Menú Buscar
Carles Puigdemont, en el acto celebrado en Perpiñán / CONSELL PER LA REPÚBLICA

Dinero del paro español para financiar la independencia de Puigdemont

Objetores fiscales pretenden desviar dinero destinado a la Casa Real al Consejo para la República, cuya cifra de inscritos sigue estancada pese al nuevo partido anunciado por el expresidente

5 min

Todo partido político necesita financiación. Y el de Carles Puigdemont no iba a ser menos. El expresidente catalán ha anunciado la creación de una nueva formación que no dispone de la marca electoral Junts per Catalunya (JxCat) --registrada por el PDeCAT--, lo cual complicará su acceso a cuotas mediáticas y subvenciones públicas por gastos electorales de la campaña, aunque confía en las donaciones que recibe el Consejo para la República. Y es que, a pesar de las expectativas supuestamente creadas por el nuevo proyecto secesionista del expresident, el número de inscritos no ha aumentado en las últimas horas y sigue lejos del millón que calculó Puigdemont hace dos años.

No obstante, de la potencia que todavía tiene el liderazgo de Puigdemont dan cuenta las donaciones que activistas sin trabajo intentan pagar a ese gobierno paralelo con sede en Waterloo mediante la declaración del IRPF. Dicho de otra manera, patriotas independentistas destinan las ayudas por desempleo que les abona el Gobierno español a financiar el proyecto independentista. Sin embargo, la Agencia Tributaria española ha descubierto el ardid y está dispuesta a impedir esa nueva forma de sufragar los gastos de Puigdemont.

monarquia donacion
Formulario presentado a Hacienda por un independentista en paro para financiar a Carles Puigdemont

Tal como destapó Crónica Global, la AEAT ha descubierto una estratagema consiste en alegar objeción fiscal en la declaración de la renta para no contribuir a los gastos de la Casa Real, los poderes judiciales y los cuerpos policiales, y derivar determinadas cantidades al Consejo para la República.

Utilizan la pandemia como argumento

La excusa es que este órgano independentista destinará el dinero a paliar los efectos del Covid-19. En la documentación adjunta a la declaración del IRPF, los simpatizantes de la causa secesionista --el formulario es idéntico en todos los casos-- se declaran objetores fiscales pues “razones de conciencia no me permiten contribuir a la financiación de los gastos de la Casa Real, de los poderes judiciales y de los cuerpos de policía. Estas tres instituciones desde 2017 hasta la actualidad han ejercicio de forma reiterada y sistemática acciones represivas contra derechos fundamentales como son el de expresión, disidencia política y autodeterminación”.

consejo republica
Número de inscritos en el Consejo para la República, lejos del millón que Carles Puigdemont calculó hace dos años

Por ello, adjuntan "en esta declaración el original del recibo del pago que por valor de 10 euros he llevado a cabo a favor de la organización Consejo para la República (CATGlobal ASBL, la entidad creada por Puigdemont para canalizar la financiación de su ‘exilio’), que dedicará este dinero a paliar los efectos de la emergencia sanitaria del Covid-19 a través del Fondo Republicano de Acción Solidaria en el marco de Acción Social”.

El goteo de donaciones independentistas, según fuentes tributarias, ha sido constante durante esta campaña y entre ellas se encuentran personas que no trabajan y que cobran ayudas por desempleo. Lo hacen en base a la casilla 606 del IRPF, que ya ha sida utilizada por objetores que rechazan que sus impuestos vayan dirigidos a sufragar el gasto militar del Gobierno

Donación a #Proumonarquia
Donación a #Proumonarquia

Las cantidades son pequeñas, pues oscilan entre los 10 y los 300 euros, pero la Hacienda española no está dispuesta a pasar por alto esta práctica ilegal, ya que los contribuyentes no pueden reasignar las partidas presupuestarias a su antojo. Y está enviando declaraciones paralelas a estos objetores fiscales.

Número de inscritos estancado

La búsqueda de métodos de financiación del Consejo para la República es consecuencia del pinchazo en el número de inscritos, lejos del millón que el expresidente calculó fidelizar cuanto este órgano se puso en marcha en 2018. A razón de 10 euros por persona registrada, el Gobierno paralelo habría recaudado unos 10 millones de euros de haberlo conseguido. Hace tres semanas, la página web del consejo contabilizaba solo 88.125 inscritos. Ayer, tras el anuncio del nuevo partido de Puigdemont, la cifra permanecía prácticamente estancada en 88.172.