayando que su partido “reconoce el derecho a la autodeterminación de los pueblos”, que considera “un derecho fundamental”, ha declarado que fue invitada por la CUP y que permaneció en Cataluña entre el 29 de septiembre y el 2 de octubre. Según su versión, durante la celebración del referéndum había “miedo y temor” por parte de los ciudadanos “por si se les impedía votar”. “Empezaron a circular imágenes de violencia y las personas eran conscientes de que estaban cometiendo un acto de desobediencia civil, tanto quienes estaban a favor como en contra”.

“Yo he sentido esa ansiedad, un temor de que nos pasara algo, que hubiera algún tipo de violencia”. La testigo ha recordado su presencia en un centro de votación de Vic, donde los ciudadanos, sabiendo que eran observadores, les decían que no se fueran: “De alguna forma nuestra presencia les protegía”. Al ser inquirida sobre de dónde procedían esos supuestos actos de violencia, ha recalcado que “esencialmente era cometida por la Policía española”. Sin embargo, ha reconocido que no tuvo conocimiento de ello de forma personal, sino que se enteró “por televisión y por las redes sociales”. Por el contrario, ha asegurado que “veía un pueblo catalán emocionado, no violento, que cantaba y se daba la mano”.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información