Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La presidenta del Parlament, Laura Borràs, junto a la periodista Gemma Nierga / CAFÈ D'IDEES

Borràs exige a Cambray que intervenga escuelas

La presidenta del Parlament presiona al consejero de Educación con el caso del colegio Turó del Drac de Canet de Mar y genera un nuevo rifirrafe entre los socios de gobierno

3 min

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha exigido este lunes al consejero de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, que intervenga los colegios catalanes para blindar el catalán como lengua vehicular frente a la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que pide impartir el 25% de horas lectivas en castellano.

La dirigente de JxCat ha cargado contra Cambray por decir que no puede interceder en el caso de la escuela de Turó del Drac, de Canet de Mar, en el que una familia pidió que en la clase de su hijo de P5 se diesen más clases en castellano, como marca la ley. De esta forma, Borràs intenta laminar el principio de autonomía de centros

Nuevo rifirrafe

Este reproche de Borràs marca un nuevo rifirrafe entre los socios de Govern, esta vez por el catalán y, concretamente, por el caso de Canet. “Es imposible que no podamos hacer nada, hay que hacer cosas”, ha dicho en una entrevista en Cafè d’Idees de Ràdio 4 y La 2.

No es la primera vez que la presidenta de la cámara utiliza su cargo para hacer oposición al gobierno de Pere Aragonès. Cree que Cambray debería “asumir la dirección del centro para descargar de presión a los profesionales”, y ha puesto como ejemplo a la fugada Clara Ponsatí el día del referéndum ilegal.

"Con la lengua no se negocia"

Borràs ha dicho que “el modelo catalán no necesita la tutela de tribunales españolizantes” y ha exigido al Govern que “proteja el catalán” al considerar que no habrá “leyes españolas” que protejan la lengua.

Asimismo, ha vuelto a criticar a sus socios de ERC por negociar la ley audiovisual en el Congreso de los Diputados. “Con la lengua no se negocia”, ha manifestado Borràs, tras echarles en cara a los de Aragonès que tengan “una agenda de partido diferente a la agenda del país”.