Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, durante el pleno municipal de julio / EP

Colau mantiene el gasto en publicidad pese a la crisis

'La Vanguardia' y 'El Periódico' captan cuatro de diez euros en campañas institucionales del Ayuntamiento de Barcelona hasta junio

3 min

El Ayuntamiento de Barcelona, que preside Ada Colau, ha mantenido el gasto publicitario en medios en los seis primeros meses del año pese a la crisis económica que azota la ciudad. La Administración local inyectó 4,5 millones en campañas institucionales, cifra que en el global del año y si no hay contención se acercará a la del año anterior: 9,4 millones de euros. 

Es lo que consigna el detalle de gasto de publicidad en medios de comunicación del ayuntamiento entre enero y junio de 2021 [consultar aquí], publicado recientemente. El gasto total fue de 4,49 millones de euros, la mayoría de ellos, hasta 1,86 millones, entregados a La Vanguardia y El Periódico, medios de Grupo Godó y Prensa Ibérica

'Ara', también

Concretamente, la cabecera editada por Godó se ha llevado 979.390 euros en los seis primeros del año si se suman las aportaciones en campañas por internet, medio escrito y su revista Vivir. Por su parte, El Periódico captó por su parte 887.636 euros en, también, la edición digital, impresa y su revista ON Barcelona

Como ya ocurriera en anteriores años, uno de los medios más beneficiados por la publicidad institucional del Ayuntamiento de Barcelona en relación a sus lectores y sus rivales es Ara, al que el ayuntamiento inyectó 201.981 euros en seis meses, entre la cabecera principal y Núvol, la publicación cultural del medio nacionalista. Una cifra mayor que RAC1, que se llevó 225.000 euros, la radio más beneficiada por delante la SER, con 114.000 euros. 

Caída de 300 millones

El gasto en medios del primer semestre de 2021 llega después de que el Ayuntamiento de Barcelona aprobara un presupuesto "expansivo" de más de 3.200 millones de euros para reactivar la economía de la ciudad y paliar el aumento de las necesidades sociales. Las cuentas para el año en curso contemplaron una congelación de algunos tributos por, según el gobierno municipal, el impacto de la crisis económica. 

Previo a ello, el área económica de la Administración local contó en 300 millones de euros el agujero que dejó la primera ola de la pandemia en las cuentas municipales. Lo atribuyó a la caída de ingresos, que dejó víctimas como Barcelona de Serveis Municipals (B:SM), el grupo de empresas públicas del ayuntamiento, cuyo beneficio se desplomó, como explicó este medio