Menú Buscar
Pere Aragonès y Gabriel Rufián, se estrechan la mano en el Consell Nacional de ERC / CG

ERC dice 'sí' a Pedro Sánchez en plena batalla independentista

El Consell Nacional de los republicanos apoya por amplia mayoría la abstención que facilitará el Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos

6 min

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) facilitará que Pedro Sánchez mantenga la presidencia del Gobierno en la sesión de investidura prevista para este fin de semana. La formación liderada por Oriol Junqueras aguanta el chaparrón de la batalla abierta en el independentismo y ha dado su apoyo mayoritario (96,5% de los miembros del Consell Nacional) a la iniciativa que ha defendido su cara más visible actual, el vicepresidente autonómico Pere Aragonès, para superar el bloqueo político en el Congreso.

La reunión del Consell Nacional del partido se ha celebrado sin sorpresas abruptas. Tal y como había avanzado horas antes Joan Tardà, aún un peso pesado en el partido, el al pacto que el propio responsable económico de la Generalitat, Marta Vilalta, Josep Maria Jové y Gabriel Rufián alcanzaron antes de fin de año con los socialistas se ha impuesto al no.

"Resolución del conflicto político"

El contenido del pacto entre ERC y el PSOE que ha avalado la formación independentista ha quedado recogido en un documento de apenas una página y media, que lleva por título Acuerdo para la creación de una mesa entre el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Cataluña para la resolución del conflicto político.

El texto subraya el "reconocimiento de que existe un conflicto de naturaleza política en relación al futuro político de Cataluña" que "solo puede resolverse a través de cauces democráticos, mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, superando la judicialización del mismo". Para "superar la situación actual", prevé la creación de una "mesa bilateral" de "diálogo, negociación y acuerdo" entre el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Cataluña.

"Libertad de contenidos"

El acuerdo indica que la mesa "actuará sin más límites que el respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático". Y su contenido implicará mantener un "diálogo abierto sobre todas las propuestas presentadas".

"Todas las partes aportarán con libertad de contenidos sus propuestas detalladas sobre el futuro de Cataluña. Y se valorarán, debatirán y argumentarán las posiciones al respecto de cada propuesta", añade.

"Calendario transparente"

El pacto habla de la "oportunidad" para "abordar la apertura de una nueva etapa basada en el diálogo efectivo, abierto y sincero y apostar por el reconocimiento y entendimiento institucional". E insiste en que las dos partes actuarán "conforme a los principios de lealtad institucional y bilateralidad".

Además, prevé un "calendario transparente", con unos encuentros que se iniciarán 15 días después de la formación del Gobierno y que tendrá "plazos concretos para sus reuniones y para presentar sus conclusiones". De igual forma, se establecerán mecanismos para "garantizar" el "cumplimiento de los acuerdos".

"Consulta a la ciudadanía"

El texto apunta que la negociación entre el Gobierno y la Generalitat debe buscar "acuerdos que cuenten con un apoyo amplio de la sociedad catalana".

Y finaliza concluyendo que "las medidas en que se materialicen los acuerdos serán sometidas en su caso a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Cataluña, de acuerdo con los mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídico-político".

Aragonès: no se renuncia a la independencia

En una intervención pública tras conocerse el visto bueno al acuerdo, el coordinador nacional de ERC, Pere Aragonès, ha asegurado que su apuesta por el "diálogo" y "negociación" en ningún caso supone que el partido renuncie "a nada", especialmente a la "independencia" de Cataluña.

De hecho, ha avanzado que el referéndum independentista​ será una de sus propuestas principales para la mesa de gobiernos.

"Conscientes de los riesgos"

Aragonès ha asegurado que son "conscientes" de que el partido "asume riesgos" con este pacto, pero ha recordado que, en todo caso, era un compromiso asumido en la campaña del 10N y ha considerado que "vale la pena asumir riesgos a cambio de beneficios para el conjunto del país".