Menú Buscar
Factura de restaurante con un sello de la Generalitat de Cataluña / CG

El Govern se acuerda ocho años después de reclamar las dietas ilegales

La Generalitat exige los sobresueldos que abonó a 'jefes' de la sanidad pública mientras quitaba salario a médicos y enfermeros: ha tardado ocho ejercicios en hacerlo

5 min

El Gobierno catalán está reclamando al fin el reintegro de las dietas opacas cobradas por los altos cargos de la sanidad pública. La Generalitat de Cataluña ha abierto diversos expedientes de recobro a gestores del sistema de salud, a los que pagó sobresueldos indebidos mientras iniciaba duros recortes a los médicos y personal sanitario a partir de 2011.

El último cargo que tendrá que pasar por caja será Tomàs Sobrequés. El exconcejal del PSC en Girona y exconsejero de la extinta Caja Girona presidió el Institut d'Assistència Sanitària (IAS) u Hospital Santa Caterina, el segundo mayor de la provincia, hasta 2011. Ocho años después, el Govern ha iniciado un proceso de recobro para recuperar las "retribuciones indebidas" que percibió el alto cargo al frente de la ciudad sanitaria. Según ha podido saber este medio, el proceso se inició en octubre y continúa hoy. El sablazo a Sobrequés por cobrar dinero público injustificado se suma al que propinará el Gobierno catalán a Xavier Saballs, director de Recursos Humanos del Instituto Catalán de Sanidad (ICS), y que también percibió dietas indebidas, tal y como avanzó este medio.

Intervención avisó de dietas opacas desde 2014

Preguntada por la cuestión, una portavoz del IAS ha confirmado que existe dicho proceso de recobro de retribuciones indebidas de al menos un miembro de su consejo de administración. Ha indicado que por cuestiones de confidencialidad "se reservan la identificación nominal del afectado". Otras fuentes del sector sanitario han confirmado que atestigua que las diligencias previas se han abierto a Tomàs Sobrequés, a quien el Departamento catalán de Sanidad colocó en la presidencia del IAS cuando Marina Geli ejercía de consellera.

Con lo que respecta a Xavier Saballs, la misma fuente ha señalado que "se ha presentado la información solicitada". El procedimiento de recobro contra el actual jefe de Recursos Humanos del ICS, que pergeñó el muro sanitario del catalán para médicos del resto de España, "se encuentra en fase de resolución por parte del organismo competente". Lo que no ha dicho la fuente oficial es que la Intervención General de la Generalitat de Cataluña lleva avisando desde 2014 de que en la sanidad pública catalana --y concretamente en el segundo mayor hospital de Girona-- se pagaban extras indebidos. Así lo atestigua el Informe de Control Financiero del IAS para el año 2015 al que ha accedido este medio. Dicho documento de control externo ha desaparecido de la web, donde sí aparecen auditorías encargadas a una consultora por la propia gerencia.

Sindicatos: "Es una falta de respeto"

Preguntada por la cuestión, la sección sindical de UGT en el IAS-Hospital Santa Caterina ha tildado de "falta de respeto hacia los trabajadores" las noticias de que miembros del consejo de administración percibieran dietas indebidas mientras el Gobierno catalán abrazaba la austeridad y recortaba sueldo y medios a la sanidad pública. "Es necesario recordar que hace más de diez años que estamos sufriendo recortes salariales, pérdidas de ayudas sociales y negativas por parte de la empresa", ha señalado la representación de la parte social, en referencia a los ajustes presupuestarios acometidos por el Govern de Artur Mas a partir de 2011.

Según la misma fuente, la plantilla del IAS ha encajado negativas de la dirección en la senda de recuperar los derechos recortados "para llegar a acuerdos que afectan a cientos de personas y que tienen un coste similar a las cantidades que algunos altos cargos han cobrado de una forma un tanto especial". El grupo de empleados ha lamentado que "hayan pasado más de ocho años entre que se produjo el caso y la reacción por parte de la empresa", con el paso de tres gerentes sin que ninguno reclamara las retribuciones. "Es como mínimo sorprendente que haya tardado tanto la respuesta por parte de la empresa y que haya requerido la intervención insistente de la Generalitat de Cataluña", ha apostillado UGT en este centro.