Los CDR, un archipiélago de personas y objetivos

Integrantes de estos grupos afirman que se "está construyendo un relato falso" sobre ellos, mientras que otros señalan las similitudes con los colectivos de violencia callejera vinculados a ETA

Un grupo de CDR cortó carreteras y los Mossos d'Esquadra tuvieron que desplazarse hasta el lugar
11.04.2018 00:00 h.
7 min

El vecino de enfrente, la profesora de lengua, el compañero del equipo de fútbol. Los perfiles de los integrantes de los autodenominados comités de defensa de la república (CDR) son mucho más transversales de lo que a primera vista puede aparentar.

Este martes, la Guardia Civil detenía a una de las presuntas cabecillas de los CDR, Tamara Carrasco. La activista deberá declarar ante la Audiencia Nacional por los delitos de terrorismo y de rebelión que se le imputan. La policía interceptó unas grabaciones suyas por Telegram y Whatsapp en las que instaba a “parar el puerto” de Barcelona y Mercabarna con el fin de forzar una huelga general. La detenida también almacenaba información sobre un cuartel de la Guardia Civil.

cdr ciudadanos

La CDR detenida (abajo en el centro) celebrando su cumpleaños con la portavoz de Cs en Viladecans (arriba a la izquierda) y la presidenta asociación Contra el Cáncer (centro arriba) 

En una de las últimas fotos que Carrasco compartía en las redes sociales se la podía ver celebrando su cumpleaños con la portavoz de Ciudadanos de Viladecans, Carolina Torres. En la misma instantánea aparecía también la presidenta de la Coordinadora Viladecans contra el Cáncer. Esta imagen es ilustrativa de hasta qué punto en Cataluña conviven y entablan relaciones miembros de formaciones constitucionalistas e independentistas que se alejan de ese perfil que típicamente caracteriza a grupos como la kale borroka en el País Vasco.

¿La 'kale borroka' catalana?

Las similitudes entre la kale borroka y los integrantes más radicales de los CDR son evidentes: contenedores quemados, calles cortadas, altercados… La "estética" es parecida, pero el funcionamiento “es totalmente distinto”, explica un periodista experto en ETA a instancias de este medio.

La estructura organizativa de ETA se dividía en tres grupos: los Grupos X, que eran los comandos de ETA propiamente dichos y encargados de asesinar y extorsionar. Los Grupos Y, que se organizaban en compartimentos estancos para que no se conocieran entre sí y tenían objetivos concretos; y los Grupos Z, que eran masas que organizaban algaradas y destrozaban mobiliario urbano ante determinados sucesos políticos o sociales.

“Los Grupos Z, que pueden ser los más similares a los CDR, rendían pleitesía a un grupo terrorista que ha matado a más de 850 personas a lo largo de su historia. Los CDR no forman parte de una banda terrorista ni de un entramado de violencia mucho mayor que pretenda otro tipo de objetivos con medios absolutamente criminales”, abunda.

Manual Black Block

Algunas de estas guerrillas urbanas que actúan en Cataluña cuando se producen acontecimientos contrarios a sus intereses, como fue la detención en Alemania del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, siguen los preceptos del manual Black Block. Se trata de un documento de 72 páginas que enseña desde cómo hacer cócteles molotov a cómo enfrentarse a los antidisturbios.

“En este manual se explica que tienen que actuar como un bloque negro: sin llevar documentos y con las caras tapadas. Está circulando en Cataluña recientemente. El manual es de antes de la huelga general de 2012 y se ha difundido entre grupos de extrema izquierda y antisistema”, remacha el experto.

Los CDR: “Quieren construir un relato falso”

Crónica Global ha contactado con algunos de los CDR que organizan en sus pueblos y ciudades campañas a favor de los políticos y activistas independentistas en prisión preventiva. “Nosotros organizamos calçotades para recaudar dinero para las familias de los presos, música los domingos por la libertad, conciertos para recordar Ovidi Montllor”, explica. “Quieren construir un relato falso sobre los CDR”, asevera sobre las imputaciones por terrorismo y rebelión de algunos de sus integrantes. En ningún caso, sostiene, participan en actos violentos.

acciones CDR

Una de las acciones de los CDR fue llenar las playas de cruces con mensajes de "libertad" o "justicia"

Este grupo concreto de CDR nació el 3 de octubre, tras el referéndum del 1 de octubre declarado ilegal por el Tribunal Constitucional. “Nos reunimos en una plaza del municipio abuelos, jóvenes, profesores universitarios, jardineros, músicos”, añade. Su primera acción fue participar con velas en el acto en solidaridad por la detención de los presidentes de ANC y Òmnium Cultural Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Entre los miembros de este grupo hay madres que se reúnen para llevar a sus hijos en manifestaciones de forma conjunta. También personas de la tercera edad y jóvenes que organizan conciertos solidarios. Aseguran que las acciones violentas o intimidatorias --como cortar el peaje o carreteras-- no cuentan con el seguimiento de la mayoría de los CDR.

Operativa anárquica

Este integrante de los CDR afirma desconocer el manual Black Block y explica que su modus operandi es “muy anárquico”. “Todo el mundo dice lo que quiere en estos chats y las asambleas están abiertas a todos”, apostilla. Los chats de Telegram son el principal canal que utilizan para comunicarse.

chat cdr

Un chat de los CDR donde algunos componentes optan por irse

Algunos de los miembros de estos chats han pedido reformular el nombre a “comité de defensa del referéndum” al considerar que no se puede velar por una república que no cuenta con el apoyo de la mayoría de catalanes.

En las últimas horas, como se observa en la imagen de uno de los chats a los que ha tenido acceso este medio, algunas personas han optado por desmarcarse de los CDR para no ser vinculadas con posibles acusaciones de rebelión y terrorismo. Otros, en cambio, defienden que no hay de qué retractarse.

¿Quiere hacer un comentario?