Menú Buscar
Ada Colau en la presentación de la Declaración de Emergencia / EP

Colau limitará el consumo de carne en las escuelas por el cambio climático

Es una de las medidas de la primera Declaración de Emergencia Climática de Barcelona, que también prevé convertir 15 kilómetros de calles en nuevas 'superilles'

5 min

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado la primera Declaración de Emergencia Climática de Barcelona, un paso más que "palabras vacías o un simple papel" en el camino hacia la sostenibilidad de la ciudad y la lucha contra el cambio climático. Entre las propuestas estrella destacan la reducción del consumo de carne en las escuelas y la creación de nuevas superilles.

Este miércoles, la mesa de expertos organizada por la administración de Ada Colau ha presentado esta declaración con más de 100 propuestas y el anuncio de una inversión de 563 millones de euros hasta 2025, con el objetivo de reducir el 50% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030. Se trata de un proceso que empezó en julio con más de 200 entidades y 300 personas para poner a Barcelona como ejemplo mundial contra la emergencia climática, que no deja de ser un problema global.

Menos carne roja

"Esto no es un simulacro, es una emergencia. Tenemos que pasar a la historia, pero debemos decidir cómo lo haremos", considera Colau que, con esta declaración, afirma que han "decidido pasar a la acción". "En términos generales es un cambio cultural, de paradigma, de mirada. Un cambio sobre cuáles son las prioridades y las acciones a emprender", ha defendido la alcaldesa de Barcelona.

Colau promete un salto cualitativo gigantesco para la ciudad, que cambiará su modelo urbano, su movilidad y las infraestructuras para 2024, el primer plazo que se han marcado para aplicar las primeras medidas. Cambios que van a influir en la vida de la ciudadanía, como las mejoras alimentarias en las escuelas. Una de las propuestas de la declaración es la reducción del consumo de carne en los centros escolares para luchar contra el cambio climático. La voluntad de cambiar el "modelo alimentario" mediante "dietas más saludables y más bajas en carbono en 2021" reducirá la ingesta de carnes, principalmente la carne roja, y fomentará el comercio de proximidad, local y ecológico. 

Modelo urbano verde

Además, prometen un parque delante de más de 200 escuelas de la ciudad, en lo que han calificado como "zonas seguras" sin tráfico, con velocidades reducidas y llenas de verde y de espacios para relacionarse. Sumado a la ya establecida Zona de Bajas Emisiones, el otro gran proyecto de movilidad es la promesa de convertir 15 kilómetros de vía urbana en espacios verdes, o las ya conocidas como superilles. Por tanto, la administración de Ada Colau no ceja en su empeño de limitar al máximo el tráfico urbano.

Ligado a lo anterior, todo pasa por aumentar la inversión en infraestructuras como Rodalies, terminar la Línea 9 de metro, estaciones como la de La Sagrera y el proyecto de Colau de unificar el tranvía desde el Besòs al Llobregat. Pero no solo el ayuntamiento tendrá que aplicarse el cuento, puesto que las empresas privadas de transportes que operan por la ciudad, por ejemplo, deberán invertir en una flota eléctrica o no contaminante en un futuro cercano.

Una ciudad sostenible

Mucho de esto va ligado a una ciudad sostenible y autosuficiente, lo que viene a ser el objetivo de Colau. Por ello, la alcaldesa se compromete en esta declaración a que Barcelona sea una ciudad puntera en energías renovables cambiando el modelo energético generalizando el autoconsumo, facilitar la rehabilitación energética y reducir el consumo de agua de los barceloneses.