Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La exconsejera Merixtell Serret, llega al Supremo arropada por Pere Aragonès / ERC

La exconsejera Serret será juzgada por desobediencia en el TSJC por el 1-O

El Tribunal Supremo archiva la causa por malversación, abre juicio oral y se inhibe en favor del tribunal catalán

2 min

El Tribunal Supremo ha decretado la apertura de juicio oral de Meritxell Serret por un delito de desobediencia. La exconsejera de la Generalitat y actual diputada de ERC en el parlament, quien regresó a España en marzo de 2021 tras permanecer fugada en Bélgica desde octubre de 2017. Serret se puso a disposición del juez instructor, Pablo Llarena, quien a pesar de haber decretado una orden internacional de detención, la dejó en libertad,

El Alto Tribunal declina la competencia para juzgar a Serret en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, tras archivar las diligencias por malversación.

La Fiscalía ha solicitado al Tribunal Supremo (TS) abrir juicio oral a la exconsellera Meritxell Serret, por un delito de desobediencia en el marco del proceso independentista de 2017.

Serret se personó por sorpresa en el Supremo en marzo de 2021 para ponerse a disposición del tribunal y regularizar su situación. La exconsellera fue procesada en rebeldía el 21 de marzo de 2021 por desobediencia y malversación, pero en 2021, durante su declaración indagatoria, reconoció que decidió seguir adelante con el procés por ser un “mandato popular”. Aunque defendió que su departamento no destinó dinero al 1-O.

Fugados

Serret es una de los cinco miembros del Govern de Carles Puigdemont que huyó del país tras la declaración unilateral de la independencia (DUI) en octubre de 2017 junto al propio president y los exconsellers Toni Comín, Clara Ponsatí y Lluís Puig.

La republicana fue procesada por malversación de caudales públicos y desobediencia, al igual que los exconsellers Santi Vila, Carles Mundó y Meritxell Borràs, quienes, sin embargo, fueron condenados por desobediencia y no por malversación al no haberse acreditado que sus departamentos realizaran pagos concretos por la organización del 1-O, como pasa con la Consellería de Serret.