Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pere Aragonès, antes del inicio del debate de Investidura en el Parlament / PABLO MIRANZO (CG)

Aragonès arremete contra el supremacismo de JxCat y recupera el lema “Cataluña, un solo pueblo”

El republicano, sin posibilidad de ser investido en primera vuelta, pasa cuentas con el "populismo" neoconvergente en un discurso muy social y económico sin olvidar su apuesta por un referéndum

5 min

Pere Aragonès ha rechazado el independentismo excluyente de Junts per Catalunya (JxCat) y ha recuperado el viejo lema “Cataluña, un solo pueblo”. De esta forma, descartado que en esta primera sesión de investidura tenga la mayoría suficiente para ser designado presidente, el republicano ha pasado cuentas con quienes se resisten a pactar un tripartito independentista. “La libertad nacional y la justicia social son las dos caras de la misma moneda. Otros se aproximan al catalanismo de otra manera, pero no es mi propuesta”, ha dicho el candidato de ERC, quien ha pronunciado un discurso muy social y económico.

Ha prometido movilizar 700 millones de euros a rescate social en los cien primeros días de gobierno, la creación de un Comisionado sobre los Fondos Next Generation, un nuevo Pacto Nacional por la Industria, un departamento de Universidades e Investigación y una Consejería de Acción Climática. Pero sin olvidar su proyecto independentista. Por ello, ha anunciado un Acuerdo Nacional por la Amnistía y la Autodeterminación. "Votar es la solución", ha dicho.

Independentismo realista

Realista, en este sentido, ha admitido que no puede garantizar salir adelante, pero sí que se dejará la piel: "Entiendo el esceptisimo de alguos y la desconfianza" ante una Mesa de Diálogo que "ha comenzado con mal pie", pero hay que "afrontar la negociación con el Estado recuperando la unidad estratégica que tan fuertes" hizo a los soberanistas, en sus palabras, en los meses previos a octubre de 2017.

Aragonès ha abierto la sesión de investidura, previsiblemente fallida, con los votos asegurados de la CUP, pero sin posibilidad de obtener la mayoría absoluta que exige una primera vuelta, dado que JxCat ha avanzado que se abstendrá por considerar que las negociaciones no están maduras. Por el contrario, el candidato de ERC ha instado a abandonar "la zona de confort", "el diálogo de sordos" y el "populismo vacío".

"Estoy preparado"

“Estoy preparado y tengo toda la energía para afrontar la presidencia de un Govern transformador, republicano y progresista”, ha dicho el candidato, que ha hecho un llamamiento a sumar. “El Govern que quiero tiene tres objetivos: afrontar las urgentes desigualdades sociales, impulsar la reconstrucción económica y resolver el conflicto con el Estado que pasa por la amnistía y la autodeterminación”, ha asegurado, tras abogar por un referéndum de independencia, tras hacer valer “el 52% de votos” que apoyan, a su juicio, esa opción.

En este sentido, ha calificado de "imperativo" el "retorno de los exiliados y la amnistía de los presos. El Parlament, hoy, puede impulsar un gobierno que sepa usar la fuerza de haber superado ese 52% de los votos. Hay una voluntad mayoritaria a favor de un gobierno liderado por ERC y asumir, de una vez por todas, la resolución del conflicto". Para ello, ha pedido "buscar los puntos comunes", como ocurrió con los presupuestos de la Generalitat de 2020 --guiño a En Comú Podem--, superar las desconfianzas, y salir de la zona de confort --en referencia a JxCat--: "Por ello quiero agradecer la generosidad de la CUP".

Sociedad sin exclusiones

“Los retos son inmensos –ha dicho--, pero son grandes objetivos de país y espero que se me valore por ello. Necesitamos consensos y eso solo es posible hacerlo desde a política, con el acuerdo con el que discrepas”.

Aragonès ha defendido un gobierno orientado a la izquierda y a crear una sociedad sin exclusiones. “La libertad nacional y la justicia social son las dos caras de la misma moneda. Otros se aproximan al catalanismo de otra manera, pero no es mi propuesta. Cataluña es una nación y debemos recuperar el antiguo lema de Catalunya, un sol poble para combatir los discursos de la exclusión que tanto daño han hecho en los últimos años. Una nación es toda su gente, al margen de su lengua, su procedencia, su ideología, de si tiene papeles. Gente que comparta un mismo proyecto de futuro”.