Menú Buscar
Alumnos de una escuela de Educación Primaria, donde el reparto de plazas de alumnos con necesidades especiales no es equitativa / EUROPA PRESS

El copago familiar, talón de Aquiles de la lucha contra la segregación educativa

Un estudio desvela las diferencias territoriales en el pago de cuotas y donaciones que realizan los padres en centros públicos, foco de desigualdades sociales

08.11.2019 00:00 h.
7 min

El copago de la educación pública como causa de segregación educativa. El dinero que aportan las familias a los centros públicos, además de ser irregular, provoca desigualdades sociales hasta el punto de que las que más aportan a los centros son las que están en entornos económicos menos favorecidos.

Así lo desvela el estudio La contribución económica de las familias al sistema educativo catalán, presentado por la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Cataluña (FAPAC) en una semana en la que se han reactivado los trabajos de la comisión de seguimiento del Pacto contra la Segregación Escolar, firmado el pasado mes de septiembre por ayuntamientos, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, y el consejero de Enseñanza, Josep Bargalló, pero con grandes ausencias: la propia FAPAC y el sindicato mayoritario entre los profesores, USTEC. Asimismo, el Col·lectiu d’Escoles contra la Segregació, que agrupa a padres y familias de centros clasificados como de máxima complejidad, se sumaron a esas voces que consideran insuficiente ese acuerdo.

Casi 150 millones pagados por las familias

El estudio presentado por la directora de la FAPAC, Lidón Gasull, demuestra que las familias catalanas aportan anualmente 147,9 millones de euros a la escuela pública, repartidos entre 65,3 millones para material escolar a través de cuotas, algo que está prohibido; 78,4 millones en concepto de salidas escolares y 4,2 a través de las aportaciones de las AMPAS.

Se da la circunstancia de que las familias de entornos desfavorables dedican un mayor esfuerzo que las familias de zonas medias o altas.

Pero es que, además, existe una desproporción territorial, pues las escuelas del Baix Llobregat son las que más aportan, mientras que las Terres de l’Ebre son las que menos pagan. Por ejemplo, la cuota aportada por material es un 300% mayor en el Vallès Occidental que en Terres de l'Ebre.

Las contribuciones que las familias hacen al sistema educativo público catalán son básicamente de dos tipos. Por un lado las aportaciones al centro educativo a través de las AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos) y AFA (Asociación de Familias de Alumnos de Cataluña). Y, por otro, al pago de cuotas por parte de las familias directamente al centro educativo o a las empresas gestoras de servicios educativos.

Cuota de material escolar

Casi todos los centros educativos cobran cuota de material escolar. “Aunque es ilegal el cobro de cuotas en la educación pública, este pago se ha institucionalizado”, dicen. El estudio demuestra hasta qué punto también se ha institucionalizado la creencia de que las familias están obligadas a pagar la cuota de material escolar.

cuota material escolar
Cuota de material escolar que se pagan por territorio / FAPAC

En el Área Metropolitana de Barcelona, a excepción del Barcelona, se superan los 100 euros / año en concepto de cuota de material escolar. Terres de l'Ebre, en cambio, es el área donde las familias pagan una cuota muy inferior, un 300% menos que las familias en el Vallès Occidental. “Esta diferencia indica la arbitrariedad que existe en el cobro de las cuotas por parte de los centros educativos, creando desigualdades entre el alumnado dependiendo del territorio donde están escolarizados”.

Donaciones

En Cataluña, las familias aportan anualmente en concepto de donaciones (dinerarias y en especies) casi 4.300.000 euros. Esto significa que cada AMPA/AFA aporta a su centro educativo una media anual de 4.000 euros. “Una cantidad nada despreciable si se tiene en cuenta que el presupuesto de la Generalitat destinado al funcionamiento de centros educativos no llega a 89.000.000 euros”.

Las tres áreas territoriales donde más donaciones se realizan en los centros educativos son Baix Llobregat, Girona y Barcelona ciudad, respectivamente. Terres de l'Ebre, una vez más, se erige como el territorio donde las familias hacen menos donaciones al centro educativo, nueve veces menos que en el Baix Llobregat”. Esta desproporción contribuye a agravar la segregación ya existente entre centros educativos, afectando directamente al principio de gratuidad y universalidad del sistema educativo”.

Las actividades en el comedor

Asimismo, la mitad de los centros educativos con familias de renta alta ofrecen actividades de mediodía no incluidas en el precio del servicio de comedor. “La diferencia en la oferta de actividades de mediodía entre los diferentes tramos de renta es especialmente relevante cuando más del 70% de actividades (idiomas e informática), que se hacen en tiempo de mediodía, y que no están incluidas en el precio del comedor escolar, son actividades que deberían garantizarse durante el tiempo lectivo. Este hecho incide directamente a aumentar el nivel de segregación ya existente entre los diferentes centros educativos”, advierte el informe.

comedor escolar
Disposición de comedor escolar según el tipo de centro / FAPAC

Así “a mayor nivel de renta, mayor capacidad de las familias de pagar refuerzos de idiomas e informática durante el tiempo educativo de mediodía, aumentando las desigualdades entre el alumnado de Cataluña".

Las recomendaciones del Síndic

El pasado lunes, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, presidió la reunión de la comisión de seguimiento del Pacto contra la segregación escolar, en la que se elevaron una serie de recomendaciones a la Generalitat, como aumentar los supuestos para determinar la consideración de necesidades educativas específicas (NEE) derivadas de situaciones socioeconómicas desfavorecidas, crear unidades locales para detectar este tipo de alumnado y prohibir la matrícula viva en los centros de alta complejidad en la lucha contra la segregación escolar.

En P3 hay detectados en Cataluña cerca de 3.000 alumnos con NEE por situaciones socioeconómicas, un 5% de los 70.000 matriculados, cuando se calcula que hay un 25% de niños en situación de pobreza.