Menú Buscar
Carles Puigdemont y las banderas europeas en frente del edificio Berlaymont / FOTOMONTAJE DE CG

El ‘exilio’ de Puigdemont, primer acto de campaña de PDeCAT

Los independentistas juegan al escondite en Bruselas para recuperar el relato perdido tras las aplicación del artículo 155 sin apenas resistencia

31.10.2017 00:00 h.
5 min

Un golpe de efecto mediático y, sobre todo, electoral. La aplicación del artículo 155 de la Constitución española está yendo como una seda, aseguran fuentes del Gobierno, por lo que el independentismo amaga ahora con el supuesto exilio del cesado presidente Carles Puigdemont para recuperar el relato. Lo perdió el pasado viernes, con la aprobación de una declaración unilateral de independencia (DUI) que dejó un sabor agridulce entre las bases separatistas. Y una vez confirmado el cese de Puigdemont, así como de los consejeros de su Gobierno, ha arrancado con inesperada placidez la campaña para las elecciones del 21 de diciembre, convocadas por el presidente Mariano Rajoy.

De esa normalidad da fe el hecho de que tanto PDeCAT como ERC han anunciado que se presentarán, aunque no han desvelado si lo harán en coalición --tienen de plazo hasta el día 7 para decidirlo--, mientras que la CUP no lo acaba de precisar. Los republicanos no quieren reeditar Junts pel Sí, mientras que los convergentes lo necesitan para tapar su previsible hundimiento electoral.

Recogida de enseres en los despachos

En paralelo, la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell, ha acatado el 155 al suspender la reunión de la Mesa prevista para hoy. Y ningún exconsejero de la Generalitat, a excepción del Josep Rull, hasta ahora titular del departamento de Territorio, aparecieron por sus despachos. Podían hacerlo durante unas horas, según las instrucciones del Ministerio del Interior, acompañados de un agente de los Mossos d’Esquadra, para recoger sus cosas, bajo la amenaza de atestado policial si se resistían a abandonar las dependencias gubernamentales. No fue necesario.

“Valoramos muy positivamente la aplicación del 155”, aseguraban a Crónica Global fuentes de la Moncloa, al tiempo que restaban importancia a la rocambolesca “fuga” de Puigdemont y de cinco exconsejeros a Bruselas, vía Marsella. No obstante, sí salieron al paso de determinados reproches. “Dicen que se nos ha escapado Puigdemont. Es bueno recordar que en este momento no existe ningún tipo de restricción a su libertad de movimientos. Si la impedimos sin orden judicial alguna estaríamos incurriendo en un presunto delito de detención ilegal. Su situación en este momento está fuera de nuestro ámbito de actuación”, afirman.

Las andanzas belgas

La información sobre las andanzas del exalcalde de Girona y de los exconsejeros Meritxell Borràs y Joaquim Forn (ambos de PDeCAT), junto a Toni Comín, Dolors Bassa y Meritxell Serret (de ERC) es administrada con cuentagotas y hoy se espera una comparecencia de sus protagonistas, que al parecer han contactado con el abogado Paul Beckaert, quien hace cuatro años logró evitar la extradición a España de la etarra Natividad Jauregui.

La posibilidad de que los seis pidan asilo político, un radical método de internacionalizar el conflicto, viene precedida por las declaraciones del secretario de Inmigración del Gobierno belga, Theo Francken, quien se mostró abierto a ofrecer "asilo" a Puigdemont. Pero Francken fue desmentido por el primer ministro belga. Asimismo, los nacionalistas flamencos de la N-VA, que forman parte de la coalición del Gobierno belga, se desmarcaron del viaje de Puigdemont a Bruselas afirmando que no responde a una invitación del partido.

La explicación

La supuesta huida de Puigdemont se produjo el mismo día que la Fiscalía General del Estado confirmaba la presentación de dos nuevas querellas contra el Govern independentista y la Mesa del Parlament por los delitos de malversación, rebelión y sedición. El tiempo dirá si la intención del expresidente catalán es forzar un conflicto diplomático, si realmente pide asilo o si, como apuntan algunas fuentes políticas, se trata de una nueva estratagema publicitaria con la que PDeCAT pretende demostrar que no se ha cruzado de brazos y que mantiene el pulso con el Estado.

El expresidente catalán ha convocado una rueda de prensa para las 12.30 horas de hoy en la que informará de los motivos de su viaje a Bruselas. Oriol Junqueras, el exvicepresidente, no quiso explicar anoche en TV3 qué hace Puigdemont en la capital belga y se remitió a lo que él mismo cuente este mediodía.