Menú Buscar
Los trabajadores de los centros de asistencia a menores reclaman medidas de seguridad / CG

Encierro de trabajadores que atienden a menores extranjeros

Ocupan la sede de la Consejería de Trabajo en plena polémica por los sucesos de Santa Coloma para reclamar medidas transversales que eviten agresiones en los centros de la DGAIA

15.11.2018 13:17 h.
2 min

Delegados de UGT y CCOO se han encerrado en la sede de la Consejería de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat para exigir medidas de seguridad en centros dependiente de la Direccion General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA). La acción se produce en plena polémica por el ataque sexual registrado en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) supuestamente cometido por menores extranjeros no acompañados (MENA). El Ayuntamiento de esta ciudad y representantes del Govern (consejerías de Trabajo e Interior) mantuvieron anoche una reunión para buscar soluciones.

Un total de 235 agresiones en 2017

Los trabajadores denuncian el incumplimiento en los centros de medidas para garantizar la seguridad en los puestos de trabajo. Recuerdan que en 2017 se produjeron un total de 235 agresiones en once centros y que este años “nos acercamos a estas cifras”.

Reclaman un “trabajo digno” que pueda realizarse en “dentro de unos parámetros de seguridad adecuados”, y que los centros “realicen una labor para la que fueron creados, que se desarrollen medidas de atención socioeducativa alternativas a aquellos jóvenes refractarios a la convivencia en los centros y que se desarrollen espacios de actuación transversal entre DGAIA, Justícia Juvenil y Salud Mental”. Si no se hace, dice, “es por poura desidia a la hora de dar respuesta a las necesidades de los profesionales de los centros de DGAIA”

Los trabajadores exigen, asimismo, la aplicación de las medidas aprobadas en 2016 en el Comité de Salud Laboral para los centros dependientes de DGAIA.

Reclaman que en 2019 se aplique una reducción de horas de atención directa para el personal educativo mayor de 58 años, un colectivo “con muchos años de dedicación a un trabajo que supone un desgaste emocional, físico y cognitivo difícilmente comparable a otras profesiones. Y con una media de edad del personas fijo que supera los 55 años”.