Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El comisario jefe de Mossos, Josep Maria Estela, en su etapa como jefe del cuerpo en Tarragona / LORENA SOPENA - EUROPA PRESS

El intendente de Mossos al cargo de investigaciones de corrupción, destinado a Rubí

Antoni Rodríguez tutelaba desde la Comisaría General de Investigación Criminal casos de cariz político como los que afectaban a Laura Borràs o Miquel Buch (JxCat); le sustituirá Ramon Chacon

6 min

El intendente de los Mossos d'Esquadra que tuteló investigaciones de corrupción política que afectaron --entre otros-- a dirigentes de la Generalitat como Miquel Buch y Laura Borràs ha sido destinado a una comisaría de fuera de Barcelona. Antoni Rodríguez, hasta ahora jefe de la Comisaría General de Investigación Criminal, ha sido nombrado este lunes nuevo jefe del área básica de seguridad de Rubí, según informa la policía catalana en un comunicado.

El nuevo destino de Rodríguez se produce después de que el pasado 21 de diciembre la nueva cúpula de los Mossos d'Esquadra lo destituyera como máximo responsable de la investigación en el cuerpo policial. Antoni Rodríguez será sustituido por el teniente Ramon Chacon.

Investigaciones a Buch y Borràs

La destitución de Rodríguez fue uno de los primeros cambios tras la entrada en los Mossos del nuevo comisario jefe, Josep Maria Estela, en sustitución de Josep Lluís Trapero.

Rodríguez lideraba hasta ahora, desde la Comisaría General de Investigación Criminal (CGIC), las investigaciones judiciales más sensibles de la organización policial: entre ellas, algunas relacionadas con la corrupción de formaciones políticas.

Según publicó La Vanguardia el pasado 21 de diciembre, este intendente --conocido por su buena labor en la lucha contra el tráfico de marihuana-- puso en su día al frente de la unidad anticorrupción de los Mossos a un subinspector de su confianza: Juan Manuel Lazo. Con Rodríguez de instructor, y Lazo de secretario, ambos firmaron la investigación contra el entonces conseller de Interior, Miquel Buch (JxCat), a medidados del 2020, acusado por la presunta contratación ilegal en la consejería de un mosso que había actuado como escolta personal del presidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont. En aquellas fechas, Rodríguez era el jefe de la División de Investigación Criminal (DIC) y Sallent, jefe de los Mossos.

Amparo judicial frente a las presiones políticas

Las presiones políticas que ambos investigadores recibieron fueron tales que Lazo se reunió con el magistrado de la sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Carlos Ramos, para pedirle "amparo judicial", al considerar que dichas presiones "ponían en serio peligro la investigación", según revelaba dicho medio. Tras el cese de Rodríguez, Lazo presentó su dimisión a finales de diciembre.

Desde la DIC, Rodríguez tuteló también otras investigaciones como la que derivó en la imputación de la actual presidenta del Parlament, Laura Borràs (JxCat), por supuestas adjudicaciones irregulares en el pasado.

Una treintena de nombramientos más

El nuevo destino del exjefe de investigación de los Mossos se ha anunciado junto a una treintena de nuevos nombramientos, que son la segunda fase de la reestructuración organizativa del cuerpo autonómico, con 14 nuevos cargos territoriales y 17 puestos destinados a servicios centrales.

De los 31 nuevos mandos, 7 son comisarios, 19 son intendentes y 5, inspectores.

Más mujeres

La nueva cúpula directiva de los Mossos d'Esquadra se articula en tres niveles: jefatura, dirección estratégica y dirección operativa; un tercio de la nueva prefectura está formada por mujeres, al igual que un 50% de la dirección estratégica y un 26% de la dirección operativa, lo que supone la mayor representación femenina en la historia de la policía catalana.

La media de edad también cambia, de 56 a 50 años en la composición de la jefatura, y de 55 a 49 años en la dirección estratégica de la policía catalana.

Resto de nombramientos

Los nuevos nombramientos y la renovación de la estructura de mandos de la Generalitat tiene por objetivo, vertebrar una policía más social, cercana, joven, feminizada e innovadora para hacer frente a los nuevos retos en seguridad, según esgrime la Consejería de Interior del Govern. La reestructuración se consolidará con una tercera fase de cambios que tendrá lugar cuando se hayan resuelto las convocatorias de promoción en las categorías de comisario, intendente e inspector, que se publicarán el próximo mes de febrero.

Entre el resto de nombramientos, figuran el del comisario Xavier Porcuna, que ocupará el cargo de jefe de la Comisaría Superior de Coordinación Central.