Menú Buscar
El presidente Quim Torra visita la cárcel de Lledoners, donde cumplen condena los presos independentistas / EP

Carceleros catalanes al servicio del 'procés': el sueño de Quim Torra

Un 25% de los trabajadores penitenciarios son elegidos a dedo; hace diez años que no se convocan oposiciones y la última oferta de trabajo para 15 días excluye la legislación española

4 min

Cerca de 700 interinos en vigilancia penitenciaria sobre una total de 3.000 trabajadores. Una cifra que, según los sindicatos, abunda en la precariedad e inestabilidad de los trabajadores de las cárceles catalanas. Hace diez años que no se convocan oposiciones en este cuerpo, considerado un “servicio esencial” como Mossos d’Esquadra y Bomberos, según se ha podido comprobar durante la pandemia, pero que tiene una plantilla reducida.

La Generalitat suple las carencias con empleados interinos, lo que según fuentes sindicales, contribuye a crear un sistema clientelar. Algo muy parecido ha ocurrido durante años en el cuerpo de inspectores educativos, elegidos a dedo en un 80% de los casos, comprometiendo así la independencia y la objetividad necesarias en el desempeño de sus funciones.

 

 

Carceleros catalanes al servicio del 'procés': el sueño de Quim Torra / CG

UE y jueces, en contra de las bolsas de interinos

Cataluña es la única comunidad autónoma española que tiene transferidas las competencias penitenciarias. “Tenemos una altísima bolsa de interinos, algo que rechaza la Unión Europea y varias sentencias judiciales. Eso genera un sistema clientelar”, explica a Crónica Global el coordinador de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) en Cataluña, Francesc López. La elección a dedo genera muchas suspicacias dentro del colectivo penitenciario, que tienen muy presente el encarcelamiento de dirigentes independentistas condenados por el procés en el centro de Lledoners.

Amand Calderó, director de las cárceles de la Generalitat
Amand Calderó, director de las cárceles de la Generalitat / CG

El Covid ha evidenciado la precariedad laboral donde la falta de material de protección y el retraso en la realización de test puso en pie de guerra a los funcionarios. Para colmo, muchos de ellos no podrán hacer vacaciones, afirma López.

Alud de peticiones

Tal y como publicó Crónica Global, el pasado viernes la Consejería de Justicia publicó una oferta para trabajar quince días en las cárceles catalanas este verano. El plazo de presentación de las solicitudes, que era de seis días (del 19 al 25 de junio) se ha tenido que cerrar en tan solo tres horas. El departamento optó por seleccionar las 200 primeras peticiones, lo cual no garantiza, según Acaip, la idoneidad de los candidatos.

Anuncio de la oferta de trabajo para sustituciones en las cárceles catalanas
Anuncio de la oferta de trabajo para sustitución de 15 días en las cárceles catalanas

Sin un test psicotécnico para evaluar la aptitud de los seleccionados, la convocatoria incluye un cuestionario de 25 preguntas y un curso de formación de 20 horas que aborda Reglamento de Organización Catalán, pero deja fuera la Constitución, la Ley Orgánica General Penitenciaria o el Reglamento Penitenciario. Advierte la parte social de que la convocatoria de que la contratación “no supondrá la inclusión en una bolsa de trabajo”, lo que los funcionarios interpretan como una forma de evitar la creación de derechos laborales.

Comisiones de servicio

“Se necesita mucho más que 200 sustitutos. Necesitamos que se convoquen oposiciones. Los traslados se realizan mediante la fórmula de comisión de servicio, una fórmula de adscripción clientelar. Ante la ausencia de concursos de traslado, el personal de carrera no puede ascender en el escalafón penitenciario.

El pasado 9 de junio tuvo lugar en Madrid una reunión con la administración penitenciaria en la que Acaip, CSIF, CCOO y UGT abordaron la necesidad de abrir procesos de estabilización de empleo temporal.