Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada al Palau de la Generalitat. ¿Desjudicializar? / EP

El Gobierno propone celebrar la mesa de diálogo el lunes

Torra afirma que la fecha de la cita, que se celebraría en Moncloa según ha anunciado la Secretaría de Estado, no ha sido consensuada y no tiene en cuenta su agenda

3 min

El Gobierno español ha propuesto a la Generalitat que la mesa de diálogo se celebre el próximo lunes 24 de febrero en Moncloa. Así lo ha anunciado hoy la Secretaría de Estado de Comunicación. El presidente Quim Torra asegura que la fecha de la cita no ha sido consensuada y no tiene en cuenta su agenda.

Fuentes de Presidencia de la Generalitat han recordado que el 6 de febrero, durante la reunión entre Torra y Pedro Sánchez, se acordó que dos equipos técnicos designados por ellos mismos "acordarían la fecha de la mesa de negociacion, el lugar de la reunión y el orden del día".

Mesa de diálogo Sánchez - Torra / EUROPA PRESS

Pero, añaden, "Moncloa todavía no ha comunicado cuál es su equipo técnico para prepararlo". Esta mañana "el gabinete del presidente Sánchez ha llamado al gabinete del presidente Torra para decir que querían anunciar la fecha del 24 de febrero. Para favorecer el diálogo, se les ha pedido explícitamente comunicarla conjuntamente cuando la fecha estuviera acordada y no hacerlo unilateralmente". Por eso, el president lamenta que se haya anunciado la fecha "sin ningún tipo de acuerdo ni teniendo en cuenta la agenda del presidente Torra".

La figura del mediador

Asimismo, el gabinete del dirigente independentista ha trasladado a Sánchez "la voluntad de acordar una fecha siguiendo los compromisos de los dos presidentes".

En la reunión entre ambos presidentes, el líder del PSOE se comprometió a celebrar esa mesa de diálogo durante el mes de febrero, pero la Generalitat ha exigido la presencia de un mediador en ese encuentro. ERC no ve necesario este requisito, con el que Junts per Catalunya pone trabas al proceso de negociación para buscar una solución al conflicto secesionista.

Sin embargo, se trata de una mesa con pocas probabilidades de prosperar, pues Torra insiste en abordar el derecho a la autodeterminación y la amnistía de los presos independentistas, algo que Sánchez rechaza.